lunes, 7 de enero de 2013

RUTINA: OCHO DE LA TARDE


Me gusta cuando olvidas que debes ser un hombre. Y me acaricias la cara y te brilla una lágrima en lo hondo. Me gusta cuando eres quien eres, sin ponerte etiquetas. Y sabes ser un gato, pero en la arena dejas que nos coman los leones. Me gusta cuando me hablas solo porque me gusta. Y me dices tonterías al oído, me cuentas otra vez el mismo cuento, para que me ría. A pesar de que tiene espinas mi risa, o eso dices: que a veces se te clavan, te hieren, dejan manchas de tinta. Manchas en tu piel, marcas que trazan el mapa de nuestro territorio.
Me gusta tu dureza, tu contención, tus sombras; esa mudez regia que te invade cuando repito estribillos, tenemos que hablar, quiero que me comprendas, qué estás pensando, amor...; entonces, me gustan tus ganas de correr disfrazadas de mando de la tele.
Me gusta la rutina cuando vuelves del trabajo, y hueles a sudor y a restos de loción, y te quitas la corbata, y estás cansado y me sonríes desde el marco de la puerta. Me gusta que me gruñas y me pidas que cierre de una vez el puto libro, que apaguemos la luz. Y te pones a hablarme. Al oído, bajito. Me dices tonterías para provocar mi risa, olvidas las espinas. Hablas con tu mano que acaricia mi pecho. Y me hago la dormida. O puede que despierte. Y sé que no eres sensible y que no te hace falta. Que me basta con que sepas acaso ser tierno, y encuentres un minuto para que algo te conmueva. Con que sepas sonreír cuando regresas, estar cansado, ponerme la mano en la cara, conservar esa lágrima en lo hondo, apartarte deprisa si te clavas la espina.



6 comentarios:

Elvira dijo...

¡Qué romántico, Leo!! Besos

Raquel dijo...

Me gusta, me gusta.
Un beso y Feliz año, Leo

Amparo dijo...

Me encanta la risa con espinas.
Son necesarias, las espinas. Mucho.
Saludos!!

La Rata Paleolítica dijo...

Muy bonito leo, y muy agradable de leer, magníficamente expresado. Supongo que puede dar un poco de respeto escribir este tipo de cosas, por el temor a lo relativamente fácil que pueda resultar caer en la cursilería, pero no creo en absoluto que sea este el caso, ni siquiera "cuasi".
Y ese puntillo de humor, muy tuyo, de "las ganas de correr disfrazadas de mando de la tele" acaba de redondearlo.
Un beso.

Jesús.

Ángel dijo...

Hola Leo,
cursi no es, claro que no, te mueves muy bien es este mar... pero la verdad es que encharca un poco.
Vamos, que todo esto lo haces muy bien, yo diría que podrías escribirlo hasta con la izquierda, pero a ver si cambias un poco de registro y nos sorprendes en otros mares. Yo, por lo menos, te echo de menos escribiendo otras cosas. Tampoco te pido que hagas realismo sucio pero vamos, que podías cambiar de canal un rato ;-)
Besos

Blau dijo...

Leo leoooo, ummm pero que bonito.

Besos mil