viernes, 11 de enero de 2013

RESTAURACIÓN


En la India el karma es otra cosa. Como el destino, el fatum: algo de lo que no se puede huir. Si naces intocable, morirás de todo menos intacto. Yo no creo en eso, como el Alcoyano, contra viento y marea. Me voy más al norte, trepo, viajo a la ciudad prohibida, me empapo del mensaje: podemos cambiar. Nuestras vidas son lo que decidimos, más sus límites.
Dicen que todos hemos sido madres de los demás innumerables veces, a lo largo de los océanos del tiempo. Que es bueno recordarlo antes de hacer daño a alguien. Imaginar otros tiempos, cuando quizá fuimos un bebé en sus brazos. Cuando de su infinita compasión nos alimentamos; y su paciencia permitió nuestra vida. Es difícil decidir hacer daño a una madre, aunque lo hagamos sin querer, de todas formas.
Dicen que tomamos diferentes expresiones, pero que siempre nos rodeamos de los mismos. Las cuentas pendientes se heredan, regresan inexorables, pero con otras características. La red que formamos es intensa, tupida e intrincada. Hay cuestiones que se repiten hasta que quedan resueltas. Las buenas y las malas. Y se multiplican, si no se solucionan.
Regresas una y otra vez a clavar tus puñales. En realidad, es a ti a quien dañas. Yo recuerdo tus ojos e imagino las noches en que debiste cantarme hasta que me durmiera. Imagino que, quién sabe, lo mismo un día diste la vida por mí. Y que yo, en algún momento, debí de causarte una herida que eones después sigue sangrando.Y yo no quiero tu daño, ni dañarme.
Lo siento. Te pido perdón. Por la ofensa, por sus múltiplos. Te quise una vez y, por tanto, para siempre. Tengo el firme propósito de, desde la solidez, no hacerte daño. Detén esto de una vez, y para siempre. No vuelvas, por favor, si no es desarmado. No vuelvas si no es para sembrar fraternidad, paz, vidas felices.

8 comentarios:

La Rata Paleolítica dijo...

Pocas veces he visto expresado de forma tan acertada, serena, agradable, e incluso bonita, el hecho de cómo tomarse pacíficamente y de forma saludable el devenir de las relaciones personales en la vida.
Cuantos problemas y sinsabores evitaríamos (la humanidad se evitaría me atrevo a decir), si pusiéramos todos algo de lo que expresas en nuestras cabezas, nuestros corazones, y nuestro diario actuar. Un poco de sencillez quizás, con nosotros mismos.

Quizás sea simplista lo que digo, o incluso ingenuo; Uno se acostumbró a desenvolverse fácilmente en la sabana, sin tan siquiera fusil en las manos, y ahora la jauría humana se le hace a veces complicada.

Un beso.

Jesús.

Blau dijo...

Leo leoooo, las últimas 4 líneas son lo mejor de lo mejor. Voy a volver a leerlas, será mi Mantra personal. Me dejas copiarmelo y ponerlo en mi blog?

Besosss

Josefa dijo...

La red que formamos es intensa, tupida e intrincada. Hay cuestiones que se repiten hasta que quedan resueltas. Las buenas y las malas. Y se multiplican,si no se solucionan.
Asi, es, Leo. Perfectamente descrito.

Un beso

dintel dijo...

Mira, a estas a alturas soy de la opinión que mejor que no se vuelva.

Miguel de Esponera dijo...

Los múltiplos de una ofensa. Que serán, entonces, ofensas con divisores. Habríamos de retroceder hacia la ofensa prima, la que sólo puede dividirse por sí misma y por el uno. Entonces podrían hacerse las cuentas para siempre y cambiarlas por ese "te quise una vez, y para siempre": un amor con múltiplos y sin divisores es lo único capaz de reducir la ofensa a su única unidad.

Amparo dijo...

Soy más bien "biologista", palabra que me acabo de inventar: todo se pudre, y así debe ser.
No obstante, es cierta esa sensación de repetición constante. Problemas de nuestra limitada mente.

HABLEMOS DE LITERATURA y fotografía dijo...

Sigues escribiendo como los ángeles.
Aunque a destiempo, te deseo lo mejor para el año 2013.
¡Qué seas feliz! (si es posible).
HABLEMOS DE LITERATURA Y ...
Antonio Senciales.

leo dijo...

Gracias a todos, con mucho retraso, ya lo sé.
Antonio, te deseo a ti también, con más retraso todavía, lo mejor para este año que ya está lanzado.
Abrazos para tutti.