domingo, 3 de junio de 2012

LÁGRIMAS AUDACES



Me siento como si regresara después de un largo viaje. Al fin de vuelta, al fin en casa. Respiro profundo y se me saltan las lágrimas. Es de cansancio, de echar de menos, de hallar el calor intacto esperándome, con esa mentira al borde de los labios, todo va a ir bien, todo va a ir bien. Me vale la mentira, me la bebo. Nunca debí marcharme, tal vez. La vida obliga. Me quito los zapatos y abro las ventanas. Sacudo las sábanas que convertían mis muebles en fantasmas. El polvo reverbera, se demora en los haces de luz. Me llega el ruido de la calle, las paredes me abrazan de nuevo. La cama, el sofá, mi mesa de trabajo. Aquí estoy. Donde puedo ser tierna y no avergonzarme de ser quien soy. Reconocer mis hierros, sostenerme, enmendar los yerros a golpe de martillo e incandescencia. He vuelto a mi casa hecha de letras. Con algunos sueños menos, fatigada, llena de sudores. He visitado algunos sitios este tiempo. Algunos ciertamente tenebrosos. Otros parecían lugares de dicha y solo escondían dolores vestidos de fiesta. Por suerte hay posadas bondadosas, las de siempre, y consuelan de los que se van sin avisar, de los que son tan pequeños que siguen necesitando hacer daño para creerse grandes, de los que la vida te arrebata, de los que amenazan con arrebatarnos. A todos se los quiso, aunque de eso ya nadie se acuerda. Salvo los viejos papeles, algunas lágrimas, y estas paredes cariñosas que me abrazan, que parecen encorvarse a mi paso para abrazar mis dudas. Al fin en casa. Respiro profundo y se me saltan algunas lágrimas audaces.
Os he echado mucho de menos.

16 comentarios:

elena nuez dijo...

me vas a hacer llorar!!!
Leo bienvenida, has vuelto con mucha fuerza!!!

La Rata Paleolítica dijo...

Hola leo.
Hacía ya bastante tiempo (desde Enero creo) que no te dejaba comentarios, aunque no dejaba de leer ninguna de tus entradas; Pero esta es de las que me gustan tanto que ha acabado por sacarme de mi "sopor no comentador", y con eso te lo digo todo.
Con algunos sueños menos, con alguna experiencia más, esas paredes enconrvadas seguro que hacen sentir calidez y serenidad.
Bienvenida. Un beso.

Jesús.

icHiGo. perO no sOy friKi dijo...

Es increible alejarte cierto tiempo de tu hogar, por que así descubres el por que añoras tanto tu hogar.











RAwWwWR!!!!

Belén dijo...

Yo también te he echado de menos....

Besicos

Sylvie Tartán dijo...

¡¡Qué bonito!!

fer dijo...

o, lo siento, te digo lo de siempre. Egoísta que soy. Sígue hablando cual te plazca. Sígue, sígue, continúa, procede, cuando vos querais.

Yupi!!!

fer dijo...

Perdón por usar espacio, pero el "o", aunque no lo parezca, es un "Yo".

No es un "Oh".
Je je

añil dijo...

Se te echaba de menos.
Tu regreso será un abrazo también para nosotros.

Besos y bienvenida.

Elvira dijo...

¡Qué bueno volver a casa, a unas paredes amigas que abrazan y acogen!!

"los que son tan pequeños que siguen necesitando hacer daño para creerse grandes.." Ay, esos son terribles, terribles.

Muchos besos, guapa!

Isabel dijo...

Me gusta tu regreso y cómo lo describes.

Abrazo

Amparo dijo...

Emotivo regreso.
Qué bien reconocer el refugio y saber ver con mirada clarividente lo que hay afuera (a veces tan acogedor como el lugar propio)
Me alegro de tu regreso, de tu escritura y de leerte otra vez.

Blau dijo...

Leooo, welcome! ya era hora. Quiero verte.

Besos

sísifo dijo...

Muy bello.

leo dijo...

Elena: ¡No me llores, guapa! Mil gracias por venir a verme. Besos.

Jesús: Te echaba mucho de menos. Gracias por romper tu silencio. :-)) Tenemos que contarnos cosas... Besos.

Ichigo: ¡Bienvenida al blog! es verdad lo que dices, a veces hasta que no echas de menos no reparas en muchos detalles. :-) Gracias.

Belén: Gracias, mi maña. Mil besos.

Sylvie: Gracias por venir, guapa. ¿Cómo vas, chica Almodóvar? Besotes.

Fer: Gracias por animarme siempre. Muchos besos.

Añil: Qué bonito lo que me dices. Nada me gustaría más que poder dar un poco de calor desde aquí. Mil besos.

Elvira: Gracias por venir. Qué sería de nosotros sin ese hogar que nos abrace en su silencio, sin nuestras cosas y nuestro espacio amable. Todos vosotros formáis parte viva de este espacio: GRACIAS

Isabel: Muchas gracias, Isabel. Un beso.

Amparo: Y a mí me alegra muchísimo seguir contando con tu presencia y tus palabras amables. ¡Gracias!

Blau: Guapissssssma, nos vemos prontico ya. Besissss.

Sísifo: ¡Muchas gracias!

carmen dijo...

Leo, qué bien.
Otra vez llenando tu casa de poesía.
Seguro que la espera va a merecer la pena.
Seguro que en nuestra novela negra se asesinará a todos esos "dolores vestidos de fiesta", a todos esos fantoches.
Besssssis

leo dijo...

Carmencita, qué ilusión, es verdad: en nuestras novelas negras negrísimas podemos acabar con todos los fantoches. ¡Y sin culpa! Va a ser grandioso. :-))
MIl besos.