viernes, 7 de marzo de 2008

IMPERFECCIÓN 1.0

Hay días en que una quisiera hacerse inseparable de sí misma, dominar las palabras más sencillas, renunciar a la metáfora, dejar de mirar hacia lo alto.
Puede que hoy ocurra. Puede que no sea por pereza. Puede que, de todos los pecados, el mío sea más bien la confianza.
Qué alivio comprobar que, más tarde o más temprano, todas las estatuas reúnen sus fragmentos a ras de suelo. Que los pedestales terminan por ser innecesarios.

Qué tranquilidad la cadencia segura, indeleble, mía, sí, ansiosa, tuya un poco. Si echamos a correr, aumenta el ritmo. Llevará la vida a todos los rincones. Inmune a la gravedad, a las mentiras.
Me gusta pensar que el miocardio también necesita sangre.

23 comentarios:

Cyllan dijo...

Leo no he entendido nada, y lo he releído. Tu mensaje se me escapa por completo :( Que sensación rara tengo. La culpa debe ser mía, toda, hoy.

Tawaki dijo...

La confianza sólo es un pecado cuando se exhibe en exceso. Entonces suele llevar su propia penitencia prendida a la espalda.

Si consigues renunciar a la metáfora nos avisas. ;)

Besos.

nieve dijo...

Leo, huye de los pedestales, de tan altos te alejan de todo y pierdes la noción de "lo tuyo" y una de las muchas ventajas que tiene estar "abajo" es que el miocardio siempre necesita sangre.

Un beso

ANA DE LA ROBLA dijo...

La imperfección, los minúsculos detalles, un botón de nácar desabrochado en una blusa: esas cosas insignificantes en las que consiste en realidad la vida. Y la aceleran. Un beso.

Blau dijo...

Leo leooo, hoy estoy sensi y este post no lo entiendo, y si hablas de imperfección..entonces me lo dedico.

Besos de viernes

Paco dijo...

también hay días en los que al levantarse y mirarse uno al espejo dices ¿ese soy yo? y te dan ganas de salir corriendo a la vez que esperas que la imagen que has visto se quede atrapada en el idem.

saludos

Frabisa dijo...

Ser confiada no es un pecado, corazón, más bien es una virtud. Desconfiar todo el tiempo es demasiado agotador.
Animo, es san viernes, el finde te cargará las pilas. Un besito.

dintel dijo...

A ver las nuevas versiones de Imperfección 1.0 adónde conducen...
Huy, esta vez era sin metáforas, ¿no?

leo dijo...

Dintel: Jajaja, sin metáforas, sí. ;) Seguro que vendrán más versiones, unas cuantas por día :)
Gracias y un beso.

Frabisa: La confianza conduce a veces a algunos pecadillos. Pero estoy de acuerdo en que más males produce la desconfianza. Buen finde y un besote.

Paco: Qué cierto. Y, en esos días, la única opción es permanecer delante de nuestra imagen, darle una oportunidad y decirle que la queremos a pesar de sus imperfecciones. Un abrazo.

Blaucitaaaaaa, mi niña: yo, cuando estoy "sensi" me recreo un poco en la evidencia de mi fragilidad, me permito mirar al mundo con mayor indulgencia desde mi imperfección, desde mis errores, desde el daño que me causan la vida y los otros. Y suelo terminar más contenta. Todos somos imperfectos, gracias al cielo. Un besote grandísimo, preciosa. Disfruta del finde.

Ana: Qué bonito ese botón desabrochado. Hay imperfecciones que marcan la diferencia, que abren caminos clausurados, ¿verdad? Y, sí, son la esencia de la vida. Mil besos, maestra.

Nieve: Sí, trato de huir de esos pedestales, trato de que mi mente no los construya, trato de bajar de ellos a las personas. Es una de mis luchas. Hasta el corazón necesita sangre... Un gran abrazo.

Tawaki: Qué cierto. Como todo exceso, la confianza es peligrosa cuando se sale del tiesto. Lo malo es que a veces, para que las metas sean alcanzadas, debe salirse del tiesto de nuestras propias (e imperfectas) percepciones.
Jajajaja, os avisaré con lo de renunciar a las metáforas. Es una de esas cositas que, a veces, algunos locos días, me encantaría poder hacer. Pero, me temo, forman parte de mi imperfección. Gracias y un beso.

Cyllan: Te agradezco muchísimo el esfuerzo por entenderlo. Yo prefiero no buscar culpables de nada, tan entrelazados estamos unos con otros en nuestras imperfecciones. Un besote y buen finde.

elita dijo...

Entre imperfecciones y pedestales anda el juego. Un poco de todo no es malo, pero como bien se dice por ahí, la avaricia rompe el saco.
Besines.

Ara dijo...

¡Cuántas imperfecciones se retocarían con confianza! Suscribo cada una de tus palabras, no puedo estar más de acuerdo.
Un besazo

P.D.: Adoro tus metáforas...

Azul... dijo...

Las metáforas, para esta humilde criatura que escribe, son tan necesarias como el aire ¡ni se te ocurra renunciar a ellas!

Te mando muchos, pero muchos besototes

Fernando Alcalá dijo...

Creo que podría ser el texto más humanos de los que te he leído. Ese final descarnado...

Raquel dijo...

La confianza, el vuelo. Lo más grande que siempre viene de lo más sencillo... Hermoso
Un abrazo

Izel dijo...

Yo tampoco he entendido mucho, la verdad... pero una cosa me queda clara... por más que lo he intentado no puedo dejar de ser inseparable de mi misma... ays

Desesperada dijo...

jajajajaja entraba un poco agobiada porque se me escapaba el mensaje, me siento aliviada. peroi ¡danos más claves!

leo dijo...

Deses: Jo, no sé qué decir. Graciñas por tratar de entenderme Soy consciente de que a veces soy demasiado críptica (sin pretenderlo, que es lo peor), pero es que, no sé... Un beso.

Izel: A mí me gustaría no sentir la necesidad de ser un poco como no soy para sobrevivir, en ocasiones.
Gracias y un besote.

Raquel: Qué grandes pueden ser las cosas pequeñas, ¿verdad? Creo que el gusto por lo pequeño es algo que tenemos en común. Un beso y gracias.

Fer: Graciñas. Humano sí, joé, por eso no se entiende, debe ser. Jejeje. Besos.

Azul: A veces me gustaría no necesitar ese parapeto, que las verdades, los sentimientos y la belleza no necesitaran de artificios literarios. Mil besos para ti también.

Ara: Tú me has entendido, ¿verdaaaaaaaaad? Dime que sííííí ;)) Me encanta verte por aquí. Besos.

Elita: La imperfección de los propios pedestales, de quienes los pueblan, o de quienes subimos en ellos sin que ellos lo imaginen siquiera, por nuestra propia imperfección... Gracias. Un besote.

Antonia Romero dijo...

-...todas las estatuas reúnen sus fragmentos a ras de suelo- Qué lástima que una frase tan buena no se me haya ocurrido a mí.

Un saludo

PULGACROFT dijo...

Eso es a lo que se le llama tener los pies en el suelo ¿no?...

Hay imperfecciones necesarias, ¿serán imperfecciones perfectas?...

Bea dijo...

yo también me he perdido en le texto. Debe ser que es como la vida misma, enreversada e incompresible. Con los pedestales te metes muchas leches, por eso deben ser innecesarios ;)

leo dijo...

Antonia: Muchas gracias, es un grandísimo piropo. Un beso grande.

Pulga: Yo creo que sí, aunque sea una contradicción, que hay imperfecciones que son perfectas.
Besotes.

Bea: "enseversada e imcompresible" ¡Genial! ¿Me das permiso para fusilártelo? Gracias por hacer el esfuerzo de tratar de entenderlo. Un beso.

Isidro dijo...

al final todos estamos pegados y unidos por el mismo sitio... el suelo.

No cabe duda

leo dijo...

Es bueno conservar la toma de tierra. Y ya si la tomamos como algo que no une mejor todavía.
Un besote y gracias, Isidro.