jueves, 3 de diciembre de 2009

HUMILDAD

A poco que camine por la calle se me bajan los humos. Todo está lleno de gente. Todo está lleno de todo. Casi me engaña: con la mirada fija en el ombligo uno se llega a creer que está solo. O que es distinto al resto. Incluso mejor. O peor. El ego hechicero se sirve de toda clase de tramoya para lograr el enfrentamiento. Tiene una chistera llena de horrores: deseo, celos, ira, odio, apego, soberbia. Una catarata de pensamientos cegadores, una cortina que cubre la sencillez y la grandeza de lo que de verdad somos.
Un día uno camina por la calle y repara en que todo está lleno de gente. Cae la noche, se encienden las ventanas. Detrás de cada luz hay un ser que quiere lo mismo. Amor, normalidad, vacaciones, ese beso diario que llevarse a la boca. Entonces los celos, la ira y el apego desaparecen. Sólo permanece la compasión. Apenas un chispazo. Y las auténticas ganas de facilitar ese camino a los que nos encontramos, con lo poco que se tenga a mano. Incluso quitándonos de en medio.

32 comentarios:

Fernando Alcalá dijo...

Sobrecogedor. He tenido esa sensación miles de veces. Solo hay que hacer eso como tú dices, salir a la ventana, para darnos cuenta de lo pequeños, de lo indiferentes que le somos al mecanismo que nos mueve cada día.

Creo que no hay mejor medicina que hacer un ejercicio de abstracción, subir a la luna, y mirarnos. A todos. A ver si somos capaces de encontrarnos.

Un beso!

PULGACROFT dijo...

Muy bueno reflexión Leo, yo también esa sensación muchas veces y algunas de ellas me gusta imaginarme la vida de las personas que están detrás de la luz de esa ventana...
Me ha gustado mucho.
;)

Azul... dijo...

Y es que todos tenemos el ombligo en el mismo lugar, no importa lo encumbrados o lo hundidos que estemos ;)

Mil besotes, Maga!!!

Pilar en Córdoba dijo...

cuántos sentimientos inútiles hay por ahí¡¡¡ tienes toda la razón, hay momentos en los que de repente se te clarifica el panorama, se simplifica todo¡¡¡ nos basta con ese beso que llevarse a la boca ;)
me ha encantado, leo.
gracias por compartirlo¡¡
besos

arandanilla dijo...

si al final la vida es más simple de lo que pensamos, somos nosotros los que lo complicamos todo...y hay cosas muy sencillas que sólo podemos valorar cuando entramos en el mundo y nos salimos de nuestro mundo, todo se ve desde una perspectiva mucho más agradable, a veces no, pero a veces resulta que si...y esos sentimientos negativos van yéndose a ...donde sabemos.No sé si entiendo mucho lo que dices, ya te dije que a veces siento grandes enigmas en tus líneas, pero creo que todos nos enfrentamos a esa ventana y vemos a personas como nosotros, ni más ni menos, y todo parece algo más llevadero. Un beso

La Rata Paleolítica dijo...

Es magnífico lo que has escrito leo. Magnífico lo que dices y magnífico como lo dices.
"Quitárnos de en medio" delata una grandeza de espíritu difícil de encontrar.
Además de escribir bien, tienes las escarpias muy bien puestas leoncilla.
Besos.

Jesús.

Raquel dijo...

Compasión y respeto, creo que sí. Ayudando en el camino. Prefiero que no desaparezcas de él porque eres mano que facilita.
Un abrazo

Elvira dijo...

Repito todo lo que ha dicho La Rata Paleolítica. Y besos, Leo

Filoabpuerto dijo...

Si es que....la humildad nos pega a la tierra, que no es casual el origen de esta palabra: humus, tierra, fertilidad y es así, con humildad como nos reconocemos en los otros porque en el fondo todos buscamos "ese beso diario que llevarnos a la boca" ¡qué frase, Leo! certera como una flecha directa al corazón

Abrazos
Merce

leo dijo...

Fernando: Somos pequeños, sí, y grandes, también; y limitados, pero infinitos. Un lío monumental, vaya. Besotes, guapetón.

Pulgui: A mí me encanta pasear de noche e imaginar qué hay detrás de cada luz encendida, qué vive la gente. Inventarme historias. Y pensar que alguien mirará mi luz y me inventará un futuro. Un beso.

Azul: Somos tan parecidos que da pena a veces. Por esa distancia, esas imposturas que adoptamos por la necesidad de destacar: para mí, una de las peores esclavitudes. Mil besos, amiga.

Pilar: ¡Gracias a ti! Es verdad que, si retrocedemos poco a poco, se simplifica todo un montón. Un besote.

Arandanilla: Pues yo creo que me entiendes a la perfección. Pero de todos modos, yo creo que no siempre se trata de entender, sino solo de sentir. Gracias y un beso.

Jesús: ¡Me encanta lo de las escarpias! :-)) Muchas gracias. ¡Eres tan amable conmigo! A veces hay que apartarse, aunque duela. Qué difícil el desapego, a veces... Un abrazo grandote.

Raquel: "Mano que facilita"... Querida, qué cosa más bella me has dicho. Entre unos y otros hoy me habéis hecho saltar las lágrimas. Gracias.

Elvira: Pues, como a Jesús (alias, rata paleolítica) te doy mil gracias. Y otros tantos besos.

Merce: Pegados a la tierra, sí, siempre. Dónde mejor. Volar para aterrizar de nuevo a cada paso. Conscientes y atentos. Gracias. Y un beso.

Belén dijo...

Prometo verlo mañana por la mañana, pero cuando me levanto suelo dejar mi ego acostado, es más vago!

Besicos

isobel dijo...

facilitar con lo poco que se tenga a mano, que sencillo y que difícil, besos y disfruta mucho del puente

Mariluz Arregui dijo...

Pegada a la pantalla. Así me he quedado otra vez, y eso no es nada habitual en mí.
Y te confieso, la he leído más de una vez, porque es un placer para mí repetir, y repetir la lectura , y descubrir otra vez el ritmo. Me tienes tan intrigada...!! :)


Ole , chapeau, y gracias. Aunque esto suena a poco.
Gracias, de verdad.

Amparo dijo...

Tú has visto en la calle lo que yo no he visto.
La calle, la casa, la esfera.
Saludos

leo dijo...

Belén: Pues haces muy bien en no despertarlo. Ya me gustaría a mí que el mío durmiera todo el día. Besos y feliz puente.

Mariluz: A mí me suena a mucho. Gracias a ti por venir, por leer, por releer, por comentar. ¿Por qué intrigada? Un besote. Que pases feliz puente.

Amparo: Lo que no veo en la calle lo imagino, como tú, ¿verdad? Que tengas un puente estupendo, poetisa.

Joaquin dijo...

Hola qué tal? estuve viendo algunas cosas en tu blog. Trabajo con posicionamiendo web y tengo una propuesta de publicidad : 50 euros cada mes por incertar pequeños links de nuestros anunciantes. Son 50 euros mensuales para cada blog que se registre con nosotros. de verdad
Saludos -comunicate-

Carmen dijo...

Hola Leo.
Tu entrada me ha hecho recordar a mi madre. Siempre decía que había que dejar las cortinas descorridas para que la gente que pasara por la calle no se sintiera tan sola. Y tu añades: ni tan grande.
Gracias.

Hipatia dijo...

¡Qué preciosidad!, Leo.
"El ego hechicero se sirve de toda clase de tramoya para lograr el enfrentamiento. Tiene una chistera llena de horrores: deseo, celos, ira, odio, apego, soberbia".

Yo no veo al ser humano como un ser tan grande, sino como un oportunista mejor adaptado que el resto de la "gente" de este planeta; un ser cuya astucia le permite explotar su ego para, luego, darse el lustre de su grandeza.
No estoy negativa, no es eso; excepto la soberbia, que imagino crece en terrenos abonados de ambición, todas las demás emociones me parecen recursos de supervivencia genéticos, que ahora hacen más o menos falta según las situaciones. La verdad es que no estoy contenta con el ser humano que tenemos entre manos.
Y la noche... pues nos volvemos humildes quizá también por motivos ancestrales, porque todo parece más complicado dentro de ella; no obstante, nos brinda la estrellas, y estrellas es lo que he encontrado hoy contigo, un precioso canto idealista, sí idealista; porque, ¿qué otra prueba de la existencia hay además los sueños?
Gracias por este delicioso rato.
Un besísimo, desde la Enter.

Cris dijo...

Si todo el mundo se quitara del medio, dejaría de estar lleno de gente. Cada uno de nosotros somos importantes.
Qué bonito texto.
Besos.

Azul... dijo...

Cómo se nota que hemos hecho puenteeee jaja

Yo solo repasé para decir que te extraño!

leo dijo...

Azul: Ya he vuelto. Ha sido genial. No veas cómo necesitaba el aire, el frío, la niebla, la lluvia, la conversación, el cariño. Pero ya he vuelto. Mil besos, reina.

Cris: Claro que sí, somos únicos. Pero a veces nuestra presencia entorpece, y entonces es mejor replegarnos. Pero nada de tirarse por el viaducto, ¿eh? ;-) Graciñas.

Hipatia: Sueño, ergo sum, ¿verdad? Estoy muy de acuerdo contigo. No queda más remedio que adaptarse. No es más que instinto. Pero podemos racionalizarlo. Y poetizarlo. :-) Gracias y un besote.

Carmen: Qué bonito lo que me cuentas de tu madre. A mí lo de las cortinas me da como pudor, quizá por eso escribo. Estas cortinas son velos que no engañan, a pesar de que disimulan. Mañana te veo, ¿no? Mil besos.

Josefa dijo...

Es verdad, a veces el Ego nos impide actuar correctamente.
Es un placer leerte. ¿te lo he dicho antes?
Un besito con todo mi corazón.

Araceli dijo...

Que rabia me da este nuevo horario de trabajo que me impide disfutar con más tranquilidad de ese maravilloso sentido comun con el que miras a ti entorno y con el que desgranas esos serenos y flagrantes ramos de palabras.

isobel dijo...

como me alegro de que disfrutases de estos días, otro beso

Lispector dijo...

Cuando vemos que todos tenemos nuestras pequeñeces, nuestra tristeza se vuelve un poco más llevadera. Un abrazote, guapa :).

Lispector dijo...

Cuando vemos que todos tenemos nuestras pequeñeces, nuestra tristeza se vuelve un poco más llevadera. Un abrazote, guapa :).

dintel dijo...

Según la ley de los ombligos, estamos ombligados a más.

arandanilla dijo...

Jop, tol mundo de puente menos yoooooo...ains qué aburrimiento no?

leo dijo...

Josefa: ¿Y yo te he dicho que me da calorcito cuando pasas por aquí? Un abrazo enorme.

Araceli: Mucho ánimo con ese nuevo horario. Es un gusto que saques un minutillo para hacerme una visita. Besos.

Isobel: Gracias, guapa. Han sido un oasis de niebla que necesitaba para reponerme. Y he contado con manos sanadoras que me han ayudado a cauterizar algunas heridas. Besos.

Lispector: Es una gran verdad, aunque resulte ser lo del refrán,¿verdad? Lo del mal de muchos... Un besote.

Dintel: :-)) Me ha encantado. Me lo compro.

Arandanilla: Pero ya se ha terminado, jo. Ya estamos aquí, de nuevo. Un besote.

DanielPérez dijo...

MENOS MAL QUE TODO ESTA LLENO DE TODO!
Te imaginas estar lleno de nada? de vacio? de insuficiencia? de falta? de extraño? de NADA?
Y esa compasión es lo que hace que todo riga, sino, entocnes todos estariamos llenos de venganza y rencor, de celos, como dices, necesitamos siempre que alguien seda, desafortunadamente, damos por hecho de que el otro es el que debe ceder y no cada quien primero.

Fer dijo...

ya ves que la lía, bien bonita...

leo dijo...

Daniel: Bienvenido otra vez. Un saludín.

Fer: No entiendo tu comentario, jo...