lunes, 15 de noviembre de 2010

NADIE VERÁ SU CASA

Merece la pena pasarse por aquí. ¡Gracias, Alf!

¿Se cansará ella de mirar por la ventana y no ver pasar a nadie? ¿Puede uno saturarse de belleza? ¿Jugará a tratar de ver su casa, la casa de sus padres? ¿Perderá el tiempo ante el espejo? ¿Cómo afectará la gravedad a sus pequeñas, humanas, inconsistencias?

Qué hermoso resulta pensar que lo grande está compuesto por todo lo pequeño.

Qué liberador ser tan pequeño.

La saludo con la mano, aunque no pueda verme.

18 comentarios:

Mariluz Arregui dijo...

Yo te saludo a tí, aunque tampoco puedas verme..:)
y te envío un beso grande, grande

Qué placer seguirte,

Mariluz Arregui dijo...

y fantástica la imagen, fantástica...

isobel dijo...

que no puedes verte? yo diría que cada día te ves mas, un abrazo

dintel dijo...

Cierto, liberador.

Filomena dijo...

El todo no es nada sin todas y cada una de las pequeñas partes que lo conforman. Cierto: es liberador ser pequeño, ser una parte del todo, poder abarcarla y sentirse importante, parte integrante. Pero, a la vez, sujeto independiente: con la libertad de decidir cuánta belleza embeber o cuánto tiempo emplear en observar y/o analizar nuestro propio espejo. ¡Cuánto tiempo sin leer un texto tan corto y tan intenso! Un abrazo, guapa.

Belén dijo...

Yo no me cansaría, pero reconozco que eso son caracteres...

Besicos

La Rata Paleolítica dijo...

Guauuu leoncilla, que imagen tan estupenda, Tracy (creo) en la cupola. Ya me gustaría probar una temporadita, a ver si me canso o no.
Gracias por la imagen y por el agudo texto. Besos.

Jesús.

Anónimo dijo...

Hola guapi, te dejo el cometario del anterior en éste : M´ancantao.
Es bueníííísimo.
A mi tambien me gustan con capa. Y espada. (la espada que no falte).
Pero me ponen más los sinvergüenzas...
Un besote
Bego.

Anónimo dijo...

Po cierto que que peaso d foto...eso que es la estación espacial? Este verano la vimos desde Guada y aluciné...
Por cierto que qué monas y que tipazo tienen las astronautas de hoy en día, eh? Y encimas listas...Ay que joerse.
bg

leo dijo...

Mariluz: Gracias por el saludo. Yo también te envío un beso. Es un sueño la foto, ¿verdad? :-)

Isita: Graciñas, sol. :-))

Dintel: ¿verdad? Graciñas.

Filomena: Gracias. Decidir cuánto tiempo dedicar a cada cosa... Huele a conflicto. :-) Un beso.

Belén: Yo también creo que va en caracteres. Y en miradas. No sé... Un beso y gracias por venir.

Jesús: Es Tracy, en efecto. Una pasada, ¿verdad? Me alegro de que la hayas disfrutado. Un besote.

Mi Bego: Siempre nos gustarán los sinvergüenzas. Así nos luce el pelo a algunas ;-) Es la estación espacial internacional, sí. He intentado llamarles para ver si me cambiaban las vistas del dormitorio pero que no hay manera. Las astronautas estarán muy buenas, pero van a tener una osteoporosis del copón... (están verdes, no las quiero) :-))))

Frabisa dijo...

Yo creo que no, uno no se cansa jamás de la belleza.

Fíjate que el otro día alguien me decía que si vives en una casa con unas vistas impresionantes al poco tiempo ni las ves, no estoy de acuerdo.
A diario paso por el paseo marítimo coruñés y veo el mar, cada día me parece intensamente bello y nunca me ha cansado de disfrutar lo hermoso.

un beso

Carmen dijo...

Es belleza pero fria y solitaria. Prefiero tocar la tierra, bella y siniestra, como la vida.
Besos

Lispector dijo...

Mi Leo-Leoni, siempre tan observadora, mucha gente se imagina en el espacio y lo que siente es un yuyu tremendo. Tú en cambio ves la belleza y la poesía que hay en estar suspendido entre las estrellas, y es que ese corazón tuyo además de grande es un visionario. Me alegra aparecer de nuevo por el mundo,me reconcilio con él al leerte. Un beso a la reina de la selva.

Amparo dijo...

Jope, vaya foto envidiable.
No, uno nunca se harta de la belleza.
Chao

Antonia Romero dijo...

Desde la distancia todo tiene otra luz. Me encantaría tener tiempo, que la vida fuese mucho, mucho más larga, lo suficiente para permitirnos disfrutar de la posibilidad...

En fin, que desvarío

Un saludo

PULGACROFT dijo...

Muy bueno Leo!
Aunque las vistas son preciosas, no me gustaría nada sentirme tan sola ahí arriba, la sensación debe ser de un vértigo interior insoportable...
;)

leo dijo...

Frabisa: Creo que yo tampoco me cansaría del paisaje coruñés. Gracias por venir. Un besote.

Carmen: Qué bien, tener claro lo que prefieres. A mí esta tierra, de cerca, bien a ras de suelo, también me parece fría y solitaria. Besissss.

Lispector: A ver si es verdad que te dejas caer más por la blogosfera. Es genial verte por aquí. Un besote.

Amparo: La belleza es de las pocas cosas que nos quedan, creo: como para hartarnos... :-) Gracias por venir.

Antonia: Qué alegría que pases a verme. De desvarío nada: yo también creo que si hubiera más tiempo sería una posibilidad real, disfrutar de esas vistas, digo. Por ahora me conformo con planear un viaje a Cuenca. gracias. Un beso grande.

Pulgui: Vértigo interior... Yo no acierto a imaginar qué se puede sentir allí arriba. Gracias.

woody dijo...

Esta frase me encanta, Leo: ¿Cómo afectará la gravedad a sus pequeñas, humanas, inconsistencias?
Abrazos