martes, 11 de marzo de 2008

ADIVINANZA


Se lo había dicho con una mirada: Nadie podrá quitarme este poder, porque su fuerza radica en su desmesura. Ni siquiera tú y tu indiferencia.

Salió a la calle y miró al cielo. Los árboles urbanos se tapaban la boca al toser. Sus copas, tan cercanas, sólo se rozaban los días de viento. Pero luego venían la primavera, los pájaros, los locos deseos de los insectos, y el milagro perpetuaba su raza intoxicada. Para qué: para que el invierno llegara inexorable y volviera a premiar su desnudez con trofeos de hielo. Detuvo su paso y los miró. Esas ramas le resultaban familiares. Quiso estirarse tanto como para tocarlas, para sentir su tacto. Deseó poder saltar lo justo para robar una hoja. Y entonces se acordó. Su fuerza radica en su desmesura.

Recordó ese aliento, el peso de esa mirada que lo despertaba cada noche. Recordó un beso en su mejilla. Recordó las ascuas de unos ojos, el resplandor lechoso de la luz de la mesilla aún encendida, el libro dormido abierto sobre el pecho. Recordó apagar la luz después, y respirar profundo. Y oír esa voz vestida de risa que venía a lamer el sueño, a sentarse a su lado justo hasta el momento en que se quedara dormido. Y aún después.

Pensó en lo que nadie puede medir, ni siquiera la indiferencia. Poder incontrolable. Pureza eléctrica, fuera del alcance del ridículo. Intangible. Extendió la mano hacia las hojas. Le dio igual que la brisa se detuviera a contemplarlo. Se estiró todo lo que daba de sí la sombra de su brazo. Eran verdes, suaves y todavía conservaban el frescor del amanecer.

24 comentarios:

Frabisa dijo...

Tan cierto es que hay muchos sentimientos que no tienen mesura. También una mirada y lo que indica, o la indiferencia que puede provocar.

Gracias, Leo por tus comentarios cariñosos en mi blog, siempre eres bienvenida.

un besito

PULGACROFT dijo...

Nunca subestimes la fuerza de la indiferencia...

(creo que no era ésa la respuesta correcta¿no?...)

Morgenrot dijo...

Hola Leo, es la prmiera vez que estoy en tu blog.

He leído con entusiasmo esta entrada, me parece muy intimista, como muy mía.

Me ha encantado.Creo que en este blog hay mucho que leer y pensar.

Si me lo permites, te visitaré, D.m.
N.b.: Cuando estaba estudiando B.U.P me iba andando al insituto a través del que era mayor parque de mi ciudad. Si entraba a las 9, salía de mi casa a las 8 ,00 h y disfrutaba gozosa del rocío de la mañana en las hojas todavía frescas.

Saludos cordiales,

Raquel dijo...

Preciosa entrada, Leo. Un gustazo, la verdad.
Un besote

Ara dijo...

Me gusta la frescura con que traspasan tus palabras la indiferencia. Para mi es el más duro y frívolo de los sentimientos, porque cuando aterriza nunca vuelve a levantar el vuelo. Precioso, Leo. Gracias. Un besazo

Mariano Zurdo dijo...

Soy muy malo para las adivinanzas, pero detecto enseguida los textos con talento. Y acabo de detectar uno. Este.
Besitos/azos.

Blau dijo...

Leoo leooo, siempre he sido malisimaa para las adivinanzas. Lo que si es verdad, es que me ha gustado, así que ya me vale.

Un besooo

nieve dijo...

Maravillosa entrada Leo. La he leído ya varias veces. Los sentimientos son siempre intangibles y quizá ahí radica toda su fuerza

Un besote

leo dijo...

Frabisa: Lo mismo digo: muchas gracias por tus visitas y comentarios.
Un besote gordo. No te alcazaría la super ola, ¿verdad? Me he acordado mucho de ti al ver La Coruña en la tele.

Pulgui: Jajajjajaja. Aceptamos pulpo... Graciñas y un besote.

Morgenrot: Es un placer verte por aquí. Seguiremos visitándonos, pues y disfrutando de ese intimismo compartido (espero :)) Un abrazo.

Raquel: Gracias. Me gusta que te guste ;) Besos.

Arita, guapa: No dejaremos que la indiferencia nos toque. Es incluso mejor la distancia. O la desmesura. Mil besos.

Mariano: Muchísimas gracias. Es una gran cumplido, jefe. A mí tampoco se me da bien las adivinanzas. Un besote.

Blau: Es que dan pereza, ¿verdad? Me alegro que te haya gustado. Es sólo un cuentecillo, no vá más allá. Besos milllllll.

Nieve: Muchas gracias. Es cierto que los sentimientos son intangibles, pero a veces se resumen en cosas tan, tan reales como unas miradas que se cruzan, un olor, una mano rozada por azar... Un montón de besos.

Josefa dijo...

Tus escritos me encantan. Es un placer leerlos.
Un beso.

Paco dijo...

la indiferencia, el mejor metodo para aquellos-s, que se creen el centro del universo, aquellos que se consideran la primavera de la calle, de nuestros trabajos... y que luego no saben ni saludarte con una sonrisa... porque piensan que las sonrisas deben de ser para ellos-s... a todos estos... indiferencia.

Tawaki dijo...

Una preciosidad de principio a fin. No le sobra ni le falta nada.

Un beso.

rantanplan dijo...

Después del visiopoema inventaste la visioprosa, muy agradable por cierto. A mí en concreto, y al contrario que opinan la mayoría de los bloggers, lo que más me mola es lo de la desmesura. Qué lindo conceto! Por otra parte te diré que hay una frase que o no entiendo, lo cual es normal dado quién soy, y si no mirad mi foto, digo que no entiendo o quizá se podría replantear (es la de Pero luego venía la primavera, los pájaros, los locos deseos de los insectos, y el milagro perpetuaban su raza intoxicada.) por mantener la coherencia gramatical y eso. Además he de decir a ara que la indiferencia también tiene cura, y que al contrario que con otras enfermedades e indolencias, puedes quedar mejor de lo que estabas antes.
Un abrazo a todos y muchas gracias por participar en el blog de Leo, uy! eso le corresponde a Leo..., perdón.

rantanplan dijo...

¿Y que es la desmesura? Es que es un maravilloso conceto. Es una de esas ideas irracionales (pocas cosas hay al alcance de la experiencia humana que realmente no tengan medida) pero nuestro cerebrito esta preparado para ella... me echaréis al final, debo hacer mi propio blog.

Un saludo sincero.

Isidro dijo...

Entonces estornudó...

Había olvidado lo difícil que es para un alérgico la llegada de esas hermosa y floridas ramas primaverales.

La rinitis alérgica se había convertido en uno de sus agujeros monetarios por la inversión en pañuelos de papel y antihistamínicos.
________________________________

Bueno.
Como final alternativo, no está mal... ¿no? por lo menos me lo he currado... Vaaaaaaaaaaale, no me lo he currado mucho, porque es mi vida trasladada a la escrita.

Un beso sin mocos Leoncita.

Cyllan dijo...

Leo está tirada esta adivinanza. Es la primera vez que te entiendo, bueno no, es la segunda, la primera fue con tu... ejem, pequeña problema con las marcas de la vacuna.
8)

Desesperada dijo...

jajajajajja me mola cuando te pones críptica pero puedo entenderte, me encanta como escribes, leo.

leo dijo...

Josefa: Muchísimas gracias. Es muy estimulante que os gusten mis cosillas... Jo, graciñas otra vez. Un beso.

Paco: La indiferencia, a veces, resulta dolorosa tanto para quien la sufre como para quien la siente. Y sí: hay mucha gente que la merece. Graciñas y un beso.

Tawaki: Muchas gracias. Me alegro de que te guste. ¡Y buen viaje! Besos.

Rantanplan: Me encanta tu foto. Te animo vivamente a que abras tu propio blog. Muchas gracias por ser tan atento, agudo y sincero y avisarme de la falta de concordancia en esa frase: lo corrijo "ipsoflauto". Que Dios te lo pague con un buen hueso (y con lo que tú más quieras, claro).
Sin embargo, yo creo que la mayor parte de las cosas que importan no son susceptibles de ser medidas.
Un besote.

Isidro: Malos tiempos para los alérgicos, sin duda. Y más con este viento que tenemos, al menos, en Madrid. En finx, el romanticismo no sabe de alergias, en cualquier caso. Graciñas y un besote.

Cyllan: Muchas gracias, guapa. Pero yo creo que me has entendido muchas más veces. (O eso espero, vaya). Un beso.

Desesperada: A mí me gusta que me entiendan, aunque tienda a ser un poco críptica en la forma de expresarme, vaya usted a saber por qué. Creo que cuando no se me entiende es que ni yo misma lo hago. Nos pasa a todos, a veces ¿verdad? Un besote.

Alu dijo...

Es la primera vez que leo este blog y creo que no será la última. Me ha gustado la profunda descripción con la que pintas esta historia para acercarla más a nosotros. Muchas gracias. Un saludo.

Azul... dijo...

El poder de los deseos.... ése que no sabe de trabas, que va a por lo que quiere y no para hasta alcanzarlo :)

Hermoso, Maga, lleno de imágenes, de sensaciones... de magia

3000 besototes, guapísima

leo dijo...

Alu: Bienvenida. Muchas gracias por la visita y por dejar tu rastro. Un saludín.

Azul: El poder del deseo, que se convierte en irrefrenable cuando contamos con la imaginación como aliada. Muchas gracias, Azulilla. Otros 3000 besos para ti.

Bea dijo...

Una buena y bella adivinanza. Hay imágenes que me gustan mucho como cuando la risa lame el sueño.

leo dijo...

Bea: Muchas gracias. Me alegro mucho de que te haya gustado. Un abrazo.

Orleans dijo...

Si no pruebas,si no arriesgas,si no estiras...no hay miedo,pero tampoco vida.Gracias de nuevo,por hacer de lo intangible un férreo lugar de reposo.