jueves, 17 de enero de 2008

ESCRITURA AUTOMÁTICA (1)

dejo que las manos fluyan sobre el teclado, con indolencia, casi con desidia. todo menos pensar, ni fijar la vista en la pantalla (la graduación de mis gafas se ha duplicado en el último año, maldito ordenador, maldito reloj, maldita perfección)

hubo un tiempo en que quise que todas mis pertenencias cupieran en una maleta, para poder marcharme en cualquier instante, para no tener demasiados puntos de amarre. con el tiempo he comprendido que lo peor no son los objetos, son las voces, algunas sonrisas, ciertas bromas; la delicada magia de determinados lugares, los olores que se perciben con el miocardio, saberte bajo la protección de esa mirada... son ellos los que te atrapan. no queda más remedio que remendar el concepto de independencia, de libertad y echarse a la espalda la mochila de angustias, despedir a ciertos sueños desde el umbral, con un beso de aire. y emprender otros. o mejor aún: dejar que sean las manos las que los emprendan. así, como ahora, sin pensar en la ortografía, ni en las maletas, ni en los libros en las estanterías. con el hemisferio derecho. sin más. en plena noche.

29 comentarios:

Fernando Alcalá dijo...

Sólo puedo decir: Joder!

(Me he quedado sin aliento, no sé si por el magnífico ritmo, o por la intensidad de cada frase o si porque lamentablemente duele que lo que hayas puesto sea tan cierto)

(Un beso!)

nieve dijo...

qué te ocurre mi niña? pq tan melancólica?... Piensa una cosa mi querida Leo: la felicidad es a veces un bendición pero, por lo general, es una conquista. El instante mágico del día nos ayuda a cambiar, nos hace ir en busca de nuestros sueños. Vamos a sufrir, vamos a tener momentos difíciles, vamos a afrontar muchas desilusiones, pero todo es pasajero y no deja marcas. Y en el futuro podemos mirar hacia atrás con orgullo. Pobre del que tiene miedo de correr riesgos!!!!!. Es posible que nunca se decepcione, ni tenga desilusiones, ni sufra como los que persiguen un sueño, pero al mirar hacia atrás, porque siempre miramos hacia atrás aunque digamos que no, oirá que el corazón le dice que enterró sus sueños en el fondo de una cueva porque tenía miedo de perderlos y de sufrir. Ésa será su herencia: la certeza de que ha desperdiciado su vida.

A ti jamás te ocurrirá ésto, Leo, porque nunca renunciarás a buscar las respuestas.

Un abrazote

Blau dijo...

Leo leoooo, cuando vienes a Bcn???

Besos guapaaa

Desesperada dijo...

leo, a veces la mochila pesa demasiado, por eso preferimos quedarnos...

Josefa dijo...

Mgnifico este escrito. Me siento identiicada en cada una de sus frases.
Besos

leo dijo...

Ferlocke: Muchas gracias. Siempre me animan un montón tus palabras.
Un besote.

Nieve: Jo, mil gracias. Estoy de acuerdo con todo lo que me comentas. Yo también creo que la felicidad hay que trabajarla, que son pequeños momentos. Y que mientras la melancolía no inunde todo e impida el movimiento, no está mal sentirla y reflexionar sobre las sensaciones que nos provoca.Un besote enorme, Nieve.

Blau: Me lo voy a plantear muy seriamente, Blaucita querida, dejarme caer por Barna un fin de semana, cuando los días sean más largos. Besotes.

Desesperada: Y tanto que pesa, Deses, incluso hasta dejarnos anclados en ciertos lugares. (Lo que no es necesariamente malo) Besos.

Josefa: Muchas gracias por tu visita y por tus siempre amables palabras. Besotes.

Blau dijo...

Leoooooo, cual cam me recomiendas????

Besosssss

matlop dijo...

mucha luz para el peluche leo

=)

elita dijo...

A veces los sueños nos obligan a abandonar otros rumbos que parecían tan fijos... pero mejor no pensar en los que despedimos sino en aquellos a los que les damos la bienvenida, aunque sea en plena noche.
Besitos.

Tawaki dijo...

¿Ves lo que pasa? Dejas de pensar en lo que escribes, y tu cerebro, que se siente liberado, monta una barra libre de melancolía. No puede ser. Tienes que recuperar el control, despedirte de esos pensamientos que te atan y coger una maleta, vacía, para llenarla con nuevas alegrías.

Un beso.

ANA DE LA ROBLA dijo...

En plena noche, sí, cuando el silencio es la más elocuente de las palabras y ningún equipaje es necesario. Tras esa noche como el fuego todas las cosas pesan menos. Un beso.

Carmen dijo...

Fantastico Leo. Por no pensar has comprendido. Nos vamos formando con los olores, las voces, los lugares, las bromas. Somos la suma de todos ellos, y así se despiden los sueños y se forman otros nuevos, con otros olores, otros lugares, más sonrisas. La mochila al hombro, y nosotros andando ligeros. Sin siquiera darnos cuenta de que ya nos hemos ido, que estamos andando, sin pensar.
Que ya no somos los mismos.Que se cumplieron nuestros sueños sin darnos cuenta. Hemos crecido.
Un beso muy fuerte.
Marea negra.

leo dijo...

Blau: No te puedo recomendar ninguna, ya te digo: no tengo ni idea... Besotes.

Matlop: Es cierto: a veces anda el pobre como deslumbrado. En menudos líos le he metido al pobre. Gracias y un abrazo.

Elita: Justo. Se dice adiós a unos sueños y se da la bienvenida a otros. Imagino que es una suerte de equilibrio. Me alegra tu vuelta. Un beso.

Tawaki: Siempre me ha llamado la atención cómo un mismo texto tiene interpretaciones diferentes según quien lo lea; provoca emociones y sentimientos que, a menudo, no tienen nada que ver con lo que el autor quiso expresar. Gracias y un beso.

Ana: Hay noches, es cierto, en que no hace falta llevar nada sobre los hombros, en que parecemos estar pertrechados de todo lo necesario sólo con nuestro ánimo. "Esa noche como el fuego...", precioso. Gracias y un besote.

Carmen: ¡Qué alegría encontrarme con tu "marea negra"! Hemos crecido, sí: por eso la mente puede liberarse, mirar atrás, recoger lo malo y tirar "palante". Recicladoras de sueños. Graciñas y un besote grande, grande.

PULGACROFT dijo...

Leyendo el título de tu entrada puede parecer que nos vamos a encontrar con un texto frío y distante (por lo de automático, me refiero)y es precisamente todo lo contrario Leo, es precioso aunque algo triste ¿no?, bueno supongo que cuando se escribe "automáticamente" sale lo que quiere salir, quizás de lo más hondo...precioso.

Izel dijo...

En nuestra maleta emocional nunca nos cabe todo y siempre tenemos que renunciar a algo... Es parte del proceso de cambio...

Me encanta esta escritura automática...

Mariano Zurdo dijo...

Pensar puede ser un impulso o un freno. Cuando frena lo mejor es dejarse llevar por la corriente. Muchas veces nos lleva a sitios magníficos que la prudencia jamás nos había dejado soñar.
Besitos/azos nada automáticos.

Isidro dijo...

El portátil mételo en esa maleta... ¿eh?
no vaya a ser que al final te desligues demasiado de todo. Sobre todo de esto, que no ata... por lo menos no hay horarios.

(Antes la escritura automática estaba relacionada con los mediums y las posesiones psiquicas... buuuuu ¡Que medo!))

Azul... dijo...

No tengo que decirte que me llegan MUCHO y HONDO tus palabras, ¿verdad?

Un beso, cada día más Maga y más linda :)

rubén dijo...

Muchos sueños tienen fecha de caducidad. En el tiempo que tenemos no podemos contentarnos con vivir una sola vida.

Un abrazo.

Raquel dijo...

Así es, la vida lo trae y lo lleva, nunca cesa, nada está establecido y aprender a ser vuelo y permanencia a la vez, es tarea de cada día
Besote

leo dijo...

Pulga: Es que la vida es un poco triste, a veces. Renunciar a un sueño, por loco que éste sea, por alegres que sean los nuevos sueños, siempre duele un poco. Yo creo que se puede ser feliz a pesar de esa tristeza "inherente a la vida"... Vaya rollo que te he metido. Gracias por venir, Pulgui-guapa. Un abrazo grande.

Izel: Qué razón tienes, siempre hay que renunciar a algo. Y con frecuencia esta renuncia redunda en nuestro favor, con el tiempo y unas cañas. Mil gracias y otros tantos besos.

Mariano: Aysssss, tú sabrás bien que a veces pensar en lo que uno escribe no significa más que renunciar a escribir lo que uno piensa. Más vale hacer callar al censor interno al principio. Besos sin censor interno.

Isidro: Jajajaja, si me tocara renunciar al portátil no sé si podría. (Mi tesssssssoroooooooo, es míííííííó). Tienes razón, la escritura automática la hacen también para dejar que ciertos espíritus "hablen" a través de uno. Por eso lo hago yo: a ver si sintonizo, yo que sé, con Carver, o con Dostoieski. ;)) (Qué miedorrrrllll). Muchos besos y graciñas.

Azul: Querida, me consta que tú debes saber mucho de maletas, de la imposibilidad de meterlo todo en ellas, de renunciar a esos sitios, a esos olores familiares y a las miradas protectoras de algunos seres queridos. También sé que eres una maestra en renovar la capacidad de soñar y de ilusionarse, y en contagiar estas capacidades a los demás. Gracias. Cienes de besos.

Rubén: Qué verdad dices: el tiempo pasa y a veces hay deseos que pierden su sentido, o su capacidad de ser hecho realidad. Manida, pero ciertísima frase, renovarse o morir (de tedio, de impotencia). Gracias y un abrazo.

Raquel: Qué bonito: "Aprender a ser vuelo y permanencia a la vez". Te fusilaré la frase en cuanto tenga ocasión, avisoooooo. ¿Aún por el hemisferio sur? Gracias y un beso enorrrrrrrme, con vocación de permanencia.

PULGACROFT dijo...

Es cierto Leo, la vida lleva consigo cierta tristeza intrínseca...yo intento mantener el equilibrio, encontrar lo positivo (aunque a veces me cuesta mucho), sacarle el jugo a lo que tengo, y tratar de mantener ciertos sueños vigentes (aunque siempre es verdad que no hay más remedio que renunciar a alguno)...intento no perder el tiempo cayendo en la desesperanza y por otra parte encuentro que el ser consciente de esa cierta tristeza nos hace disfrutar un poco más de los buenos momentos...
(no me metes ningún rollo, me encanta hablar de estos temas, ojalá tuviera a gente dispuesta a conversar de esta manera...)

Paco dijo...

acumulamos demasiadas cosas, demasiadas pertenencias y sin sentidos... quisiera ser niño para tenerme solo a mi mismo... no ahora que solo nos queda el pasado, y mucha basura.

Mari Carmen dijo...

Mis pertenencias más queridas caben en una maleta, a lo sumo en dos. Pero mis recuerdos, mis experiencias, las risas, las bromas... todo eso no hay contenedor en el mundo para almacenarlo. Si tuviera que sacarlo de mí. Por eso... aquí permanece, oculto dentro de mi, protegido, entre mi piel y mi sombra.

Un abrazo

leo dijo...

Pulgui: Pues ya sabes donde estamos para toda esta clase de temas y algunos menos profundos. Un besoteeeeeee.

Paco: Es cierto, Paco, cuando niños no tenemos nada propio. Es irónico que seamos más libres cuando somos más vulnerables. Gracias y un beso.

Mari Carmen: ¿Cuántos megas necesitaríamos para almacenar todos los recuerdos atesorados? Me han gustado muchísimo tus palabras "...protegido, entre mi piel y mi sombra." Precioso. Muchas gracias y un abrazo.

Frabisa dijo...

Vivir es evolucionar, crecer, avanzar. Es imposible que nada permanezca inmóvil, ni tan siquiera un instante. Dejar algunos sueños atrás significa que hemos incorporado otros. Nunca sabremos si alguna renuncia será suficientemente compensada, pero vivir es eso, una continua elección

leo dijo...

Frabisa: Hola, bienvenida. Malo será cuando dejemos atrás algunos sueños y no nos queden furezas para incorporar otros nuevos, ¿verdad? Gracias por tu visita. Un saludo.

RosaMaría dijo...

Ufff Leo, no te imaginás en que buen momento he leído tu post, me ha hecho ver las cosas desde otro enfoque. Tendré que armar menos cajas para mi partida, cada vez voy suprimiendo más. Gracias

leo dijo...

Me alegro mucho, Rosamaría, de que mi entrada te haya sido útil. No podías decirme nada mejor: simbiosis perfecta. Gracias a ti.