lunes, 8 de agosto de 2011

PUERTOS ABIERTOS


Para eso están las metáforas, para que entendamos algo, para hacernos sensibles a la flexibilidad del mundo. Quizá el mayor síntoma de rigidez, de degeneración, sean las certezas. Esos burros de los que no somos capaces de apearnos, pero tampoco de demostrarlos con algo de rigor. Me ha costado ser consciente del miedo que da la libertad. He necesitado asimilarlo con la metáfora del folio en blanco. El tópico.

De repente caigo en que mi vida es este algo informe, solitario y pleno; este algo sobre el que puedo ejercer toda mi autoridad, con manos de alfarera o a golpes de karate. Con generosidad y compasión. O con cadenas. Este algo que lo mismo avanza por puertos de montaña, que se demora debajo de un árbol en un parque urbano, que se sacude la arena de entre los dedos de los pies antes de ponerse los zapatos.

Delante de mí brilla la pantalla. Parpadea impaciente el cursor. No me presiona, no: me guiña el ojo. Da miedo empezar algo, algo que puede ser ancho y hondo, lo que yo quiera, a mi medida. Basta con mover los dedos, con hacer del camino la medida del éxito. Escribo de nuevo.

Es verano, los puertos están abiertos.


10 comentarios:

Rosa dijo...

Usa todas las metáforas, olvida las certezas, deja que tus dedos viajen por las teclas haciendo de la hoja en blanco el universo que deseas.

Besos desde el aire Leo

Blau dijo...

Leoooo, Olé, los puertos están abiertos.

Un beso

manuespada dijo...

Mientras los puertos estén abiertos, las letras seguirán navegando por esos mares en blanco. Bien.

dintel dijo...

Los puertos siempre están abiertos. Lo que ocurre es que no abrimos nuestras puertas. Dar un paso, a veces, es saltar al vacío. Nos da miedo. Si miráramos atrás veríamos que llevamos toda la vida saltando al vacío y no pasa nada. Siempre hay un peldaño, una barandilla, o descansillo donde vamos a caer.

La Rata Paleolítica dijo...

Eso es estupendo. Sentirse dueño de uno mismo y lo que uno hace es algo fantástico. Animo y sobre todo disfrútalo, alfarera y karateka ;o)
Besos.

Jesús.

Ferris dijo...

Aceptar que puedes ejercer toda tu autoridad es... jopé, un gran paso. Me temo que yo aún veo cómo el cursor me parpadea con malicia. (Ahí está, y parece poca cosa, pero resulta que es malvado)
¡Enhorabuena, Leo!

Cris dijo...

Qué confianza, qué envidia... Me gusta mucho... :)

leo dijo...

Rosa: Ese universo -la hoja en blanco- por sí mismo maravilloso. Gracias y un beso.

Blau: Oléeeooo, eso digo yo. :-)

Manu: Eso espero, que naveguen libres. Y mucho. :-)

Dintel: Imagino que tienes razón, que solo es nuestra percepción, el miedo, el que nos pone las barreras. :-)

Jesús: Dueña de la caja de herramientas. :-) UN besote.

Ferris: Jeje, ¿malvado el cursor? Noooo. Es la proyección de nuestros miedos. Solo hay que mover los dedos. Bicos.

Cris: Me alegra que te guste, guapa. Un beso.

añil dijo...

Y el horizonte es tan amplio como nuestra mente.

Muack

PULGACROFT dijo...

Toda la vida es una hoja en blanco, pero lo peor es que no podemos borrar ni tachar, ahí está la verdadera aventura...
Todo lo que escribas merecerá la pena no me cabe la menor duda.
;)