jueves, 4 de diciembre de 2008

LOS DIOSES, LOS HUMANOS, EL FRÍO

con todo el peso de los atardeceres sobre los hombros.
la humanidad renquea.
llega el invierno y al tiempo se le suma el peso del hielo,
de la nieve,
la soledad
el frío.

me gustaría poder creer que los días se comban del modo perfecto
para cerrar el círculo.
que tanto dolor no es gratuito.
que, después de todo,
los dioses sí se enteran.



(Hay quien dice que ellos, los dioses, tienen una visión que excede nuestro pobre entendimiento, abotargado por nuestra condición humana, por el miedo al dolor y a la muerte. Ellos, los dioses, jamás entenderán nuestro sufrimiento. Para ellos todo es bueno y perfecto. Necesario. Justo. Ni ellos nos entienden, ni nosotros los entendemos a ellos. Esto es lo que hay: estamos solos. Puede que no sea nada nuevo. Puede que ni siquiera sean malas noticias.)

22 comentarios:

Belén dijo...

Ojalá no sea nada, Leo, y que solo sea un pequeño bache...

(Yo también estoya la espera, :) )

Besicos

Josefa dijo...

"Los Dioses". Simplificando . Dios está y se entera de todo, y está para darnos su amor y su consuelo.
Un beso con todo mi cariño.
P.D. Hace un año que te leo, y sigo pensando igual que te decía en primer comentario que te puse.
Que tu blog habia sido un regalo de Navidad.

Elvira Coderch dijo...

Supongo que no es mala noticia que nos quedemos "sin dioses" o nos sintamos solos, pero a la vez me gusta mantener la puerta abierta al misterio. Es como una depuración, creo.

Tengo la costumbre de recopilar citas que me gustan o me dan que pensar. Te dejo una por si te sirve. Un beso.

"Hemos de llegar a ese difícil punto donde no sabemos lo que está pasando ni lo que podemos hacer. Ese punto, justamente, es una apertura hacia la auténtica fe." Thomas Moore

Alex von Arnim dijo...

Los dioses claro que se enteran; pero se dieron tres días de margen y a nosotros tres días nos dan para mucho desastre.
Aquí, en mi trinchera, hace también un frío de muerte. Llevo días sin comer, todo son quejas. Pero esta mañana ya la vi, la tenemos delante, a tiro de prismático: qué bonita Stalingrado, y qué manos más frías tiene, no sé a quién me recuerda.

Azul... dijo...

Maga preciosa, quizás es que los dioses somos nosotros...

Estoy aquí y que te quiero mucho, sale?

besitos a porrones

amparo dijo...

Pues así es esto, según parece: nada nos asegura que el círculo siquiera pueda cerrarse, menos aún que sea un círculo. Menos aún que lo que hacemos tenga que ver con el resultado final.
Pero es lo que hay.
Quiero decir que no es pesimismo.
Es lo que hay.
Y no es poco.

PULGACROFT dijo...

Te comenté este post el otro día...¿no ha salido?....

leo dijo...

Belén: Guapa, es sólo la vida. Lo que hay. Anima saber que hay más gente en la "sala de espera". Besotes.

Josefa: Gracias, gracias y gracias. Siempre me desarma tu ternura y tu cariño sin doblez. Tú sí que eres un regalo, te lo digo de corazón. Un beso muy grande.

Elvira: Es fantástica la cita de Moore. Cuánto me cuesta tener fe... Gracias. Un abrazo.

Alex: ¡Olé! Cómo me ha gustado tu comentario literario. Ten cuidado en Stalingrado. Los infiernos helados son los peores. Mil besos.

Azul: Qué mal rollito, ser dios. Ni siquiera uno pequeñito ;-) Gracias por estar siempre ahí. Mil besos.

Amparo: Yo tampoco pienso que sea pesimismo, como tal. Es una cuestión de perspectiva: no se puede mirar a la vez a la vida y a a la muerte. Las cosas son como son. Y no es poco, tienes razón. Gracias y un abrazo.

Pulgui: ¡No ha salido tu comentario! Algo debió fallar en Blogger, guapi, porque tampoco lo he recibido en el mail. ¿Era muy largo? ¿No te animas a reintentarlo? :-)) Besos.

dintel dijo...

Debemos, también, nosotros exceder a su entendimiento...

Carmen dijo...

Leo, cómo me gusta tu entrada (ahora sé que se llama post)Siempre pensé que lo peor de la tristeza es el frío.
Pero tú tienes una clase de manta que lo exorciza, y es tu fantastica y contagiosa carcajada. Espero poderla compartir durante mucho tiempo, y que nos sirva de orejeras cuando sople el viento del norte.
Besote.

Fernando Alcalá dijo...

Cómo me ha gustado esta entrada, Leo.

Es de esas entradas en las que no sé qué comentar porque está tan bien dicha que cualquier cosa que yo diga sobra (y mira la de letras sobrantes que he usado para decirlo... yo y mi verborrea barata... ¡más palabras sin sentido!).

Te entiendo.

Araceli dijo...

Los dias frios y solitarios de invierno sirven para que la luz y la calidez de los meses primaverales y estivales sean mas estimados. Sin duda!

Mariano Zurdo dijo...

Lo bueno del frío es que invita a abrigarse. Lo malo es cuando no se encuentra abrigo.
Mi relación con los dioses es la siguiente. Si ellos me dejan en paz a mí, yo les dejo en paz a ellos. De momento a funcionado.
Besitos/azos.

Azul... dijo...

Pasé a dejarte una ración graaaaandota de besotes!!! ♥

Raquel dijo...

Es curioso que siempre se relacione el invierno y el frío con la soledad.
¿No te parece?
Un abrazo grande

Alu dijo...

Muy cierto, igual ahora la supuesta misión está en nuestras manos porque ellos no alcanzan a comprender este mundo.

Besitos!

Anónimo dijo...

Eso te pasa por leer a Hesíodo...:)))
¿a quien se le ocurre?
Bss
Bego

Ara dijo...

Querida Leo, me ha encantado tu post. Yo creo que no estamos solos, porque tantos pensamientos que acampan en nuestra cabeza tienen que ser enviados de algún sitio extraterrenal. Creo en los círculos concéntricos que cierran ciclos, a veces es sólo cuestión de girarlos en sentido contrario, de fin a principio.
Te quiero Guapetona
Un besote

Lispector dijo...

Bueno, yo no tengo una visión objetiva del asunto, soy como una abuelita de campo, cada vez que puedo voy a misa los domingos, y colecciono estatuitas de vírgenes y santos, mi mente a menudo está más con lo que creo que está más allá, que con lo que está aquí.Para mí Dios es una certeza, a pesar de todo. Hasta hablo con mis figuritas, les enciendo velitas y esas cosas. Como decía Manolete "Hay gente pa' todo", y eso es lo bueno. Un besote.

leo dijo...

Lispector: Yo creo que todos tenemos nuestros dioses, Daniela, y que bienvenidos sean si nos hacen felices y nos ayudan a vivir. Esa certeza sobre Dios me parece calmante, una suerte: la fe me sorprende y me gusta. Un beso muy grande.

Ara: Me ha gustado mucho lo de cerrar el círculo de fin a principio. Empiezo a descubrir que casi es la única manera. Pues fíjate si tengo ganas de llevar la contraria, que si algo me induce a pensar que tal vez exista ese Dios (con mayúscula) es la certeza, cada vez más firme, de que la maraña de nuestros pensamientos no viene de Él, ni de nuestro ser verdadero. Yo también te quiero mucho, guapa. Un beso enorme.

Bego: Jejejeje. Más bien es culpa de Heráclito. Un besote grande, súper-mami.

Alu: Está en nuestras manos, sí. Ineludiblemente. Mil besos.

Azul: Es un gusto entrar aquí y encontrar esa ración de cariño extra. Mil gracias, y otros tantos besos para ti.

Zurdillo: Aysss, no te confíes, que solemos tener más dioses en la manga de los que nos damos cuenta... Y luego están los que nos imponen desde fuera, y más en estas fechas. Como si tuviéramos poco con las divinidades ;-) Besotes diestros.

Araceli: Desde luego. Sin el frío no existiría el calor. (Por seguir dando la brasa con Heráclito & Cía). Besos.

Fer: Jajajajaja, maestro, cuántas palabras. Graciñas por la comprensión, por la visita, y porque siempre me haces sonreír.

Carmen: La tristeza y el frío...
Querida, es imposible que no haya risa si tú estás cerca, con esas ocurrencias estupendas (aún me estoy riendo de la salsa de la carne mechada de la abuela.) Besotes, guapa.

Dintel: Muchos de nosotros, desde luego, sí. Aunque creo que para entrar en el club de los dioses no se puede no comprender, que esa prerrogativa sólo la tenemos los humanos.

PULGACROFT dijo...

Pues así resumido te decía que hay quien dice que este mundo es ya e infierno de otro...no sé puede ser porque viendo lo que se ve...
Es que me recordó esto por lo del entendimiento de los dioses y tal.
;)

Juan José López JARILLO dijo...

Efectivamente estamos solos, y ello no es nada nuevo.Tampoco son malas noticias.
Los dioses hace,mucho,tiempo, que se dedican en el OLimpo a sus cosas...( los representantes que se buscarón aqui en esta peqeñ aldea llamada Planeta Tierra...también hace tiempo,mucho, que dejarón de preocuparse realmente de nuestras cosas- y de las de los dioses- y van a lo suyo...)

También los dios se han quedado huerfanos...No son noticias nuevas.Nisiquiera son ya noticias,a no ser puntualmente y como meras necdotas...

Me gusta este tu blog..El nombre es muy atrayente...al menos para un Maquinista de Trenes...como yo.

Saludos , desde un Sur arboricida

JUAN JOSE