lunes, 2 de noviembre de 2009

DESPEDIDA

La foto es de AQUI.

Doy la vuelta al reloj. La arena huye por su desfiladero. Progresiva. Me escurro con ella. Sé que echaré de menos. Las campanas, desenredar el cable del teléfono, la agudeza, la espera, perder siempre, adivinar las idas y venidas. Las palabras. La arena entre las manos. Agua en un cesto. Me despido, me invento una nueva forma de besarte. Para que parezca que me quedo. Para que no te des ni cuenta de que ya me he ido.

26 comentarios:

PULGACROFT dijo...

Hay cosas que por mucho que se reinventen no pueden recuperarse.
¿se ha dado cuenta?...
(precioso Leo).
;)

Izel dijo...

No hay na que me agobie más que mirar un reloj de arena... No es lo mismo mirar un segundero...

Hay veces que nos vamos antes de habernos ido...

Belén dijo...

Qué bonito eso de inventar nuevas formas de besar... al menos así si que se es original!

Besicos

isobel dijo...

va por la tercera vez y como dicen que es la vencida, te voy a comentar:
"Para que parezca que me quedo. Para que no te des ni cuenta de que ya me he ido", mejor lo dejo para mas tarde, a pasar buena noche, volveré.

Raquel dijo...

Ya sé que te lo digo unas cuantas veces, pero aquí va una más:
precioso!

dintel dijo...

En realidad, hay adioses que no los queremos oír, y paramos nuestra vida segundos antes de que se pronuncien.

Anónimo dijo...

difícil lo es no?
saludos
lis

arandanilla dijo...

Decir adiós es desolador en muchos casos, en otros una necesidad imperiosa. Siempre me gustaron más los "holas", je. O los hasta luego...excepto cuando salgo del dentista cada mes, que me gustaría decir adiós para siempre, eh? Bueno, introduzco algo de sonrisa en este martes que tiene pinta de ser fresquete. Un beso Leo...reinventar suena hermoso...

leo dijo...

Pulga: Qué cierto, reinventar y recuperar no tienen nada que ver. Si se ha dado cuenta no lo ha demostrado. Quizá no le importe. O puede que también se haya marchado: nunca lo sabremos.
;-)) Gracias por venir.

Izel: ¿A ti también te pasa? Eso de que la arena se escurra, y sea incontable, no sé. Qué estrés. Graciñas.

Belén: ¡Hay tantas y tantas formas de besar! De todos modos, yo creo que ya están todas inventadas, que ninguna es nueva. Como en todo. Besisss.

Isobel: No lo pillo, jo :-S Mil gracias y un besote.

Raquel: Mil gracias: yo también te lo he dicho ya unas cuantas veces, ¿verdad? :-)) Besos

Dintel: Qué bueno. Así es, y luego adelantamos la manilla para saltarnos ese instante. :´(

Lis: Bienvenida. Difícil, sí. A veces permanecer lo es más. Gracias por tu visita.

Arandanilla: Gracias por esa sonrisa. Mi dentista sí que se da cuenta de cuando me marcho. Grrrrrr. Besosss.

Elèna Casero dijo...

¡cómo me recuerda a algo que tengo ya escrito!
Muchas formas de despedirse para no marcharse.

Un beso

isobel dijo...

Leo, que me parece que dice tanto, en tan poco, que no sabía que comentarte. A veces el silencio es lo mejor, pero me gusto muchísimo y quería que lo supieses, besos aclaratorios

La Rata Paleolítica dijo...

Puede ser dif'icil despedirse, pero puede serlo todav'ia mas quedarse.
Como escribes, leo. Me pregunto si hablas siempre as'i. Aun dej'andome un poco triste (no dejo de ser un rom'antico empedernido quiz'as), la parte que cita Isa me parece realmente bella.
Besos gran leo.

Jesús.

Blau dijo...

Los relojes tan exactos, clara que ya te fuiste.

Besos reinventados

leo dijo...

Elèna: ¿Cómo era eso de que, en este mismo instante, un poeta turco escribe exactamente estas palabras? Gracias por venir. Un beso.

Isobel: Gracias por tus aclaraciones. Y por los besos. Me alegro mucho de que te haya gustado y también de que me lo hayas hecho saber. Más besos.

Jesús: Lo de irse así es porque no queda más remedio. Y es muy triste, sí (yo también soy una romántica incurable). Muchísimas gracias por tus amables palabras, de verdad que suben la moral muchísimo. Me gustaría hablar así, aunque creo que me quedaría sin amigos, jajajaja. Un beso muy grande.

Blau: Tú sí que sabes, bella. Cada día más lejos :-( Que vivan los besos reinventados. Más para ti.

Frabisa dijo...

Me parece un texto tan exquisito que ni me atrevo a comentarlo.

Tus palabras tienen toda la magia de los buenos prosistas.

Chica, qué barbaridad, qué bien lo haces.

Cuando publiques un libro, avisa, anda, ya tienes una compradora.

un beso

Julia dijo...

"me invento una nueva forma de besarte. Para que parezca que me quedo. Para que no te des ni cuenta de que ya me he ido."
Pero alguna vez tendrá que saberlo, no?

Gracias por tu visita!!! Volvé por mi rincón cuando quieras.

Besosss.

Fernando Alcalá dijo...

Joe, Leo. No se puede ser tan intensa en tan pocas lñineas, que luego me quedo sin respiración a leerte y a ver qué hago yo con los pulmones vacíos!

me ha encantado.

Y volver a leerte también!

nieve dijo...

Maravilloso texto, intenso y ni puedes imaginarte como me identifico con él. He tenido que despedirme de una persona muy amada en el mes de julio y este texto refleja a la perfección todo lo que he sentido y siento. Un besote y sigue escribiendo así Leo

Cris dijo...

Qué bonito y qué triste a la vez, no?
Besos...

leo dijo...

Frabisa: No te imaginas, de verdad, cuantísimo agradezco los ánimos que me das. Muchas, muchas gracias por el entusiasmo que me transmites. Me agarraré a esto en momentos de duda. Y gracias siempre por venir. Un beso enorme.

Feeeeeeeeeeeeer: ¡te echaba de menos! Gracias por venir. No dejes de respirar, podió. Mil besos.

Nieve: ¡Te echaba de menos también! Qué bien tenerte por aquí de nuevo. Ojala también regreses de lleno a la blogosfera. Espero que le hayas visto el sentido a tu despedida y que vayan ya mejor las cosas. Un abrazo enorme.

Cris: Es muy triste, sí. Una pena que a veces no haya más remedio. Graciñas por venir y un beso.

Raúl dijo...

Lo mejor de una despedida, es a veces anunciarla. Después, irse o no resulta lo de menos.

añil dijo...

La arena que se escapa entre los dedos también hace cosquillas al pasar.

Besos

manuespada dijo...

Bonito texto, la imagen de la arena entre los dedos siempre me ha parecido muy estética.

Filoabpuerto dijo...

Leo supongo que eso de "despedida" es sólo el título de un nuevo relato ¿no?

Tienes que seguir dándole la vuelta a ese reloj, pues leer estos relatos tuyos que fluyen elegantemente como la arena entre los dedos, se convierte en un mágico momento

Un abrazo

Merce (Filoabpuerto)

Mariluz Arregui dijo...

Caramba, Leo,
me he quedado pegada de nuevo a tu entrada ( e sla 2ª vez),

Felicidades, magistral...

Sin ánimo de comparar , me ha recordado a alguien que me fascinó desde que la descubrí, hace poco tiempo : Olvido García Valdés ( pues sólo un par de cosas en mi blog, pero repetiría y repetiría entradas sobre ella ).

El ritmo, el juego, el vacío, el sonido, los verbos, la medida justa...

Sólo necesito tiempo, un poco más de tiempo, para seguir leyéndote ( hacia atrás también )...


Un beso,y gracias !

Magistral.

leo dijo...

Raúl: Creo que tienes razón en muchos casos. Al que se va le espera mucho por delante. Gracias por venir.

Añil: Y merece la pena detenerse a disfrutar de esas sensaciones, ¿verdad? Recordar que sólo tenemos el ahora. Gracias y un beso.

Manuespada: Es una imagen bonita, sí. Gracias por la visita.

Merce: Sí, es sólo el título de la entrada :-) Por el momento creo que me quedan cosas que contar (toco madera) Graciñas y un beso.

Mariluz: Me quedo con Olvido García Valdés, buscaré sobre ella. Muchísimas gracias por tus palabras. ¡De verdad que me motiváis un montón! Mil gracias, de verdad. Y otros mil besos.