viernes, 26 de agosto de 2011

BUEN CAMINO


De pronto revivo. Los días se acortan. El aire empieza a traer una semilla fría, una textura distinta. En Madrid el cielo se hace más alto, de repente. El azul cobra otra dimensión, otro brillo. Aparecen las nubes: apetece observarlas, jugar con ellas. Todavía quedan días de calor, pero la promesa del otoño cada año me hace sentir nuevas esperanzas. La misma impermanencia es algo gozoso: también lo malo pasa, todo se renueva. Siempre hasta un punto, sí, puede existir el cambio. Me gusta oir cómo cruje al fracturarse, cómo el otoño rompe la costra del verano. En el horizonte, si miras con atención cuando cae la tarde, puede verse el sendero que conduce al corazón del invierno. Un buen camino.

16 comentarios:

Elvira dijo...

Todo acaba cansando, ¿verdad? El frío, el calor, todo. Esto me ha recordado una expresión francesa: "Tout passe, tout casse, tout lasse." Todo pasa, todo se rompe, todo cansa.

Besos (yo no me canso de tu blog)

esperandoabril dijo...

Todo en la naturaleza está tan bien organizado que tenemos los cambios justo cuando empezamos a cansarnos.

Un beso

Rosa dijo...

Ya llega, bien!!!

Hoy el cielo de la mañana era de un azul increíble y las nubes tan blancas y mullidas... Una maravilla.

Besos desde el aire

Pilar dijo...

a mí también me lo parece,,, y me alegra¡¡¡
cambia el tiempo,,, en el cielo se vislumbra el camino al invierno,,,
una buena noticia de cambios...
me encanta cómo escribes leo¡¡
un saludo¡¡

Lispector dijo...

¡Viva! Un buen camino, yo estoy bastante cansada del calor, y eufórica con estos cambios que auguran la entrada silenciosa del otoño ¡Bienvenido!

La Rata Paleolítica dijo...

La mayor parte de las ocasiones apreciamos las cosas por contraste. Pero me parece que a ti no te va demasiado el verano caluroso ;o). Me has hecho recordar Septiembre en mi Navarra natal, como un mes placentero, de temperaturas agradables, que poco a poco van refrescando mirando hacia el invierno.
Aquí estos días ha ocurrido lo mismo pero al revés, 3 días calurosos que anticipan el verano que se avecina.
Pero tu lo dices de forma que es un placer releerlo.
Besos.

Jesús.

isobel dijo...

que pena que no pueda ponerte una señora colección de cielos, Guadalajara-Galicia, Galicia-Guadalajara, es lo que tienen los viajes largos y los cielos eternos, un beso calidamente otoñal

añil dijo...

Y ya va apeteciendo ese camino de recogimiento que es el invierno.

Un beso

Belén dijo...

El otro día llovió y la sonrisa volvió a mi cara :)

Besicos

dintel dijo...

Creo que todos los caminos son buenos, malo es el caminante que no sabe andarlos.

Sylvie Tartán dijo...

Adoro el otoño y el reencuentro que ello conlleva. ¡Un beso, Leo!

PULGACROFT dijo...

Sí se respira ya casi una nueva estación...otros trenes llegarán...
;)

Raquel dijo...

Yo también atisbo a ver ese camino, aunque por ahora solo veo el primer tramo que dice que el verano se va terminando.
Besos

Josefa dijo...

Leo una vez mas te digo que me encanta como escribes.
Referente a tu escrito te diré
que "Todo llega y todo pasa"

Un beso querida amiga

leo dijo...

El cambio de estación le está sentando regulín a mi espalda. Perdón por el retraso en contestaros y mil gracias a todos, como siempre, por estar ahí.
Muchos besos.

Anónimo dijo...

Qué identificado me siento... Y qué bien lo has expresado. Besos. Nacho