sábado, 21 de febrero de 2009

NADA MENOS

no puedo sentirme pequeña
cuando siento
oscilo entre la timidez y la soberbia
bajo la mirada si me miras
me crezco a la sombra de tus ojos
se acelera la velocidad del pensamiento
me hago consciente
casi como si pudiera tocarme con la yema de tus dedos
me hago consciente
de todas las imperfecciones
que me hacen ser quien soy
grande, tímida, soberbia
onda expansiva
bajo tus ojos
soy sólo alguien que siente
nada menos

8 comentarios:

dintel dijo...

¡El otro como espejo! Eterno mirar de nosotros en los demás para descubrirnos

Elvira dijo...

El que siente está vivo. Suenas ilusionada, ¡bien! Besos

Izel dijo...

"Alguien que siente" ¿No es esa la piedra filosofal del ser humano?

leo dijo...

Dintel: Una de las maneras de conocerse, errónea a veces. Por no hablar de la maldad, a veces. Graciñas.

Elvira: Eres un sol. A veces no nos permitimos el tiempo de sentir y, así, no nos damos cuenta de que algo o alguien va reponiendo las ilusiones en las mangas. Un besote.

Izel: Izelica, corazón, cada vez menos, ¿no te parece? Debe ser por eso del calentamiento global que, para compensar, tratan de poner de moda la frialdad. Besos mil.

RosaMaría dijo...

Qué maravilla de poesía. Asciende y desciende del principio al fin, con ritmo y cadencia.

Tía Doc dijo...

Sencillamente, hermoso.

Un saludo

Tía Doc.-

leo dijo...

Bienvenida, tía Doc. Me alegro de que te haya gustado.
Otro saludo para ti.

Raquel dijo...

Nada menos. Precioso poema, Leo.
Un abrazo grande