jueves, 23 de diciembre de 2010

GRACIAS

Ad astra (desesperada), Ainhoa, Ale, Alf, Alfman, Alson, Alu, Amparo, Ana de la Robla, Ángel, Anómalo, Antonia Romero, Antonio Senciales, Antonio Teruel, Añil, Ara, Araceli, Arandanilla, Atari Flakes, Aylen, Ayshane, Azul, Bea, Bego, Bego(galletas), Belén in red, Blau, Carlos, Carmen, César (camaleón), Claudia, Cris, Cuqui, Cyllan, Dani González, Daniel Pérez, Danilo, Dintel, Don Nadie, Eduardo Arias, El noos, El perrito que reía, El viajero solitario, Elena, Elena Casero, Elena Núñez(bicocacolors), Elita, Elvira Coderch, Enrique Páez, Fandestèphane, Fátima T, Femme de chocolat, Fer Alcalá(ferlocke), Fer (sallopig ref), Ferris, Filomena, Frabisa, Georgina, Hipatia, HLO, Hombre de barro, Ico, Indefinida e indefinible, Irreverens, Irakundo, Isidro, Isobel, Izel, JD, Jesús (paleolítico), Johan Bush Walls, Josefa, Josman, Juanjo, Julia, Julio, Kalandraka, La dama se esconde, Larisa, Latramis, Lauris, Leodegundia, Lore, Libra, Lispector (Daniela), Lita, Luis López Cortés, Luis Recuenco, Luis(roy bean), Lully, Luna, Luna carmesí, Mª Fernanda Rege, Manu Espada, Mariano Zurdo, Mari Carmen, Mari Carmen Fdz Etreros, Mar, Maritornes, Martín Bolívar, Matlop, Merce(filoabpuerto), Mgqseaml, Mi despertar, Misherias, Miss book asg, Miwok, Mónicamg, Mónica Rebolledo, Morgana, Nacho, Nadia, Nayuribe, Nieve, Noelplebeyo, Odel, Only Mary, Orleans, Os Go, Padre biológico, Pablo A. Fdz Magdaleno, Paco, Palo, Patri, Patricia, Pau, Paz, Pegaso, Pilar, Piluca de César, Pulgacroft, Rantamplán, Raquel, Raúl, RMC, Rodrigo, Rosa Mª, Rose, Rubén, Ruth, Satalia, Sir John More, Sísifo, Tawaki, Tereza, Todos los nombres, Valerio, Wilde, Woody, Zebedeo, Zorba el Buda...

He procurado que estéis todos. Si alguno se me ha colado, le pido mil perdones y le juro que ha sido sin querer. También están los silenciosos, a quienes no puedo destacar por su nombre, pero que sé que forman parte. Yo os quería dar las gracias. Por compartir este espacio y estas letras durante todo este tiempo. Por los ánimos, la amabilidad, el buen humor, la generosidad.

Os deseo lo mejor para 2011, todo nuevo, el amor, la confianza, la espera, la paz...

A estas alturas muchos ya sabéis que soy una sentimental.

Gracias por haber compartido el camino.

martes, 21 de diciembre de 2010

ECLIPSE (goodbye)






Esta maravillosa canción, hoy como un guante, la descubrí gracias a una mujer exquisita.



ya lo tengo todo preparado
he recogido estos días el velo de lágrimas,
lo he ocultado
en la cara en sombra, detrás de la sonrisa,
dentro de un cántaro
para la sed de camino.

así que cuando ella
-que es del día, tuya, de los amaneceres-
esta noche se interponga
al fin
se haga evidente

durante esos minutos que encerrarán toda una vida,

yo saltaré descalza
de mi torre de plata
soñadora, idealista, como siempre
al universo

hacia algún sistema
que no necesite satélites.

jueves, 16 de diciembre de 2010

DELIRIOS


Empiezo a no distinguir la realidad de la ficción. Quizá lo real no lo sea tanto y la rutina solo signifique que necesitamos un salvavidas. Pequeños y vulnerables. Cada vez lo invisible me parece más real. Aunque siga siendo intangible. No lo veré, ya estaré muerta para entonces, pero estoy convencida de que un día la física me dará la razón. Medidores de afecto, de aceptación. De compatibilidad. De posibilidad de entendimiento. Detectores de personas razonables. Confiables. Gradación de necesidad de mentir. Egómetros. Cualificación en empatía. ¿Ciencia ficción? ¿Alguien acaso no detecta eso en su día a día, de manera natural, habitual, apenas sin darse cuenta? Pero hablas de ello y, a pesar de que casi todo el mundo las siente y de que son razones de peso tanto para el fracaso como para el éxito, cuando las empleas como argumentos todos te miran como si estuvieras loca. Y es muy posible que lo esté. Que todo esto no sea más que un delirio. ¿Será tan evidente como la gravedad la tendencia a la traición, al abandono de algunos seres humanos? ¿Son de veras fiables las palabras?

¿El ser humano?

Cada vez la invención me parece más cierta que lo cierto.

viernes, 10 de diciembre de 2010

MEJOR DE LO QUE ES


Va a la peluquería (lavar+ mascarilla+ sérum hidratante+ baño de color+ mechas chocolate+ corte+ peinado=tres horas+100 euros). Se depila. Se aplica una ampolla de Germinal, se maquilla con cuidado. Se pone el jersey nuevo, uno escotado. Por dentro, encaje y transparencia. Calza las botas de tacón que sabe que le gustan. Y va a buscarle. Mañana es fiesta y él sale a las siete del trabajo. Va dando un paseo, haciendo tiempo. Se detiene en un escaparate. Él un día le comentó cuánto le gustaban los zaidandos. Entra. ¿Me lo envuelves, por favor? Es un regalo. Lo mete en el bolso con cuidado exquisito: nadie sabe cuán frágiles pueden resultar ser los zaidandos.

Se sienta en un banco, a cierta distancia. Piensa que, a veces, cree que finge ser mejor de lo que es para tratar de impresionarle. Aún quedan cinco minutos que se pasan volando. El aparece, siempre de repente. Ella se pone en pie. Lo ve mirar el reloj. Parece muy cansado. Echa a andar a toda prisa. Cualquiera diría que le persiguen mil demonios. Quizá le espere alguien. Viene en su dirección, como un tornado, esquivando a la gente. Ella alza la mano. La mira sin verla, un tipo trajeado se interpone. Pasa de largo. Ella ve su espalda alejarse entre el gentío y la bruma. Su espalda. Respira hondo. Y busca su propio reflejo en la ventanilla de un coche. Estás guapa, sí, francamente impresionante, piensa. Pero no le convencen del todo las mechas chocolate.

lunes, 6 de diciembre de 2010

AMOR


Hay noches que son para soñar, para preparar senderos de luces que guíen a quien amamos a nuestro mismo centro donde, despojados de orgullo y de miedo, nada pueda arruinar el sentimiento.

Y hacer una elipsis grandiosa sobre todo aquello que es intimidad

Para al día siguiente, antes de amanecer, estar ya dispuestos a regalar nada más que belleza.


¿Por qué no soñar esta noche, cualquier noche?


video
Para mí una de las escenas de amor más bellas que he visto. ¿Lo mejor? Las pocas palabras: apenas dicen algo más que sus nombres.