martes, 11 de agosto de 2009

COLEGIO

No sé resolver estas ecuaciones.
Emborrono los cuadernos. Lo intento, vuelvo sobre ello, borro con ímpetu, con todo lo que tengo. El papel cuadriculado se va afinando: es casi transparente en algunos sitios. En otros ya no es, o es agujeros. Respiro las virutas. Estornudo.
Cada error ha dejado su rastro de grafito, milimétricas torres de Pisa. Número sobre número. Ya nada es legible. Muerdo el lápiz. Se hace de noche y persevero, sentada a la mesa de la cocina, bajo la tenue luz de aquel primer flexo, que era rojo y olía a plástico quemado. Copio de nuevo el enunciado en una hoja limpia. No me llegan los pies al suelo. El castaño de indias, frente a la ventana, amarillea.
Pido ayuda con mi misma torpeza de calculadora. Lanzo la petición al aire, cruzo los dedos, espero. Borro otra vez. Vuelvo a estornudar. Desenrollo el cable del teléfono. Y de repente me pregunto si es preciso, si necesito saber la solución de este problema. Si no puedo pasar al siguiente, confesarme incapaz, asumir el fracaso. Recoger las virutas hasta juntar otra goma, darle aliento y conseguir que palpite de nuevo. Me pregunto a quién se le ocurrió esa ecuación de 36,5 grados. Quién la incluyó entre mis deberes. Si yo soy de letras puras, después de todo. Latín e Historia del Arte. Qué hago aquí sentada, pastoreando números rebeldes, aullándole a la luna. Por qué me resulta imposible renunciar a lo imposible.

20 comentarios:

Tereza dijo...

Ls gente de letras tambien lo puede ser de números. Porque así seríamos gente de vida.

Izel dijo...

Un me acabas de recordar mi lucha con las divisiones... Así era... Una y otra vez, borrar y empezar de nuevo...

Belén dijo...

También puedes pedir ayuda a alguien que sepa cómo tratar esa ecuación...

;)

Besicos

mar dijo...

todo es posible...

para no tener que renunciar a lo imposible...
debemos aprender a pedir ayuda a los demás!

besos!

dintel dijo...

Creo que el orgullo y el tesón juegan su papel en las imposibilidades.

Elvira dijo...

"Cada error ha dejado su rastro de grafito..." Me gusta la frase, y tu volver con ímpetu, claro que sí.

Todos tenemos áreas en las que nos atascamos. Yo en algunas he seguido insistiendo, mejorando los resultados con el tiempo; otras las he abandonado porque no me compensaba el enorme esfuerzo y los resulatdos tan pobres. Prefiero dedicar mi energía a tareas en las que avanzo mejor y disfruto más. Besos, guapa!

sallopilig ref dijo...

Ahí está el verdadero brillo. Un pastor de 50 años atrás, podría comprender si se le explica con claridad. Ni pastor ni ovejero, no importa.

La sencillez y limpieza de la explicación es lo único útil y palpable. Lo demás, también es publicidad, en este caso académica, y frecuente, muy frecuente.

¿Porqué se engaña tan fácilmente a los demás haciéndoles creer que no pueden entender (como hiciera d'Ors con sus artículos)? Una derivada, un radián, se construyeron: no existe ni uno solo de ellos comestible. Y, quien los creó, creó modelos, patrones, con un fin, en un camino. Lástima que no se diga esta simple verdad.

¡Pero hay que fascinar a los demás con la "sabiduría oculta" del doctor!

Por favor, desecha todo aquello que no sea claramente explicado, pero no su contenido: desecha "la falsa explicación".

Apretón de cinco dedos contra cinco dedos.

Josefa dijo...

Preciosa e inteligente tu descripción. Me ha traido a la memoria lo dificil que fué para mi aprender a dividir. Que por no preguntar me costó toda una tarde castigada. Aquella tarde empezé desde cero y me enseñaron a dividir.
Un beso con todo mi cariño.

Frabisa dijo...

A veces pienso cómo conseguí llegar a hacer las ecuaciones de 2º grado, una señal de que los milagros existen.
Mucho peor llevé la física, sigo sin entender como vuelan los aviones.

Me temo que no podré ayudarte en este post, lo que no puede ser, no puede ser y además.... ES IMPOSIBLE!

un beso

leo dijo...

Frabisa: Yo también empecé a creer en los milagros con las ecuaciones de segundo grado ;-) Y tampoco entiendo lo des aviones. Ni lo de la tele. Graciñas y un beso.

JOsefa: Qué difíciles nos parecen algunas de las cosas de la infancia, ¿verdad? las divisiones no solo parecían difíciles, sino que además lo eran. Un beso grandote.

Ref: Jo, pues necesitaría que me explicaras un poco mejor tu comentario. Es que hace mucho calor y el cerebro sufre. Lo del apretón de manos, ¿es por la gripeA?

Elvira: tu comentario me recuerda aquella cuestión de si destacamos en alguna actividad porque nos gusta o nos gusta porque destacamos. Un beso.

Dintel: Orgullo y tesón. ¿Orgullo como amor propio o como ego? ¿Tesón como perseverancia o como tozudez?

Mar: Cómo me gusta tu optimismo. Y cómo me gustaría estar de acuerdo. UN abrazo.

Belén: He pedido ayuda y no ha dado resultado. Quizá sea cuestión de tiempo, aunque me parece cada vez más sensato aceptar la existencia de los imposibles. :-))

Izel: la verdad es que lo mismo podría haber puesto divisiones que ecuaciones, pero quedaba mejor lo último. ;-)

Tereza: ¡Hola! Claro que se puede ser de letras y de números. Y de vida seremos siempre, mal que nos pese. Un saludín y gracias por venir.

Hipatia dijo...

"Pastoreando los números", ¡me encanta!

Hola Leo:

parece ser que la matemática es un lenguaje universal, que se cumple en cualquier parte del universo.
¿Un truco?: no tener prisa, ser paciente con uno mismo.

Y las letras... me maravillan, porque es el invento humano que ha hecho posible que se unan todos los habitantes del planeta; gracias a ellas podemos hablar en otros lenguajes, como el matemático, por ejemplo; en ellas se apoyan la Física, la Biología, la Poesía, la Historia... y todo lo demás; con ellas se puede compartir el pensamiento y el conocimiento, desde tiempos remotos hasta con alguien del otro extremo del mundo actual.

Me ha encantado tu entrada.
Un beso grande, desde la Enterprise.

Mariano Zurdo dijo...

Los imposibles como las utopías son auténticos motores, siempre que seamos altamente tolerantes a la frustración.
Eso sí, a mí no me pillas resolviendo ecuaciones, prefiero imposibles con morfemas.
Besitos/azos.

Carmen dijo...

Soñar imposibles. Vencer al invicto rival. Esa es mi Leo. A recoger virutas y a volver a empezar. Un besote, invencible Leo.
Carmen, la pertinaz.

PULGACROFT dijo...

Hay ecuaciones que ni la NASA las resuelve...olvídate de ellas.
;)

Amparo dijo...

Porque es realmente imposible!!

Blau dijo...

Leo leooo, las ecuaciones y el verano son incompatibles.

Un besote

leo dijo...

Blau: Qué gran verdad. Ni siquiera en el "libro de vacaciones"... Besotes.

Amparo: Sí, ¿verdad? Más me valiera aceptarlo.

Pulga: Créeme, Pulgui: necesitaba que alguien me dijera eso precisamente. Gracias.

Carmen: esta invencible tiene muchas ganas de darte un besote en directooooooooo. Besis.

Zurdillo: Y yo me paso a los morfemas pero ¡ya! Besissss

Hipatia: ...desde la Enterprise, me encanta! Paciencia: es un buen consejo, sólo que empiezo a tener la certeza de que las ecuaciones deben ser otros las que las resuelvan, que yo y mi corazón estamos llamados a cositas menos ambiciosas. Graciñas.

cuqui dijo...

A lo mejor simplemente te faltó un buen maestro... a veces es mejor dejar a un lado lo que nos resulta imposible porque si nos empeñamos a parte de seguir siendo imposible nos amargará la vida...
Besitos.

ana de la robla dijo...

Los números son perversos, son inacabables. Siempre hay uno al acecho del otro. Su tiranía al borde de los límites. Un beso, bella.

leo dijo...

Cuqui: ...Y que por más que nos empeñemos sigue siendo imposible, jolinessssss. Besosss.

Ana: Es una tiranía omnipresente, además. Un beso.