jueves, 6 de agosto de 2009

VASOS VACIOS



La tomo de la mano. La niña que fui le teme a los fantasmas. La invito a entrar en la oscuridad. A desaprender. Según avanzamos, todo se aclara. Luz. No existe el miedo. Las dos tenemos que desaprenderlo. Aprender la generosidad, un amor que nada tiene que ver con el sentimentalismo, ni con la cobardía, sino con lo necesario, con dar, con comportarse como un ser humano. Nada más. No todo está perdido. Desaprender el miedo, el egoísmo. Y remar. Su remo en el mío. Remar.
A veces en mares de lágrimas. A veces en vasos vacíos.

16 comentarios:

sallopilig ref dijo...

Me intrigas.

Fernando Alcalá dijo...

Yo creo que es normal lo de temerle a los fantasmas. Sobre todo si quien los teme es aquellos que fuimos una vez. Nada da más miedo que los fantasmas. Los reales. Los que una vez fueron para nosotros algo más que carne y huesos y corazón.

Adoro la imagen de los vasos vacíos.

Bea dijo...

Me gusta lo de desaprender y remar en vasos vacíos. Y qué difícil es hacer ambas cosas.

Elvira dijo...

Desaprender el miedo paralizante, sí, pero hay miedos sanos, puro instinto de supervivencia. Besos a la niña que fuiste y a ti ahora

leo dijo...

Ref: ¿Por qué?

Fer: Esos fantasmas que aún andan, comen, beben y ríen en alguna parte, ¿verdad? Los peores. Graciñas y un besote.

Bea: Mucho, muy difícil. Y no hay academias de eso... Graciñas por venir.

Elvira: Miedos necesarios, sí. Los malos son los aprendidos. No sé... Esta niña te manda un beso.

dintel dijo...

Ojo con los vasos vacíos si alguna vez estuvieron llenos. Por cierto, siempre se rema mejor con dos manos en el mismo remo.

añil dijo...

Convivir con los miedos propios , nunca con los que vienen de fuera.

Besos

Belén dijo...

Todo el mundo teme a los fantasmas, la diferencia está en que algun@s se esconden y otr@s no, los ven de frente... cada cual que haga lo que quiera :)

Y el amor... el amor es acompañar,en el momento en el que es algo dificil y no se da, lo mejor es acabar con esa sensación de estar donde no debes...

Besicos

Enrique Páez dijo...

Los fantasmas hacen turismo en agosto.

Antonio Senciales dijo...

Tienes una capacidad sorprendente para describir sentimientos, sensaciones, inquietudes, misterio,...

Te envidio sanamente por los muchos amigos que tienes. Cuando sea mayor quiero ser como tú en este aspecto.

Siempre es un placer visitar tu casa, aunque sea de tarde en tarde.

Saludos cariñosos.

mar dijo...

hay tanto que desaprender para poder construir nuevas realidades vitales...
más humanas,
más cercanas,
más propias,...
más mías...

leo dijo...

Dintel: Los vasos vacíos tienen la mala costumbre de haber estado, al menos, medio llenos antes. Dos manos en el mismo remo... Graciñas.

Añil: Y el miedo es altamente contagioso, hay que tener cuidado.
Besossss.

Belén: Qué razón tienes. Tu comentario llega en el momento justo. Graciñas y un beso grande.

Enrique: Los míos se han armado un lío grande. Se llevan fatal y han sido incapaces de decidir si montaña o playa. Así que les he dejado en casa y me he ido yo por mi cuenta. Gracias por venir. Un abrazo, maestro.

Antonio: Y a mí me gusta mucho "verte" por aquí, con mis amigos. ¡Eres siempre tan amable conmigo! Mil gracias. Y un beso grande.

Mar: Hay mucho trabajo por delante, sí. Tanto malo que hemos mal-aprendido. Graciñas.

Blau dijo...

Leo leooo, si necesitas ayuda para remar solo avisame.

Besos de lunes

leo dijo...

Muchas gracias, Blaucita. A ti se te da bien remar.
Un beso grande.

Raquel dijo...

Remar, aprender y desaprender, así es. Todo cierto. Contigo.

arandanilla dijo...

Desaprender el miedo...guau. Desaprender el miedo. Ser analfabetos en el miedo, y en el dolor, quién pudiera, eh? quién pudiera...Este post es precioso. Vamos a llenar los vasos, y brindemos por ello. Un beso, Leo.