sábado, 2 de julio de 2011

CANGREJOS

la foto la tomé de aquí

Sábado. Verano. La marea más baja ha dejado al descubierto algunos pecios. Resaca de años, un ligero dolor de cabeza. Kilómetros de arena para recorrer con los pantalones remangados. Algunos cangrejos huyen, de espaldas, sin saber dónde está el mar ahora. Era quizá más fácil explorar la bahía a nado, no arriesgarse, siempre desde la superficie, flotar, vivir de espaldas siempre mirando al cielo. El buque de guerra ahora varado sobre la arena es un fantasma de herrumbre, afecto y tiempo malogrado. Sólo sirve para enredar a las algas, para que los peces jueguen al escondite. Hay otros barcos, más modestos. La marea aún no ha descendido como para descubrir los trasatlánticos. Es posible que la vida no sea más que eso, nadar cuando nos sea permitido, sentir cómo se hunde la arena bajo los pies, tratar de reconocer lo amado en los restos visibles, beber cerveza para nunca conjurar los invisibles. Reírse con amabilidad de los pobres cangrejos, siempre de espaldas; descubrir que no huyen, que tan solo es su forma de buscar el camino de vuelta.

14 comentarios:

Rosa dijo...

Andar de espaldas, no es una buena manera de andar, aunque mirar atras de vez en cuando para recordar no viene mal...Pero andar siempre hacia delante, sin dejar de observar.

Qué bonito lo cuentas Leo!!!

Besos desde el aire.

Blau dijo...

Leo leo, Sábado. Verano. La marea de la gente nadando hacia las rebajas. Dos blue jeans. Muchas camisetas de diferentes tallas, de niñas, niño, mujer. Un vestido blanco. Seguir nadando.

Feliz fin de semana!

Besos

Amparo dijo...

Tu escrito, preciosa postal. Los cangrejos son tan visibles que he levantado los pies del suelo. Nadar cuando nos sea permitido: aprovechemos.
Felices y fructíferas vacaciones!!

Belén dijo...

No hay arena en Madrid, eso es que estás fuera!!!

felicidades

Besicos

Miguel de Esponera dijo...

Fui capitán de ese barco. Conozco su historia de contrabandos y derivas. Nadó mientras le fue permitido. Murió dignamente, con orgullo, instantes antes de arrepentirse.

isobel dijo...

que bontio, me ha gustado eso de que no huyen y bueno... de vuelta o de ida, quien sabe...? como andan al revésgon, un besito

Raquel dijo...

La vida es eso y mucho más. Por eso es hermosa aún cuando se siente en un paréntesis

Lispector dijo...

Leo, ¡¡¡Conjuremos los invisibles, y bebamos cervezas también! Un amapuche (abrazo en venezolano) a mi reina de la selva.

Cris dijo...

Aaaa... a lo mejor es eso lo que yo tengo que hacer, andar hacia atrás...
;)

(Besitos)

leo dijo...

Rosa: eso digo yo, mirar hacia delante, no dejar de observar. Besotes.

Blau: Jajajaja, tú si que sabes. Ya he visto las fotos de todas tus adquisiciones. Besissssss

Amparo: Gracias. Me alegra que tú también hayas podido verlos. Buenas vacaciones.

Belén: Jo, hay mucha arena en ciertos desiertos interiores. Un rollo, maña. Besotes.

Miguel de Esponera: nada de arrepentirse. Voto a bríos. Beso.

Isobel: al revesgón, jeje. es cierto que nunca se sabe cuándo se va y cuando se está llegando. Por eso hay que seguir: para descubrirlo. Marditos cangrejoides. Besisssssssssss

Raquel: Qué necesarios y hermosos, sí, esos paréntesis. Gracias guapa. Un beso.

Lispector: ¡Eso! ¡Que corra la cerveza! :-))) Besotes y gracias por venir.

Cris: No, no, noooooo. Siempre mirar p´alanteeeeeeeeeeeee. Besissssss

Ferris dijo...

Yo quiero observar esos pecios, comprender toda su herrumbre y su grandeza. Incluso sin esperar a que la marea los deje al descubierto, bucear e introducirme en ellos. Y luego salir. Así espero que cuando me los vuelva a encontrar no me asusten, no me apenen. Que me acerque a ellos para acariciarlos, para recordar por un momento su aroma.

leo dijo...

Ay, amigo Ferris, cuánta melancolía en tus palabras.Está bien eso de conocerlos para que no nos asusten o apenen, ¿no es eso acaso lo que hacemos? al menos los que nos cuesta olvidar...
Un beso.

RosaMaría dijo...

Un post muy filosófico, que suerte que tenemos los ojos delante, siempre adelante amiga. Besos.

PULGACROFT dijo...

Pues sí nos empeñamos en ir de frente pero muchas veces es mejor ir aunque sea de lado (por cierto como los cangrejos que van de lado no para atrás...)
;)