viernes, 3 de octubre de 2008

MISIÓN DE CLARIDAD

Era Ortega, según creo, quien decía que todos los seres humanos tenemos una misión de claridad; es decir, que la ocupación principal de cada uno de nosotros es iluminar nuestro trocito de realidad.
Si pienso esto cambia mi perspectiva. La propia, la de los demás. Todo pega un vuelco. Se atenúan las ganas de criticar, la intolerancia hacia las demostraciones de los demás.
Porque a estas alturas me cuesta dejar de creer en el juego de contrarios, que sin él no seríamos capaces de comprender la realidad.
Quizá por eso la miseria, la mezquindad, tenga cabida en nuestros pequeños seres de luz.
Quizá por eso la bondad, el perdón. Y el agradecimiento.
A todos los seres vivos. En todas las circunstancias.
Pero esto no es una excusa para que disculpe mis defectos, o los de los demás, sino una pista: tal vez estos fallos, puestos al automicroscopio, muestren con mayor contundencia el rumbo, pongan una marca en el lugar donde hay que empezar a cortar.
(Mi pregunta del día: ¿Por qué nadie imparte cursos de autocrítica?)

21 comentarios:

Belén dijo...

Tienes razón,muchas veces pecamos de ser perfectos y no ver mas allá de nosotros, pero sabes?

Muchas veces aprendes de todo lo que te pasa, y vuelves a caer en los mismos errores, asi que el aprendizaje no acaba de ser el mas correcto:)

hay que ser autocrítico,y aceptar las críticas, siempre y cuando están dichas con el corazón...

Besicos

PULGACROFT dijo...

La autocrítica pienso que es un arma de doble filo, puedes ser muy estricto a muy flexible contigo mismo. Lo bueno sería encontrar un término medio pero creo que cuando nos autocriticamos tendemos a irnos a esos extremos...

Raquel dijo...

Porque a menudo nos autocriticamos. Eso es lo que con el tiempo nos deja funcionar un poco mejor (siempre que la autcrítica no sea severa).
Y sí, el pensar ese trocito iluminado ayuda bastante.
Un abrazo mi querida Leo.

Mariano Zurdo dijo...

Parece que la contaminación no sólo a disminuido la calidad de los espermatozoides (lo dijeron en el telediario), sino que también nos ha dejado un tanto tocada la autoestima, y para autocriticarse es necesario que la autoestima esté en un equilibrio (aunque sea inestable).
Besitos/azos.

Alu dijo...

La autocrítica es muy buena pero por desgracia casi nadie la practica. ¿Por qué será?

Un beso!

Josefa dijo...

Ya deberian enseñarnos a hacer autocritica en la primera infancia
ha ver si eramos menos sobervios.
Un beso.

mgqseaml dijo...

Supongo que hay cosas que las deberíamos traer de serie cuando nacemos. Besitos

ANA DE LA ROBLA dijo...

Vivir debiera ser en cierto modo mirar al otro que nos mira desde el otro lado del azogue. En ese intercambio deberíamos encontrarnos, y entender. No parece tan difícil, pero... con frecuencia nuestro espejo se empeña en empañarse.
Beso, bella.

Blau dijo...

Leo leooo, porque desde pequeños nos dicen que somos maravillosos, y bla bla bla que cuando alquien hace una critica objetiva y para mejorar lo tomamos a mal...cursos de autocritica serían vistos muy mal...qué opinas si organizamos uno como caso de estudio??? :oP

Besoss

Lispector dijo...

Si lo organizan ¡Yo me apunto, chicos! llamadme :).

amparo dijo...

Luciernaguitas en la noche somos.

Sí hay cursos de esos, sí que los hay, ya pondré alguno por aquí.

Saludos

Ad astra per aspera dijo...

yo me critico muchísimo a mí misma. a veces creo que demasiado.

Fernando Alcalá dijo...

Creo que todos seríamos un poco más felices y menos ególatras con un par de matrículas (de honor) en un curso de esos. La limitación, en muchos sentidos, lo que nos cuesta. Un besote!!

(mañana lunes!!! Y yo sin dormir apenas, el fin de semana debería estar prohibido!)

leo dijo...

Belén: Qué razón tienes con eso de que aunque reparemos en nuestros errores seguimos cayendo en ellos.
Un besico, como dices tú. :))

Pulgui: Pues a eso me refiero con que debería haber cursos de autocrítica, para que nos enseñaran a hacerlo bien, a darnos cuenta tanto de lo bueno como de lo malo. Otra de tantas utopías. Un besote.

Raquel: A mí me resulta tranquilizador pensar que sólo depende de mí un pequeño trocito. Eso sí se puede abarcar, y no ese afán de ir deslumbrando a todo bicho viviente. Un besote.

Mariano: Creo que a menudo mezclamos churras con merinas, y desestimamos nuestra valía por las cosas que hacemos. O mejor dicho, por el juicio que hacemos de las cosas que hacemos. Uffff. Besossss.

Alu: Es una buena pregunta,querida. Supongo que porque no queremos pasarlo mal, porque preferimos la comodidad y es más fácil echar la culpa al resto... Un beso.

Josefa: Sería más fácil, sí, si nos hubieran enseñado de niños. Qué difícil. Un abrazo grande.


Mgqseaml: Si sería mucho más fácil que nos enseñaran de niños, no te digo nada si viniera en nuestro código genético. Eso sería maravilloso. En fin... Besotes.

Ana: Solemos dejarnos llevar tanto por nuestros deseos, por las comparaciones, por el ego, que nos complicamos la tarea de ver bien esa imagen del espejo. Mil besos.

Blau: Pues no estaría mal hacer un experimento. ¿Conoces algún psicólogo? Podríamos proponerlo.
Y sí, nos comen el coco con que somos maravillosos y, lo que es peor, con que tenemos que serlo siempre y en todo momento para ser aceptados y queridos. Y, por supuesto, ser maravillosos se ajusta a unos baremos que han decido ellos previamente y que esperan que aceptemos como propios. ¡Toma rollo! Besosssssss.

Lispector: Tomo nota. No dudes que te avisaremos. Un besote.

Amparo: ¿Hay cursos de eso? ¿Sabes dónde, quién, cómo?
Es más bonito pensar en eso de que somos pequeñas luciérnagas, con una misión a nuestra medida. Un abrazo.

Ad Astra: Pues de eso se trata: de aprender a autocriticarnos sin machacarnos, sin prestarnos más atención de la debida, y dando su justa importancia a todas nuestras virtudes. Un besote.

Fernando: ¿Sin dormirrrr? No preguntaré la/s razón/es. ESpero que hayan sido todas buenas. Besotes.

Paco dijo...

pues es muy sencillo, a nadie le gusta ver sus miserias ¿o no?

saludos

amparo dijo...

Cualquier curso sobre Asertividad enseña técnicas para aprender a aceptar las críticas y dar a las cosas su justo valor.

Aunque, en el fondo, sabemos todos perfectamente lo que somos y lo que merecemos. Ah.

Saludoss

elita dijo...

Creo que lo más dificil no es autocriticarse, sino aprender de esos errores y cambiar el rumbo, prevenirlos y, sobre todo, ¡contar hasta tres!

Alex von Arnim dijo...

por que es más fácil comer cacahuetes. Que todo hay que decírtelo ;-)

leo dijo...

Paco: Pues no, pero a veces resulta necesario echar un vistazo para tratar de depurarlas. Y cuánto más rápido y eficaz sea el vistazo, mejor ;) Un besote.

Amparo: Yo pensaba también que era así, que todos sabíamos, en el fondo... Pero he tenido algunas buenas muestras de que no siempre es así, lo que me ha llevado a sospechar que tal vez yo misma haga lo propio. Es desconcertante. Besos.

Elita: Contar hasta tres, jejeje. Tienes toda la razón: es muy difícil a veces. Un besote.

Alex: Jejejeje y comer cacahuetes es aún más fácil que quedar a tomar un café con una petarda like me, ¿verdad? Sorryyyyyyyyyyyyyy. Un besote grande.

dintel dijo...

Creo que los hay. Ahora no recuerdo el nombre, porque es en inglés.

Anónimo dijo...

¿De verdad te crees lo que has escrito?