viernes, 15 de abril de 2011

ME GUSTAN LAS NOVELAS


1- Me gustan las novelas en las que la historia es lo primero y no el ego del autor. Cuya forma está al servicio del contenido, que no tratan de engañarme con filigranas ultra modernas mamá, mira qué bien escribo que intenten ocultar la vacuidad del contenido o incluso del autor.


2- Me gustan las novelas en las que puedo subrayar tres o cuatro frases. Y apuntarlas en algún cuaderno, en un post-it, y pensar sobre ellas, o escribir algo. Pero tres o cuatro frases: si son más estaríamos hablando, quizá, de ego.


3- Me gusta que me hagan sonreír, pero con un humor basado en la mirada, y no en la anécdota o en el chiste.


4- Me gusta que me emocionen, incluso que me arranquen alguna lágrima de humanidad, de ternura, de tristeza, pero no de telefilm.


5- Me gustan las novelas en las que no se notan las puntadas. Las novelas paridas con esfuerzo, pero sin que se note. Las que hablan de cosas que duelen, pero sin lamentos, ni autocompasión, ni despecho oculto.


6- Me gustan las novelas en las que me imagino el final desde el principio, pero no porque se vea de un modo evidente, sino por esa falsa intuición. Es decir, que el autor sea habilidoso con los indicios, y complemente la ficción con otra ficción: que lo hemos pillado porque somos más listos que el resto.


7- Me gustan las novelas en las que los personajes no son como yo, aunque se me parezcan en algo. En las que empatizo sobre todo por los defectos, pero sin pasarse. En las que nada es lo que parece. En las que dos más dos nunca son cuatro, ni los personajes reaccionan como yo, pero sí como cabría esperar de ellos.


8- Me gustan las novelas en las que reconozco aspectos, conductas, familiares, pero no comunes en exceso. O aquellas que descubren nuevas perspectivas de los lugares comunes.


9- Me gustan las novelas que dejan puertas entreabiertas, que no agotan los temas, que sugieren, que no me dan la comida masticada, ni me hacen el avioncito con tal de que me lo trague todo.


10- Me gustan las novelas que cuentan mucho más de lo que cuentan. Cuya historia no se reduce a lo que muestran las palabras.


11- Me gustan las novelas porque puedo intentar escribirlas y procurar con desigual fortuna ser fiel a todo lo anterior.


Continuará...

15 comentarios:

PULGACROFT dijo...

Interesante Leo, y podrías recomendarnos alguna que cumplan todo(o casi todo) eso?...

Memorialetal dijo...

Te alabo el gusto, e incluso comparto casi todo,a mi tambien me gustan ese tipo de novelas.

Blau dijo...

Leo leo, me gusta la novelas que escribe mi Drac, especialmente si algún día la termina :-) jajaja

Feliz finde guapa.

claudia dijo...

Lo de paridas con esfuerzo pero sin que se note, está muy bien.

Por ejemplo a Pérez Reverte se le trasnparenta el esfuerzo.

Josefa dijo...

Después de leer esta entrada. Voy a ser mas critica con migo misma, a la hora de escribir.
Un beso.

La Rata Paleolítica dijo...

Pues te mando un buen montón de ánimos que crucen bosques, sabanas, montañas y mares para que te pongas duro y a ello (punto 11, digo) =o)
Besos.

Jesús.

Elvira dijo...

Y a mí me gusta leerte a ti. :-)

Besos

dintel dijo...

Ahora me ha cogido un miedoooo que no veas....

PD: Pero yo, adelante.

Amparo dijo...

Muy bueno.
Y además de todo eso, las que, al leerlas, te hacen olvidar completamente lo que hacías antes de ponerte entre sus páginas.

Belén dijo...

Estoy contigo, eso de subrayar palabras es algo necesario jajajajaj

Besicos

woody dijo...

Casi nada pides tú... De todos, me gusta este: Me gustan las novelas en las que no se notan las puntadas. Estoy cansado de que novelistas actuales demuestren al lector la técnica que dominan... cuando lo más técnico es no enseñar la técnica, como el montaje invisible en el cine

isobel dijo...

veo que no soy la única que necesita que me recomiendes unas cuantas para este verano, andaaaaaaa. Un besazo buenaescribiente

manuespada dijo...

Suscribo cada uno de los puntos, Leo. Por cierto, tienes un nombre, que ni pintado para este post.

Ángel dijo...

a mí me gustan las novelas donde se nota que el novelista no sabía muy bien todo lo que tenía que decir y lo fue descubriendo mientras escribía. Por culpa de esto se le ve algún descosidillo, algún devaneo, pero no importa porque es creíble por los cuatro costados.
Y precísamente las que no me gustan son ésas que están tan perfectas que no se les puede meter mano, un modelo de precisión, de laboratorio y, en definitiva, de mentira.
Pero vamos, que cada uno hace lo que puede, vaya.

leo dijo...

Pulgui: Podría recomendar un montón de libros, pero ya sabes que sobre gustos... La novela perfecta no existe, pero cumplen muchos de esos puntos que te comento, por ejemplo, El guardián entre el centeno, Orgullo y prejuicio, Pedro Páramo, La carretera (que sé que no te gustó nada), Otra vuelta de tuerca, El extranjero... La lista es amplia, por suerte.

Memoria letal: ¡Bienvenida! Gracias por tu visita.

Blau: Ya verás como la termina. Jejeje.

Woody: No podría estar más de acuerdo con lo que comentas acerca de la técnica. Alardear de ella suele perjudicar a la historia. La técnica está para contar mejor la historia, de modo que, como dices, emplearla bien sería hacerla invisible para que nada nos distrajera de la narración. Un abrazo.

Muchas gracias a todos por venir y por comentar.