viernes, 15 de mayo de 2009

CONFIESO QUE HE FINGIDO

Cuando empecé a escribir este blog no tenía una idea clara de lo que quería. Ya hace más de dos años de eso y sigo sin tenerla. Pretendía ser algo literario, pero luego se convirtió en una suerte de diario incompleto, que con su inconstancia reproducía mi vida con mucha más fidelidad de lo que yo pensaba.
Ahora me doy cuenta de que todo se ha confundido en mi cabeza de tal manera, que nada de lo que escribo aquí es cierto y sin embargo, todo es verdad. Nada es ficción pura, pero tampoco realidad objetiva. Aquí no hay gravedad, y el tiempo es sincrónico. Aquí todos los sentimientos que he ido atesorando se han reído del tiempo y del desorden, se han reído de mí y han salido a flote cuando les ha dado la gana.
Miro atrás, releo algunas de las entradas y me siento culpable: como una auténtica fingidora, una mentirosa que representa un papel. Y, a la vez, siento pudor, como si me hubiera exhibido desnuda detrás de un escaparate: sólo yo, sin trampa ni cartón.
Confieso que he jugado al escondite con las palabras. Confieso que he fingido y que me dado de bruces conmigo misma en ese fingimiento. Confieso que, en mitad de todas mis mentiras, muchas veces, no podía haber sido más sincera.

9 comentarios:

:::AtariFlakes::: dijo...

Y quizas esta sea una verdadera confesion aunque deje veladas muchas respuestas. Son textos terapeuticos para el alma... sigue asi. :D

Maritornes dijo...

Qué fuerte me parece. Acabas de desenmascararnos a todas las personas que tenemos un blog y te quedas tan ancha. El que empieza a escribir cualquier cosa se acaba encontrando consigo mismo. No te asustes.
Un beso enorme.

sallopilig ref dijo...

Menudo trajín interno traes contigo. Pues tienes suerte, suele dar buen resultado al acabarlo.

Un beso, señora.

dintel dijo...

Una de las definiciones de literatura, sin lugar a dudas.

Belén dijo...

Y qué problema hay?

;)

Besicos

PULGACROFT dijo...

Pues chica nada, Tú misma...
;)

valerio dijo...

No te quites la máscara que este no es mas que tu baile de disfraces...

Deja las certidumbres a los que buscan creer, que yo lo que quiero es sentir.

Amparo dijo...

Es lo que pasa cuando se escribe y cuando se habla. Demasiado difícil seguir la línea del sendero sin hacer concesiones.
De cualquier modo, la verdad importa poco. Está muy bien escrito.
Saludos

leo dijo...

Atari: No sé tú, pero yo solo encuentro respuestas veladas. Gracias y un abrazo.

Maritornes: Jeje, no me asusto, al menos me voy reconociendo. Todos fingidores: no sé si me gusta la idea ;-) Besinchis.

Ref: Me encantan tus comentarios, siempre caballerosos. Otro beso para ti.

Dintel: Sí, ¿verdad? Literatura y vida empeñadas en mezclarse.

Belén: Ninguno, salvo pequeñas confusiones. Otro beso.

Pulga: Ya... Jo... :-))

Valerio: Sentiremos, sí. Las máscaras son inevitables, vienen de serie. O al menos eso creo. Un beso.

Amparo: Qué cierto "demasiado difícil seguir la linea del sendero sin hacer concesiones". Graciñas.