jueves, 20 de marzo de 2008

UTILIDADES

Dedicado a la vitamina B-50.


Reniego de mi evidente condición mercantilista.
Hay cosas que sólo pueden explicarse desde la utilidad. Nos hacen la vida más fácil. Nos mueven a levantarnos de la cama, a superar el umbral de la pereza y del miedo a la hora de comenzar cualquier empresa. (La rutina es una de las más importantes).
Entiendo que casi todo funciona así. Estos dos mil años de evolución me dan una confianza que puede que esté equivocada. Puede que todo obedezca al instinto de supervivencia. Puede que la ilusión sea el alimento principal de nuestros sustratos más internos, esos que resultan inaccesibles para los taxidermistas.
Puede que sean un invento de los últimos años, algo reciente y aún no perfeccionado. Tal vez sea esa la cuestión: que aún no hemos alcanzado la suficiente excelencia. Que sean un motor incompleto, rudimentario, que aún tengamos que hacer girar la manivela antes de subirnos a la avioneta.
Constructos de una psicología llena de recovecos.
Inventos de los políticos para mantenernos ocupados en fruslerías y dejarles expedito el camino del poder (y del dinero).
Triquiñuelas de un Dios aburrido y espectante.
Mentiras diarias para afrontar una vida carente de razones.
¿Por qué soñamos? ¿Para qué hacer acopio de locos, absurdos, deseos?
¿Acaso se puede vivir sin ellos? ¿Es posible la vida en el vacío?
¿No será tan solo que hoy me he levantado calderoniana? ¿No son un continuo, uno detrás de otro, pegados con cinta aislante de la realidad? ¿No les hace perder sentido este hecho, que no sean sino un tramposo entramado? ¿Serán tan ciertos como que dudamos?
¿Por qué han de servir para algo, digo yo?
¿Por qué?

25 comentarios:

Blau dijo...

Leo, leooo, pues yo, admito y confieso que soy mercantilista. Me gusta comprar, cosas utiles o bonitas o de colores. Espero que me sigas queriendo jajaja...

Felices vacaciones, guapa!

Besines

Izel dijo...

Han de servir para algo porque tenemos que buscarle utilidad a todo... aunque tengamos en nuestra vida un montón de cosas inútiles...

nieve dijo...

Un dicho popular reza: "La vida dura tres días y dos ya han asado".

El tiempo pasa tan de prisa a nuestro alrededor que tan sólo nos damos oportunidad de "sobrevivir", somos esclavos de la rutina y pasamos cada uno de nuestros días sumergidos en un mar de problemas y de situaciones triviales que pocos momentos libres nos dejan.

Vivimos en un mundo en el cual es mas importante saber a cuanto cerró la bolsa hoy que como amaneció nuestra madre, o bien, enterarnos sobre todos los detalles de los casos más resonantes a preguntar que tal estará ese amigo que hace tiempo no veo.

Hemos puesto a las personas en un segundo plano, que nos hemos vuelto frívolos y egoístas, que sólo nos importa lo que está en "nuestro" mundo y cualquier situación, persona o cosa que no pertenezca a él, no nos importa.

Nos hemos olvidado que somos las personas las que movemos al mundo y no al revés, hemos olvidado el VIVIR para pasar tan sólo a SOBREVIVIR en un mundo regido por el caos y la complejidad.

Cuantificamos nuestro tiempo en dinero, no nos importa pasar algunas horas extras en nuestro trabajo para ganar una mejor posición en la empresa y sentir que así podemos ganar el mundo, pero nunca nos percatamos que al hacer eso estamos perdiendo cosas tan grandes como: la infancia de nuestros hijos, la oportunidad de disfrutar a nuestros padres o de visitar algún amigo.

Lo mas irónico de esto es que estas cosas que alimentan y engrandecen al ser humano son gratis y tan sólo nos cuestan un poco de nuestro tiempo.

Estoy convencida de que nacimos para VIVIR y no para sobrevivir.

Un besote Leo

Orleans dijo...

La gran mentira de la sociedad es la que ensombrece el encanto de la vida.Confundimos sociedad con existencia,aún sabiendo que una no tiene razón de ser sin la otra.Eso es lo que me ahoga,me apriosiona,me consume,me anula.Si soñar es vivir,sobrevolar la sociedad,la realidad,entonces,quiero soñar.Mil besos.

Raquel dijo...

Y todo eso es la vida, las preguntas, el saber que los sueños están ahí y los necesitamos, el descubrir lo que podemos elegir, lo que tenemos que hacer, lo que conllevan las dudas, las que deben permanecer como tales, las que se resuelven... Todos los por qués también entran en el juego.
Besotes!!

leo dijo...

Blau: Guapi, claro que te sigo queriendo. Pero estoy segura que no cultivas "sentimientos" para lograr "cosas útiles/provechosas materialmente hablando". Besotesssss.

Izel: Me encanta la contradicción: mucho de lo que tenemos es en apariencia inútil. ¿El error es tenerlo o es buscarle esa utilidad? ¿O todo es un error, llegado el caso? Besosssss.

Nieve: Gracias por tus palabras: son un recordatorio que puede servirnos. Un besote grande.

Orleans: Es difícil vivir al margen de esa sociedad, aunque debo reconocer que el concepto de sociedad se me antoja tan cambiante, tan relativo, tan escurridizo que me da un poco de repelús. Sobre todo cuando nos amparamos en ella para justificar nuestras debilidades individuales. Gracias y un besote.

Raquel: Sí, ¿verdad? Las preguntas son parte del sueño, son necesarias para avanzar. Quien no duda no vive. Gracias mil, y otros tantos besos transoceánicos.

Blau dijo...

Leoooo leooooo, qué haces?????

ANA DE LA ROBLA dijo...

Tantas preguntas, querida, son a veces los hilos con que se teje un cuento de terror... el nuestro. Quizá escribir sea una manera de combatir esas historias, esas preguntas que, por escrito, pierden algo de su amenaza para dejarla prendida en el papel... Un beso, hermosa.

Desesperada dijo...

uf, yo también peco de mercantilista, pero es que creo que no serlo precisa una personalidad absolutamente arrolladora, tal y como es la sociedad que nos construye!

Alu dijo...

Yo vivo más de los sueños, las esperanzas e ilusiones que de lo utilitario creo. Buena reflexión.

leo dijo...

Blau: Mi no entender tu pregunta:(
Besos.

Ana: En efecto, la escritura resulta sedante. Algunos temores, incluso, los neutraliza. Un beso.

Deses: De verdad, no me pareces tú muy mercantilista y sí bastante "arrolladora", querida. ¡Si siempre andas denunciando, reivindicando, etc, cosas de esas que tocan muy dentro...! Graciñas y un besote.

Alu: A veces nos servimos del hecho en sí de soñar. (Aunque ¿quita eso valor al sueño?) Un abrazo.

Blau dijo...

jajaja me parto jajjajaja mi preguntar qué haces?? si lees, ves una peli, cantas...solo eso.. jajajajaajajajajaja
Besos

Azul... dijo...

A veces invcar los sueños cuesta y mucho... pero yo no sabría vivir sin esa ilusión de hacerlos realidad...

Buena semanita, Maga bella, y mushos besotes :)

Paco dijo...

que seria de nosotros sin nuetros sueños, sin nuestros caprichos...

saludos

elita dijo...

Vaya Leo, cuántas preguntas... Los sueños son muy puñeteros, yo no podría vivir sin ellos, sin la energía y la ilusión que me dan y que me ayuda a superar esta vida en este mundo gris; pero son sueños, sólo sueños, deseos, ojalás... Qué putada.
¡Besazos, guapa!

Josefa dijo...

Yo soy mercantilista ,hoy al leer tu escrito lo he sabido.
Tu escritura me engancha.
Un beso.

Frabisa dijo...

Leo, no soy una consumista compulsiva pero me encanta comprar. También adorno mi existencia con suaves y lánguidos sueños, deseos e ilusiones. Algunos se cumplen, otros quedan en el camino... pero ¿qué sería la vida sin sueños???

un besito

leo dijo...

Blaucita: Ahora mismo visitaba varios blogs. Ya no me acuerdo de lo que hacía en el momento en que me preguntaste la primera vez ;) ¿Has empezado bien la semanita? Besotesssssssssssssssssssss.

Azul: Yo siempre tengo algún sueño en la recámara, aunque no estoy del todo convencida de que sea bueno que se me cumplan ;) Después de todo, creo que es mejor soñar. Besos mil.

Paco: Pues que nos aburriríamos, nos ahogaríamos en nuestras propias miserias, en el tedio más absoluto. Yo al menos. Graciñas.

Elita: Jajjaja, y tanto que es una putada. Pues ahí está el mercantilismo: nos servimos de los sueños para sacar energía, ilusión. ¿Y si diéramos un paso más allá, y comprometiéramos nuestras fuerzas en hacerlos realidad? Ufffffffff, sigo con las preguntas, como puedes ver. Un besote y gracias.

Josefa: Muchas gracias por tus cariñosas palabras. Me encanta "verte" por aquí. Besos.

Frabisa: Pues un rollo, seguro. Ojalá nunca dejemos de soñar. Un besote.

Maritornes dijo...

Hay que ver, Leo. Una perdida en las nieves de la aldea gala (que ríete tú de las del Kilimanjaro; casi no vuelvo) y por aquí otras luchando con el sentido último de la vida. Así, a lo bruto.
Yo creo que el mercantilismo es una forma burda de religión: en algo hemos de entretener el tiempo para olvidar que tenemos una inexorable fecha de caducidad.
Besotototes, mi amol.
P.D. ¿La vitamina B 50, Mari?

Fernando Alcalá dijo...

Madre mía, Leo, un poco de compasión, que acabo de volver de las vacaciones. Y es precisamente esa sensación de volver a la rutina lo que me ha hecho un poco más fácil levantarme hoy. Siempre es más fácil enfrentarte a lo que conoces. Aunque sea un poco menos intenso. O no.

Isidro dijo...

el tema está en crear sobre lo ya xperimentado sin haber sido nosotros los que discurrimos los descubrimientos pretéritos.

con todo, para mi, ell mejor invento del mundo es el papel higiénico... ¿o ya no recordais el papel elefante? o el abc (sin grapas, claro)

leo dijo...

Maritornes: Casi alargas las vacaciones, ¿eh? Durante una temporada dejé de soñar al dormir por problemillas físicos (y químicos) y se solucionó tomando vitamina B-50 (entre otras cosas). Besotessssss.

Fernando: Yo creo firmemente que la rutina nos salva en taaaaantas ocasiones... Espero que tu vuelta no haya sido muy traumática. Besotes.

Isidro: Jajajaja, tienes toda la razón en lo del papel higiénico. Afortunadamente no me acuerdo del "abc". Besos.

Tawaki dijo...

Los sueños son necesarios para la vida, aunque sean tramposos, porque la vida también lo es. Pura química que engaña nuestros sentidos.

Un beso.

leo dijo...

También es un sueño engañar a nuestros sentidos. Y el más tramposo de todos es ese cerebro que interpreta nuestras percepciones. Los sentidos también son química. Qué mundo...

Anónimo dijo...

hola blau como andas linda