miércoles, 6 de mayo de 2009

RENOVACIÓN

Todo lo que viene se termina por ir. Las personas, los sentimientos, las oportunidades. Las buenos, las malas. Por las buenas o por las malas. Y de nada vale hacer oposición. Emperrarse. Imponerse. Sólo vale seguir respirando y dejar que las cosas pasen. Sin aferrarse. Decir adiós con dulzura.
La vida se renueva.
Lo que nos salva del naufragio del éxito, o del fracaso, es amar lo que somos, lo que hacemos cada día. Aceptar que nos amen y también que nos rechacen. Con toda la humildad del que da lo que tiene, sin plantearse si es poco o es mucho. Con la alegría del que sabe que su entrega ha derrotado al miedo.
La vida se renueva.

21 comentarios:

valerio dijo...

no acertaría a decirte si la vida se renueva, si en mi vida hay cosas que entran y salen o si son paisajes que veo pasar desde la ventanilla de este tren...

Chica con tanta Alta Velocidad Española me cuesta distinguir si son los postes del teléfono los que se mueven o yo...

Buenas noches

Belén dijo...

Claro que si Leo! se renueva y bien ya lo verás

:)

Besicos

Sir John More dijo...

Tú lo has dicho, no hay optimismo consciente sin pesimismo previo, no se renueva más que lo que es aceptado como inamovible. Yo también te doy ánimos, porque algo me dice que ni el optimismo ni la renovación hacen falta para disfrutar de todo esto. El día (remoto) que aísle al virus de la felicidad, te mando una cajita...

Besos.

Lispector dijo...

Justo lo que necesitaba leer, me encanta el texto, da una respuesta a una angustia vital que siempre tengo latente ¿Dé que sirve todo lo que hago, si al final muchas veces no obtengo ningún resultado? Y al leer sobre todo ese segundo párrafo, siento que la ansiedad se acalla hasta desaparecer y me quedo "con la alegría del que sabe que su entrega ha derrotado al miedo".Un abrazo Leo-Leoli ha sido un bálsamo leerte.

Lispector dijo...

Disculpa los errores de acentuación y puntuación, qué manía la mía de leer los textos después de haber sido enviados. Es mejor no enterarse de esas pequeñas pifias y vivir felizmente en la inopia (o leerlos antes). Otro abrazo.

Amparo dijo...

¿Fue aquí donde puse lo que dijo un cocinero: "somos lo que hacemos cada día"?
Bueno, tanto si fue aquí como si no, lo digo otra vez. Viene al pelo con lo que tú dices.

Saludos

Elvira dijo...

"Agarra con suavidad; suelta con fuerza." (Dicho Zen)

Un beso fuerte

Azul... dijo...

Doy fe de ello, mi Maga bella, todo se va, no importa en que nos emperremos en sujetarlo, la vida es un contínuo renovarse... y de eso se yo un raaaato ;)

Tqm

Angel dijo...

Sí, Leo, día a día. Así es como se hacen las cosas más grandes, creo yo.
Besitos

Paco dijo...

yo creo que todo depende del color con el que se miren las cosas y del grado de aceptación que tenga uno de si mismo.

saludos

Frabisa dijo...

Madre mía, Leo, que derroche de inteligencia hay en tus palabras.

Las suscribo en un cien por cien, pero depende del porcentaje de sentimientos que haya en mí, la resignación a lo malo no es lo primero que aflora, ya quisiera yo, ya...

un beso, guapísima

leo dijo...

Frabisa: Muchas gracias por tus palabras, por venir a verme, etc. Lo más duro es aceptar lo malo: a mí también me sale rebelarme. Un besote.

Paco: Tienes mucha razón. Cuando nos aceptamos las cosas son muy diferentes y, sin embargo, siguen siendo iguales. Gracias por venir.

Ángel: Día a día, despacito, con cuidado y cariño... sí. Graciñas, cielo. Mil besos.

Azul: Las ganas que tengo yo de que un día me nos tomemos ese café y me cuentes todas esas cosas que tú sabes... Un beso grande, Azulita.

Elvira: Qué gran dicho. Me lo quedo. Gracias y un besoooooo.

Amparo: Viene al pelo. Si fue aquí donde lo pusiste, lo ponemos las veces que haga falta: hasta que nos cale.

Lispector: Me alegro mucho de que esta entrada te haya aliviado. Es un honor. Gracias y un beso grande.

Sir John: Ánimo con tus investigaciones. Ya me mandas pequeñas dosis de felicidad con cada comentario, cada vez que vienes a visitarme. Un beso grande.

Belén: Es un gran alivio la certeza de que todo se pasa. Vaya si se renueva. Besicos, querida colega.

Valerio: Me gusta mucho esa forma que tienes de ver las cosas. A veces, hasta los postes cambian de lugar. Supongo que es lo gracioso de la vida. Un besote.

Josefa dijo...

Aceptar que nos amen y tambien que nos rechacen. Dices bien
Siempre es un placer leer tus escritos.

dintel dijo...

A veces se renueva cuando se acababa de renovar. Así es ella, caprichosa y libre.

leo dijo...

Josefa: Muchas gracias, guapa. Un beso.

Dintel: O tarda en hacerlo cuando lo estamos deseando. Caprichosa, sí. Gracias.

Carmen dijo...

Leo, tendriamos que repetir tu entrada a cada instante.
No aceptar el fracaso como parte del exito, es como decir que no merece la pena vivir porque al final moriremos.
Un besote muy fuerte.
Carmen

Raquel dijo...

Así es. No se puede luchar contra lo que no se deja querer. Somos nosotros los que seguimos teniendo la fuerza para amar, y ese amar lo que ayuda a reinventar el día a día.

leo dijo...

Carmen: Qué grande es la tentación a veces, cuando el cansancio se acumula, de pensar en eso que dices de la vida y de la muerte. Un beso grande, reina.

Raquel: Pues es verdad que muchas veces es el amor lo que marca la diferencia entre los días, lo que espanta a la rutina. Besotes.

luis dijo...

Esta entrada es una preciosidad Leo, te felicito.

Me gustaría incluirla en una entrada que estoy preparando, si no tienes inconveniente. Saludos.

Azul... dijo...

Llegará ese día, mi Maga bella, eso seguro! ;)

leo dijo...

Luis: No tengo inconveniente en que la incluyas. Me alegro mucho de que te haya gustado. Un saludín.

Azul: Quizá ese día sea todos los días. Un beso enorme.