lunes, 16 de mayo de 2011

VACUIDAD


Se diluye ante mí la imagen, si la miro. Si pienso ¿quién escribe estas palabras? ¿dónde quedo yo en esto? por un instante todo se presenta vacío y, de repente, deja de doler la herida. Descomponer las partes hasta que no haya todo. Y la realidad se convierta en millones de pulgas que no paran de moverse, pero que de lejos son una mesa, tu silueta que me espera apoyada en ese mar de pulgas que, de lejos, es sin duda una farola. Veo tu sonrisa y sé que no es tal, sino labios, y dientes, y hoyuelos, y tus ojos grises, y el amor, y la ausencia.

Y yo no estoy en ninguna parte. ¿o dónde estoy, acaso? ¿me identifico más con el cerebro, con la mano izquierda, el primer metro de intestino delgado, el útero? En todo, ah, claro. Estoy en todo el cuerpo. Pero no lo percibo. Soy un cielo azul que, cuando me despierto, se nubla por completo. Entonces te echo de menos, me arrepiento de todo. Pero luego respiro y sé que tampoco estoy yo en ese arrepentimiento. Que Leo tan solo es el cuerpo, y el recorrido de mis años. Que un día moriré.

Y así, de repente, ya no duele.

Escribo y todo cobra sentido. En las letras se reúne la experiencia de eones. La humanidad, el salto infinito de un segundo a otro. Algo que jamás podré abarcar, que no tiene importancia, pero es todo.

Ya, ya lo sé. Yo tampoco lo entiendo.

11 comentarios:

Rosa dijo...

Tienes razón, hay veces que la realidad son "pulgas" diminutas que intentan escapar y solo se juntan cuando la miras de reojo...
Al escribir, todo cobra sentido.
Preciosa reflexión.
Saludos desde el aire.

Miguel de Esponera dijo...

Por casualidad me encuentro con este festín de palabras e imágenes, casi todas las frases sugerentes, casi ninguna palabra gastada. Luego he mirado las últimas entradas, y descubro que tu tren sobre la tierra tiene estancias confortables y paisajes atractivos, desconocidos.

Una vez intenté describir las sensaciones de un enfermo que padecía el síndrome de la descomposición del "yo", la deconstrucción de la falsa sensación de totalidad con que nuestro instinto de supervivencia percibe las cosas, las personas, las reacciones sentimentales; el universo desinegrado en partículas tan diminutas como enormes son las galaxias; y que llegó a la conclusión de que la rodilla de la mujer a la que amaba era el centro exacto del universo.

Enhorabuena a Leo por suu tren, es una maravilla, y no lo digo por complacerla.

PULGACROFT dijo...

Yo desde luego lo tengo claro, si tengo que elegir me identifico con mi cerebro. Todo lo demás sin él es nada.
Interesante reflexión Leo.
;)

woody dijo...

Interesante, Leo. Esto exige casi un ensayo... ;)

Cris dijo...

Es que esas cosas no se escriben para ser entendidas...

Besos...

Carmen dijo...

Ni siquiera viendo pulgas logro consolarme.
Besos

Amparo dijo...

Esa sensación de que el cuerpo no es de uno, y sentirlo de repente. He sentido eso al leerte.
Saludos

Isabel dijo...

Me gusta cuando leo sin poder distraerme, y adivinar que debajo de esas acertadas palabras hay otra historia.

Me alegro de encontrarte.

Josefa dijo...

Una reflexión muy parecida a la que he hecho algunas veces. Solo que de ninguna manera he sabido describir. Tus escritos son un lujo
para disfrutar de una buena lectura. Me encantan!!!
Con todo mi corazón, Gracias.

Isabel - Frabisa dijo...

Hola, Leo!!!

Hoy estás reflexiva ehh, másssssssssssss, quiero decir ;))

En fin, que yo pensar, pienso poco en esos temas.

En cuanto a Alexia, sí, todo el mundo dice que tiene un aire conmigo y yo... babeo aún más si cabe, y... cabe.

biquiños, súperguapa

leo dijo...

Rosa: Habrá que mirar de reojo más amenudo y concentrarnos en vivir. Un abrazo.

Miguel de Esponera: ¡Bienvenido! Y mil gracias por tus elogiosas palabras. Sin duda, un estímulo para continuar escribiendo. Un saludo.

Pulga: Y el cerebro tampoco existiría sin todo lo demás. Y nada de esto sin el continuo mental. Es lo del huevo y la gallina... :-)

Woody: Miles de años de ensayos, y no exagero. Graciñas.

Cris: Le has dado justo en el clavo. gracias. Besotes.

Carmen: Eso es porque no te has fijado lo suficiente. yo creo que si de verdad viéramos las cosas como son, con todas sus pulgas, desaparecería buena parte de nuestro desconsuelo. Un besote.

Amparo: Es justo eso, sí. Me alegra habértelo transmitido.

Isabel: ¡Bienvenida! Gracias por tu visita y por tu comentario.

Josefa: Gracias a ti. Eres un sol. UN beso grande.

Frabi: ya decía yo que Alexia me recordaba un montón a su tita. ¡Guapa! Graciñas. Un besote.