martes, 30 de octubre de 2007

BRILLANTE

Como el sol sobre la superficie del océano Ártico.
Así quiero que sean mis palabras. Brillantes. Pulidas, aceradas, cuando deban. Como yo. Nunca mi reflejo. Proyección. Excelencia. Sí. Siempre exactas. Tiernas o sensibles. Hirientes, si es preciso. Delgadas, breves. Nadadoras expertas. Desnudas. Brillantes.

Brillante. Quiero ser brillante. Más por dentro. Pulir sin descanso, amar la imperfección. Humana y brillante. Hasta que el sol ártico reverbere en mi espalda. Inmune al frío. La cuadratura del círculo. Brillar con calidez. Más como el fuego que como las estrellas. Desnuda. Como el fuego, sí. Arder. Nadadora experta. Bracear entre las llamas. Desnuda. Hueca. Al fin. Sí. Brillante.

(El polvo que queda después de incinerar un cuerpo humano puede convertirse en un brillante. Un solitario que brille en el centro de un anillo. Aislado. Impenetrable. Polvo de estrellas engarzado en oro blanco. Papel y tinta. Sí. Dedos sobre el teclado. Nadadores expertos. Breves. Desnudos. Brillantes. Solitarios.)

33 comentarios:

Blau dijo...

Leooo, Leooooo ya eres brillante.
Pareces escarchita en los Blogs :o)

Besitos coloreados

Tawaki dijo...

Eres un brillante que tiene luz propia, con una calidez - por usar tus propias palabras - que ya no abunda.

Un beso,

leo dijo...

Blau, Tawaki: Esta escarchita se deshace con vosotros. Muchas gracias y un beso grande.

elita dijo...

Me encantaría nadar en ese océano bañado por el sol...
Qué bonito lo que escribes.

elita.

Ruben dijo...

Me gusto mucho la imagen del diamante hecho de polvo de gente ... genial !!!

Patry dijo...

Te pasaste por mi blog y me dejaste un saludo...gracias!!Te seguiré leyendo.

PULGACROFT dijo...

has encontrado las palabras exactas para que brillaran en este post, me ha gustado mucho, solemos utilizar muchas menos palabras que las que deberíamos...hay tantas palabras por descubrir...
Me ha gustado especialmente lo de "amar la imperfección", muchas veces no es la perfección lo más perfecto...me gusta.
Saludos!

leo dijo...

Elita: Mil gracias. Te invito a nadar conmigo. Besos.

Rubén: ¡Bienvenido! Es que es verdad, hay una empresa que se dedica a eso: recoge las cenizas de los muertos y las procesa hasta convertirlas en un brillante. Y no me pareció demasiado caro. Je.
Muchas gracias por venir. Besos.

Patry: ¡Bienvenida! Me gustó tu blog. Y me gusta mucho que me hayas visitado. Un beso.

Pulga: Muchas gracias. No hay nada como la imperfección, como el gusto de reconocerla, amarla (en uno mismo y en los demás, sí, pero el mayor reto es en uno mismo) y dejarse la vida en tratar de perfeccionarla a base de amor y de horas. Hasta ser el mejor ser humano que uno pueda ser. Ahí es ná. Un besote enorme, guapa.

Sir John More dijo...

Más linda que las piruletas de a peseta... Hermosa descripción de esta obsesión nuestra. Besos, hada brillante.

leo dijo...

Sir John, qué bonito lo que me dices. He empezado los trámites para hacerme con la varita: que tiemble el mundo. Un beso enooooorme.

Orleans dijo...

Bello texto.Cálido aún entre témpanos de hielo.
Un abrazo.

Desesperada dijo...

hola leo! también yo te había abandonado un poco, formateé el ordenador y olvidé rescatar los blogs, bueno, esas cosas que al final hacen que te olvides de cosas inolvidables. retomada quedas. bicos.

Desesperada dijo...

hola leo! también yo te había abandonado un poco, formateé el ordenador y olvidé rescatar los blogs, bueno, esas cosas que al final hacen que te olvides de cosas inolvidables. retomada quedas. bicos.

leo dijo...

Orleans: Muchas gracias. Otro abrazo para ti.

Desesperada: Retomadas estamos, pues. Gracias y un beso.

izel dijo...

Pues lo has consegudo... Has conseguido que tus palabras sean brillantes... Me gusta tu forma de contar las cosas...

Azul... dijo...

YA ERES todo eso, conmueves cuerpo y alma... qué suertudota soy por haberte conocido, Maga de corazón

3000000000 besotes!

leo dijo...

Izel: Muchas gracias. La verdad es que entre todos me animáis muchísimo. Es complicado mantener algunas dudas con vuestras palabras. Je. Me hace feliz que te guste lo que escribo. Muchísimas gracias y un beso grande.

Azul: Menos mal que has vuelto; tenía un susto... Tú eres la que nos haces afortunados. Mil gracias y otros tantos besos.

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

La Real Academia de la Lengua limpia, fija y da esplendor, pero luego somos nosotros los que tenemos que juntar las palabras. Y ahí radica el ser o no ser de la cuestión.
Saludos

Pablo A. Fernández Magdaleno dijo...

La Real Academia de la Lengua limpia, fija y da esplendor, pero somos nosotros los que tenemos que juntar las palabras. Y ahí radica el ser o no ser de la cuestión.
Saludos

Maritornes dijo...

Pero ¿se puede ser más brillante? ¿Se puede? Yo sinceramente creo que no. Leo, nunca te perdonaré que me hagas creer en cosas, como por ejemplo las personas, y hasta los escritores. Por cierto, ¿qué es lo de blogger del día? Que he visto mi nombre y me he puesto nerviosa.

leo dijo...

Pablo: ¡Hola! Efectivamente las palabras son nuestros utensilios y de nuestra es la responsabilidad final de que brillen, de que permanezcan. Un saludo.

Maritornes: Muchísimas gracias por tus palabras. Me llenan de orgullo: eso de hacer creer en las personas es algo grande.
Por otra parte, la movida esa del blogger del día no es ná, querida: cógete el dibujito si quieres y ponlo en tu blog. Y ya si quieres más aún, pos mencionas a otros once blogs para que la gente los conozca. Se trata de eso, de darnos a conocer. Un besote muy grande, hermosa.

Paco dijo...

Dicen que un diamante es para siempre, o como la pelicula de James Bond, "diamantes para la eternidad", llevar junto a tu lado los restos endurecidos de un ser amado y querido tiene que ser una sensación extraña...

HLO dijo...

¿que es para siempre?

leo dijo...

Paco: Bienvenido. Y tanto que tiene que ser raro. Yo no creo que haga falta recordar constantemente; no creo que sea sano. Muchas gracias por la visita. Un saludín.

Hlo: Bienvenida. Gracias por venir.

nieve dijo...

Hola Leo, gracias por tu visita y tu comentario. Duda, duda siempre de todo, pero desde la seguridad. Cuestionarse todo, empezando por uno mismo, es uno de los mejores caminos para brillar siempre con intensidad. Me ha encatado tu blog y tus palabras. Un abrazo

Blau dijo...

Oye Leooo, qué es eso de Bloggerdel dia??? qué se hace con el testigo?

ANTONIO dijo...

Bello, como siempre.
Me gusta este tipo de descripciones cortas, incisivas, de una sola palabra.
Gracias. No sabía que me había convertido en otro tren.
Palabras como flashes, igual que haces tú aquí, así tengo algo escrito en BARQUITOS DE PAPEL (antoniosenc.blogspot.com) con el título de 'Colores en la oscuridad'.
Saludos.

dable dijo...

Me cansé de ser brillante y ahora dejo apagar mi luz sin parpadear siquiera.

leo dijo...

Nieve: ¡Bienvenida! No sé cómo se hace lo de dudar desde la seguridad. Creo que nada hay seguro, que todo/s cambiamos en un instante, que, como dices, es imposible vivir sin cuestionarse todo. Muchas gracias. Un abrazo.

Blaucita: No te creas que lo sé muy bien. Pilla el dibujín y ponlo en tu blog en plan medallita, y luego mencionas a otros once blogs. Lo de siempre: para publicitarnos. Un besote, hermosa.

Antonio: Siempre fuiste otro tren, lo que pasa es que soy muy dejada. Muchas gracias y un abrazo.

Dable: Pa habennos matao... ¿Qué es eso de que te has cansado de ser brillante? No hay nada más que darse un paseo por tu blog para ver que no es cierto. Por lo demás, todos nos apagamos poco. Un beso, guapa, luminosa.

Ferlocke dijo...

Llevo días leyendo esta entrada y no sabíendo qué decir. Como si todo estuviera dicho ya. Y creo que, de hecho es así. Hay veces que las palabras sobran porque ya está todo dicho.

Me genera tal cantidad de sentimientos enfrentados que seguramente siga leyéndola. Sentir es bueno. Nos hace más vivos.

leo dijo...

Gracias, Ferlocke: agradezco de corazón estos comentarios tuyos, reflexivos, sensibles. Un abrazo.

it dijo...

Así que, como siempre, lejos de la idea central... prefiero quedarme con lo pequeño. Con esas cenizas tuyas, brillantes, que me recuerdan otras...

Las que vi cuando mi madre empezó a rezar una Salve, y sin prolongarlo mas dio la caja a O., mi hermano, quien la abrió despacio y a una seña de ella las cenizas cayeron al agua dispersándose unas con la corriente y regando el fondo de roca otras.

P. y F. tiraron las flores al río, y la nube de ceniza que enturbió el agua se fue alejando, arrastrada, seguida de margaritas, rosas, nomeolvides, gladiolos. Yo tenía un ramito de tomillo en flor, que viajó, como él quería hasta el mar, donde descansaría para siempre.

Gracias. Hay brillo aquí.

it

leo dijo...

Bienvenida, It.
Muchas gracias a ti por compartir ese recuerdo emocionante.
Un saludo.