martes, 15 de junio de 2010

MÁS PODEROSO QUE LA NOSTALGIA. Instante (I)

Abrió las persianas y las ventanas, una a una. El sol y el aire impusieron su gobierno de torbellino y polvo. La casa parecía otra así, con sus bultos blancos, adormecidos. Lo primero que observó es que el reloj se había parado en su ausencia. Su tic-tac impasible había dejado de marcarle el tempo. Retiró la primera sábana que tuvo a mano. El sofá que había debajo no era el suyo. Tenía el respaldo más alto y más fuerte. Y la tapicería ahora era anaranjada, luminosa. Se abalanzó sobre la mesita baja, que tampoco resultó ser la que conocía. Ni la mesa, ni las sillas. Ni los cuadros. Cada sábana por levantar ocultaba una sorpresa, la novedad. Y las fue retirando con esa emoción del descubrimiento, más poderosa que la nostalgia. Habitación por habitación. Todo brillaba, y ocupaba su lugar, y era distinto, sin embargo. Incluso los espejos.

21 comentarios:

Mariluz Arregui dijo...

Qué bárbara , ( iba a usar otra expresión,pero aquí sonaría raro:)),

qué cuadro has pintado en sólo unas frases....

Siempre me enganchas con algo; hoy el 'una a una' me ha marcado el ritmo ( siempre lo percibo en lo que escribes),
otros días me quedo viendo cómo " me río de la arena de todos los relojes" me ha atrapado, y no me suelta.

Siempre te digo lo mismo, maga de las palabras,
gracias :)

y un beso !!

Elvira dijo...

¡Me encanta, me encanta, me encanta! Y si le busco la simbología, más.

Besos renovados

fer dijo...

Ya ves que causas estragos. Bonitos estragos. Algo tienes, que aportar. Feliz el día en que te decidiste a mascullar cuanto escribes.

Besos Leo.

Cuando enseñes a los demás a oír sus propias palabras, ¡explosión!.

Raquel dijo...

Me gusta mucho ese instante, su ritmo y su luz.
Y el fondo de tu blog, por supuesto.

Josefa dijo...

Me gusta mucho lo que escribes es un placer pasear por tus letras.
Un beso.

Belén dijo...

Lo mismo es que hay que cambiar el mobiliario, como en tu blog je

Besicos

añil dijo...

Ir descubriendo poco a poco y cada vez que destapamos lo viejo que nada permanece, que la luz ilumina cosas diferentes para que las admiremos.

Espléndido texto.

Un beso

Amparo dijo...

¡Vaya, parece que nos ponemos de acuerdo, yo también he cambiado el colorcillo del blog!
Muy bello el texto y con un magnífico final: aquello que parece que no puede cambiarse, también se cambia (quizá quien se reflejaba era otra, otro). Estupendo!!

Bego dijo...

Me encanta la emoción del descubrimiento, ¡y me ha encantado tu texto!

leo dijo...

Mariluz: Gracias. Siempre me animas mucho. Me alegra atraparte :-)) Un beso grande.

Elvira: Me hace ilusión que te haya gustado, simbología incluida. Qué bien nos hacen a todos las renovaciones, ¿verdad? Un beso grande.

Fer: Mil gracias, Fer. Es verdad que es una explosión, algo muy bello, ayudar a que alguien deje salir su propia voz. Un beso grande.

Raquel: Es un instante bonito, ¿verdad? cuando descubrimos los pasos adelante. Gracias. Un abrazote.

Josefa: Ay, siempre tan amable conmigo. Gracias por venir a verme. Un beso grande.

Belén: Hay que cambiar, sí, de vez en cuando. Y tirar lo viejo, que anda que no nos cuesta. MIl besos.

Añil: Mil gracias. Poco a poco, casi a la fuerza, una va descubriendo esa realidad de la impermanencia y acomodándose a ella. Es cierto que todo va siendo más fácil conforme se acepta, ¿no te parece? Un beso enorme.

Amparo: Mil gracias. Es verdad que parece que nos hemos puesto de acuerdo. Ha sido blogger, con su nueva opción de diseño de plantillas quien nos ha inducido. Bienvenido sea. :-))

Bego: Gracias. Me alegra que te guste. He celebrado tu descubrimiento y te he enlazado. Espero que no te importe.

Enrique Páez dijo...

Muy bueno, Leo. No solo el futuro es una sorpresa: también lo puede ser el pasado.

Frabisa dijo...

Hola, Leo! Qué bonito cambio de look, me encanta como ha quedado, chulísimo.

Ese redescubrimiento de la casa me suena a quien regresa a su hogar de vacaciones que ha estado cerrada durante largo tiempo...

En cuanto a tu pregunta sobre el pan, en la red está todo, ya sabes.... pero hace poco encontré una web que parece que está bien, te paso el enlace
http://www.solopanes.com/

besitos

Carmen dijo...

Me gusta mucho, Leo. Me gusta tu texto y tu nuevo diseño. Tienes razón; renovarse o morir
Besos

dintel dijo...

Un brindis por los cambios, pues.

leo dijo...

Enrique: Me alegro de que te haya gustado, es todo un honor. ¡Y tanto que el pasado da sorpresas! Y bien gordas. algunas. Gracias por tu visita.

Frabisa: Miraré lo del pan, a ver si me animo y me pongo a ello. Graciñas. Un besito.

Carmen: Qué bien que te haya gustado, Carmen. Renovarse, reinventarse, siempre, sí. Un besote.

Dintel: Brindemos, a la salud de los poetas muertos (po ejemplo).

Hipatia dijo...

Hooolaaa, Leo:


Mientras leía suntía como ténues pinceladas, como... cómo te diría... la descripción que haces deja como unas pequeñas y bonitas cicatrices sensitivas...
¡No sé cómo decirte que me encanta, sin usar ésta palabra!;))))

Gracias!

Un beso desde la nave.

arandanilla dijo...

Hola, compañera...siento tenerte abandonada, estoy estudiando ya a destajo. me gusta como luce ahora tu casa...espero que estés bien. Te mando un besote grande y mis mejores deseos...

Ale dijo...

Hola, por un tren me he topado con tu blog, me gusto lo que has escrito, y seguro que volvere a leerte. Saludos

Raúl dijo...

Muy bien escrito.
Me preocupa que tu personaje se haya equivocado de casa.
Sonrío.

leo dijo...

Hipatia: ¡Te he echado de menos un montón! Espero que estés bien y saber de ti más a menudo. Un besote y gracias por venir.

Arandanilla: Mucha suerte en tus exámenes. Y gracias por pasarte a "verme". Un beso grande.

Ale: Bienvenida. Gracias por tu visita. Un saludín.

Raúl:También él pensó que se había equivocado. Vaya susto. Me has hecho reír. Merci. Un beso.

La Rata Paleolítica dijo...

Este texto es realmente bárbaro leo. Estoy deseando leer el resto de la novela ;o)
Besos.

Jesús.