lunes, 24 de octubre de 2011

MI ALMA


A veces organizo batidas en su busca. No necesito perros, con los ladridos del alba me vale. O con esa luz miserable que aún añora al verano y se demora en las hojas amarillas: con esa luz tengo suficiente para tratar de encontrarla. Es de esa materia que, en pleno día, se diluye, y se entrega a soñar, a vivir de ilusiones, a verlo todo bonito. Solo en esos momentos en los que se percibe el contorno de las cosas, o bien la sombra, me molesto en emprender su busca. Hago sonar los cuernos, mando un sms a los halcones para que se despojen de sus caperuzas y, desde lo alto, me orienten.

Luego me doy cuenta de que se ha hecho de noche. De que olvidé domesticar a los halcones. Y además no me vale el abrigo del invierno pasado. Decido que es mejor esperar a que amanezca. Encender la estufa y tumbarme en la alfombra. Echarla de menos aún un rato más. Aprender la lección. Por ponerla en aquello, en ti, en esto otro. En todo lo que nunca mereció la pena. Y sin embargo...

¿Cuántas veces me la habré cruzado sin reconocerla?


15 comentarios:

Elvira dijo...

Tu alma habla en tus escritos, siempre.

Besos, Leo!

Raquel dijo...

Esperarla está bien cuando esa espera te da gusto y a la vez, alimenta a tu objeto de búsqueda.

Anna Jorba Ricart dijo...

¿qué mejor compensación para uno mismo, que poner el alma en los escritos, en los sentimientos, en los actos?....
Deseo que sigas bien.

Recortables y Quimeras dijo...

Me ha encantado...pero sigue poniendo el alma donde sea...ya la encontrarás si sale de paseo, quizás salga en tu busca, ¿lo has pensado? :-) Un beso. Recortables y Quimeras.

Miguel de Esponera dijo...

Seguir y perseguir. Buscar y seguir buscando ("perbuscar", más que "rebuscar"). Salir de caza y quedar atrapado por la noche. Poner el alma para encontrar el alma. Me encantan todas y cada una de tus metáforas. Y ese ancla que aparece al final, después de tanto rodeo de rapaz al acecho: "en ti".

Otra vez una delicia, Leo.

Josefa dijo...

Valió la pena y mucho. Poner tu alma en estos escritos que dejas para el deleite de quien te leemos.


Un abrazo de todo corazón.

Isabel dijo...

Un hermoso texto de búsqueda hacia dentro.

Un abrazo.

Blau dijo...

Leo leooo, no tienes que bsucarla, esta aquí.

Un beso

isobel dijo...

ay que bien escribes, besitos

Belén dijo...

Lo que hay que intentar es a domesticar el tiempo, especialmente la noche...

besicos

Rosa dijo...

Tienes un alma hermosa...

Besos desde el aire

Begoña dijo...

El alma está contigo, se conforma de todo lo que eres. No has de salir a buscarla, eres tú.
Un beso.

Miguel Baquero dijo...

Acabo de leer un libro bastante bueno de una persona a la que me parece que tú asesoraste. En cualquier caso, muy buen texto éste

leo dijo...

Elvira: NO se puede esconder, ¿verdad? Gracias. Un beso.

Raquel: Todo es espera, me temo; pero espera proactiva. :-) Un beso.

Anna: Sí, yo también creo que es una de las mejores compensaciones; en mi caso, una de las mejores formas de "ser". ¡Gracias!

Recortables y quimeras: Gracias. A lo mejor todo consiste en seguir buscando... Un beso.

Miguel de Esponera: Gracias, Miguel. Busquemos, pues.

Josefa: Valió la pena, sí. Otro abrazo grande para ti.

Isabel: Yo no creo que haya más búsquedas que esas, en realidad. Graciñas.

Blau: ¿Dónde dices que está? ¿Aquí es "en Barcelona"? Juas. Besisssss.

Isita: Y tú qué maja eres, guapa. Besotes.

Belén: Uy, yo me siento incapaz de domesticar nada. Y menos al tiempo, y menos aún al de la noche, como no sea a golpe de almohada. ;-)

Rosa: Mil gracias. Y otros tanto besos.

Begoña: A veces los automatismos no nos dejan sentirla y uno vive como huérfano... Gracias.

MIguel Baquero: Me alegra que el libro en cuestión te gustara. Y que ést texto, también. Un abrazo.

La Rata Paleolítica dijo...

Muy bonito leo. Está claro que tú la pones, aunque a veces no lo notes, y nosotros disfrutamos el resultado.
Un beso.

Jesús.