miércoles, 5 de diciembre de 2012

HORMIGAS


Hay cientos de operarios sacando una a una las bolsas de basura.
Una fila de hormigas polvorientas.
El obrero en la calle martillea los sueños, ha abierto otra vez el mismo hueco.
Por el tu alma asoma, o es posible que sea una nube.
No he bebido nada más que café esta mañana.
Si tuviera un piano haría escalas, hasta bien alta la noche, para trepar por ellas y llegar y verte y desnudarte y esperarme al alba para salir corriendo, dejarte marchar, hacernos daño.
Para amarte como sé, con mi soledad perfecta.
Si la poesía fuera otra vería navíos, cañones, arpas y golondrinas.
Pero veo tus ojos y ni siquiera me acuerdo de cómo eran.
No he bebido nada, no me drogo.
Medito, respiro, me elevo sobre un mundo que yo misma he inventado.
Que nadie confunda la distancia con el odio.
Meto prisa a los operarios,
sagradas hormigas de las letras.

6 comentarios:

Amparo dijo...

Que nadie confunda la distancia con el odio, es un verso intenso, verdad pura, redondo.
Me ha gustado también la imagen de los operarios destinados a llevarse hileras de bolsas /palabras / olvido.
De noche, nunca se sabe.
Saludos!!

Miguel de Esponera dijo...

Una calle sofocando una alma, o una nube.

Un piano haciendo escalas por las que trepar.

Una soledad perfecta que quiere amar,

Las palabras descargando "basura". Y convirtiendo la basura en un tesoro

Blau dijo...

Leo leooo, hoy vienen desde la distancia. Celebraremos nuestra particular Navidad desde la cercanía.
Que nadie confunda la distancia con el desamor.

Te quiero, que lo sepas...no sé si te lo he dicho en nuestras charlas, pero así es. Hoy me siento mejor persona y estoy feliz por ello.

Besos

La Rata Paleolítica dijo...

Has hilado y expresado frases e ideas de una forma muy bonita. Las hormigas sagradas me han encantado.
Recuerdo unas quizás no tan sagradas, que hicieron desnudarse por completo a una clienta que se fue a sentar en un hormiguero, y ante la única posible alternativa de un río plagado de crocos, acabó siendo sacudida "en seco" cual manta.

Vuelvo a leer cada frase despacio y encuentro de nuevo cosas diferentes que pensar. Desde luego no deja impasible tu escrito, pone a trabajar la mente y la imaginación. Vale la pena pararse en cada frase, y saborearla despacio.

Un beso.

Jesús.

Josefa dijo...


Es todo un placer leer tus esritos.
Me encantan.
Dices tantas cosas con tan pocas palabras.

Un beso querida amiga.

leo dijo...

Amparo: A mí me ha gustado eso que de noche nunca se sabe. Es bien cierto. Cuántas cosas. Abrazos.

Miguel: Estupendo comentario, lo he releído veces.

Blau: Querida, mi loquita, yo también te quiero. Y te deseo toda la felicidad del mundo. Besos.

Jesús: Eso de sacudir a alguien como una manta me ha encantado. Unas hormigas bien diferentes, desde luego. Hay que mirar donde se sienta uno. :-) Besos.

Josefa: Gracias, gracias, gracias. Mil besos.