jueves, 1 de octubre de 2009

TENTACIONES (Sólo el amor)

Anoche tuve tentaciones de mudarme a Comala. Porque en el insomnio no distingo bien los vivos de los muertos, porque tengo mucho miedo a los fantasmas. Necesitaba echarme a las calles de Comala solamente porque quería sentir miedo. Y quería sentir miedo solamente porque éste es más poderoso que la pena.

Pero de repente recordé la jerarquía. Más fuerte que el insomnio, que la pena, que el miedo, que el orgullo, o que la muerte. El amor. Sólo el amor. Una raíz que tiene que desgarrar la tierra, sí, para que la cordura encuentre asiento. Y llegue a lo más hondo, al centro justo. A esa verdad que no encontraré en Comala, porque viene conmigo. Sólo el amor. Que ni se crea, ni se destruye: tan solo se acepta, se siente, acaso se reinventa. Lo único que distingue los vivos de los muertos.

13 comentarios:

dintel dijo...

No sabemos bien si entre los muertos hay amor.

Blau dijo...

Dintel, por primera vez estoy de acuerdo contigo.

Un beso leo leo leooooo

Latramis dijo...

Posees una virtud esencial que ejerces de manera implacable, Leo: eres una provocadora. No es posible pasar por tus anotaciones y quedar indiferente. Me agitas, me conmueves, disipas la niebla de pereza que me desdibuja.

No dices visitar, dices mudarte. Visitar Comala es fácil, sólo tienes que releer Pedro Páramo, cualquier pasaje sirve.
Para mudarte allí deberás escribir una historia en la que el ambiente-personaje de Rulfo sea central. ¿Te atreverás a dejar sueltos a tus fantasmas ahora que les miras a la cara? Mil excusas me asisten en mi cobardía.

Cuando sea mayor me gustaría parecerme a ti.

[Ella quería hablar del amor más fuerte que nada, el que nace de nuestras entrañas sin que nadie nos lo inspire, ése que necesitamos entregar para sentirnos vivos. Del amor, no de muertos, capullo]

cuqui dijo...

Nada más poderoso que el amor aunque a veces nos haga traicionarnos a nosotros mismos. Sin amor no creo que mereciera la pena vivir.
Besos, Leo, buen fin de semana.

leo dijo...

Dintel: No lo sabemos, no. Pero a veces lo sentimos, ¿verdad? Hay muchos tipos de vivos y de muertos, de todos modos.

Blau: Y yo estoy de acuerdo con las dos, ;-)) Muchos besos, linda.

Latramis: Mis fantasmas andan muy sueltos, desde siempre, querido. Eres un sol, querido Latramis. Te agradezco mucho tus alentadoras palabras. Tengo ganas de verte y de darte un achuchón. Mientras tanto te mando un beso grande.

Cuqui: Prima, es una alegría enorme tu visita y tus palabras. ¿Sabes? Yo creo que cuando el sentimiento nos traiciona a nosotros mismos, a quienes somos en realidad, es que nos estamos equivocando y no es tanto amor, sino quizá un pequeño truco del ego. Un abrazo grande para ti + muchos besos para repartir entre el resto de la familia.

PULGACROFT dijo...

Ayyyy el poder del Amor....
Me ha gustado mucho Leo.
;)

Belén dijo...

El amor puede que nos diferencie del resto de los seres, pero por dios, que no duela!

Besicos

Frabisa dijo...

De momento y por si no me gusta, prefiero el miedo que me puedan producir los vivos, ya tendremos tiempo a comprobar que sienten los muertos.

Me quedo con ese sentimiento que te hizo abandonar la idea de marcharte, el vivir el amor que es un sentimiento tan intenso que predomina sobre los otros.

besitos, Leo

Amparo dijo...

Lo único que enlaza a los vivos y a los muertos.

Saludos

La Rata Paleolítica dijo...

Un pas'ito por Comala, de vez en cuando, cuando es necesario, pero eso, procurar que se quede en pase'ito.

Leo, scomo siempre, haciendo trabajar la imaginaci'onh ajena con tus letras t'an bien ordenadas.

Besos.

Jes'us.

leo dijo...

Pulgui: ¡Te echaba de menos! Me alegro de que te haya gustado. Un beso.

Belén: Ay, querida, me temo que siempre duele, de una forma u otra. Besos.

Frabisa: Más miedo dan los vivos, ¿verdad? El más intenso, creo yo. Bicos.

Amparo: Qué cierto, sí. Graciñas.

Jesús: Y el paseíto por Comala lo mismo es mejor acompañada. Gracias y un beso.

Raquel dijo...

Pena, miedo, orgullo, muerte, amor. Me llevas a un viaje entre todo eso. Enorme.

leo dijo...

Raquel: Muchas gracias. Un beso.