lunes, 9 de agosto de 2010

LO HABITUAL

Hablamos. Lo habitual. O no. La comunicación, como un hada, agita su varita. De repente lee en mis emociones mejor que yo misma. Y me sonríe. (Me entran ganas de salir corriendo. Mi corazón es el perro de Pavlov). Y permanece. Así que permanezco. Y me cuenta su insomnio. Me cuenta un cuento con sus noches en vela, incluso idea un diálogo con su hipotético doctor de cabecera (cuatro esquinitas...). Oiga usted, doctor, es que ella aparece con la luna y con sus mil historias, y a mí me encanta escucharla, pero luego me cuesta conciliar el sueño, y tengo que madrugar, y... no sé... ¿Es grave, doctor? Sonrío. No puedo evitar sonreírle hasta el alma. Y él descifra mi ilusión en tres palabras, quizá en el desasosiego. Yo le doy las gracias por saber hacer resúmenes. Y nos reímos. Y todo se vuelve sencillo, el aire bondadoso y cálido del verano. Nos despedimos con un beso. Hasta mañana. Lo habitual. Lo rotundamente inesperado.

19 comentarios:

Elvira dijo...

¡Qué bueno contar historias y escucharlas! ¡Qué bueno sonreír desde y hasta el alma! ¡Qué bueno que te hagan resúmenes! Y acabar con un beso.

Besos

arandanilla dijo...

Ah, comunicarse...cuánto se aprende escuchando (aunque yo soy de las que hablo más que escucho, lo confieso...será el calor...) feliz semana, leo

Hipatia dijo...

"Le doy las gracias por saber hacer sesúmenes"... así veo yo la poesía...;
Gracias, Leo, por este delicatessen tan cargadito de tí.
Un beso desde la nave.

Belén dijo...

Pues mira,poco ap oco se hará necesario ;)

besicos

Pilar dijo...

es lo que pasa cuando se sonríe hasta el alma... que lo habitual se convierte en inesperado... la comunicación es la varita para rozarse el alma¡¡¡
besos

Raquel dijo...

La fuerza del saber, de la intuición y la sensibilidad.
Un beso Leo.
(Acércate por Carrión de los Condes si quieres volverte loca con muchos niños).

dintel dijo...

Ayyyy, el insomnio, viejo amigo.

La Rata Paleolítica dijo...

Lo de dar las gracias por saber hacer resúmenes es una forma tan tan "leo" de decir algo (aparte de genial forma de describirlo) que me lo apunto en el cuaderno de frases históricas ;o)
Besos.

Jesús.

Araceli dijo...

Lo "normal" o lo "habitual" a veces parecen perder el sentido y acaba siendo lo más deseado, eso, lo normal, lo cotidiano... una sonrisa, una conversación sobre el precio de la verdura, un cafè compartido, un paseo...

Josefa dijo...

Un ratito de comunicación viene muy bien. Yo no puedo estar callada. Solo cuando leo estos maravillosos textos tuyos.
Gracias por tu visita al blog de Josefa. Es un honor.
Un beso.

Amparo dijo...

Lo habitual que pone cada día un matiz distinto en las cosas, tantos universos.
Habrá que decirle al paciente que no, no es grave.

leo dijo...

Elvira, Arandanilla, Hipatia, Belén, Pilar, Raquel, Dintel, Jesús, Araceli, Josefa, Amparo: Mil gracias a todos por venir. Espero que estéis pasando un feliz verano. Un abrazo colectivo.

Frabisa dijo...

Hola, Leo!!!

Qué placer volver a leerte.

Y qué diálogo tan "natural" es que el que establece tu protagonista con la luna.
Me gusta tu escritura nada forzada porque aligera el camino del lector y le hace disfrutar.

Eres una fenómena!!

biquiños

recreo dijo...

Yo también quiero que aparezca con la luna a contarme mil historias. Me voy a dormir para soñar una miajita. Menudo bloqueo me disfruto este verano. Brrrr
Beso gordo

Indecisa dijo...

Y ¿qué es lo normal?
Lo que tú cuentas.

Carmen dijo...

Hola Leo, soy "recreo", aquí donde me ves. ES que salí con el nombre del otro blog: el infantil/juvenil.
El seís regreso. Tengo ganas de veros, y de escribir, y de todo.
Un besote.

isobel dijo...

Cuando vuelves?, un abrazo

leo dijo...

Frabisa, Recreo/Carmencita, Indecisa (¡Bienvenida!), Isita: mil gracias por vuestra visita. Besos.

PULGACROFT dijo...

Me encantan esas noches en blanco con laaargas conversaciones que podrían ser eternas. Me encantan.
;)