miércoles, 3 de octubre de 2007

PARA HABLAR DE AMOR

El otro día me dijeron que en mi blog nunca se habla de amor.

Desde entonces llevo dándole vueltas. Como caminar por un cauce seco en busca del río.

Sólo porque es cierto, me detendré en el lugar común, y es que no puedo dejar de sentir que mis lugares comunes están llenos de amor. Que lo siento, lo doy y lo recibo. Que es lo que me mantiene viva. Y no exagero.

Pero imagino que el «dedo acusador» se refería a otro tipo de amor. Justo del que carezco, que por algo es un dedo acusador. ¿No hablo del amor, acaso, porque no hay un hombre? ¿A eso se restringe todo?
Es irónico y también injusto. Mi lógica, ingenua-trasnochada, me apunta que primero se ama, y luego se forma la pareja y se ama más, si todo va bien. No funciono por objetivos. No tengo un plan previo. No me sale invertir los términos. Y sí, lo sé, debo reconocer el miedo que me habita y cortarle el paso. Pero también las expectativas que recaen sobre mí, que me lastran, que me hacen sentir disminuida solo porque no llevo un trocito de oro en mi mano derecha. Aún creo en la posibilidad de los encuentros, en el entendimiento, la coincidencia, la sorpresa. (Ya lo sé, no soy tan inteligente. Tendrán los santos quien los vista con más amor del que jamás hayan soñado, para que también prueben el infierno.) Y bla, bla, bla...

A lo más que alcanzo es a pensar que tal vez las únicas palabras que el amor admita sean un te quiero, y que el resto lo diga la permanencia, las manos, y los actos sinceros y consecuentes. ¿Cabe esto en un blog?

¿Qué pensáis vosotros?

24 comentarios:

Blau dijo...

Leoooo, yo pienso y luego digo: QUIERO MAS DETALLES, estas enamorada? estas en periodo dame tiempo? cuenta cuentaaa

Besosssss

Raquel dijo...

Leo, no voy a respoderte extensamente porque hay muchas cosas y temas en este post que pueden dar pie a largas conversaciones. Sólo te diré que tu blog respira amor y lo transmite. No cabe duda.
Un abrazo

ANA DE LA ROBLA dijo...

Qué curioso... Hablar de amor. No pensé que fuera necesario. Me remito a algo que me dijo una vez el poeta José Hierro en un café desvencijado: "Los héroes no cuentan sus hazañas, las viven". Pues eso. Hablar de amor es hablar del sexo de los ángeles. Y, desde luego, no creo que el amor pueda encerrarse en un anillo de oro. El anillo en sí es una falacia; su simbología circular -la eternidad- es pura luz de gas. Aunque hay otro amor que siempre dura: el que siempre va con uno. Y hablar de ello es demasiado íntimo. En todo caso, no creo que se pueda hablar de amor, sino simplemente hablar amor. Un beso en contra del dedo acusador.

ANA DE LA ROBLA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
u minúscula dijo...

Eso que dice Ana de hablar amor es muy bello. De hecho, el amor es un acto, ¿no? Y desde luego no precisa hombres para que se conforme, ni mucho menos anillos.



En ti hay amor, yo lo siento.
Tú también así que... creo que todo va por un cauce perfecto.

leo dijo...

Blau: Que nos salimos del tema ;)... Un besote.

Raquel: Agradezco muchísimo tus palabras. No te imaginas cuánto. Yo pensaba que tenía que transparentarse ese amor en lo que escribo; por lo menos, el cariño, pero... Un besote enorme.

Ana: Siempre te las apañas para dejarme patidifusa. Hablar amor: ¡me lo quedo! Estoy de acuerdo con que exige desnudar la intimidad y eso escuece. De hecho ya empiezo a notarlo. Un besote grande.

U: Ni hombres, ni anillos, claro. Me sorprende la cantidad de tópicos sobre el amor (y de símbolos manidos, y hasta casposos, para expresarlo) que manejamos. Gracias y muchos besos.

Por cierto: El "dedo acusador", denominación que le he dado con afán literario y nada más, sólo trataba de "espolearme", nunca de ofenderme. Me hablaba desde un amor que, para mí, está fuera de toda duda.
Muchísimas gracias a todas.

Tawaki dijo...

Esto de leer por orden alfabético hace que te deje siempre para el final y claro, se me adelantan.

Se puede hablar de amor sin nombrarlo. Es más, si hay que nombrarlo suele ser mala señal. Porque el amor no sólo se oye, sino que tambien se ve y sobre todo se palpa.

Como ya te han dicho, tu blog destila mucho amor. Sólo hay que fijarse en cómo está hecho, ver los comentarios que te hacen y leer entre líneas.

En cuanto al otro amor yo siempre digo que hay que vivir la vida a tope, ser feliz cada minuto y llenarla de cosas buenas, porque antes o después, siempre acaba apareciendo.

Además, hace mucho que se abandonó el patrón oro.

PULGACROFT dijo...

Dice la canción que "love is in the air"...así que ya sabes sólo hay que respirar profundo...de todos modos, creo el amor de pareja está sobrevalorado...hay muchas clases de amor que duran mil años más...

pd. yo también creo que hay AMOR en tu blog, además cada uno escribe de lo que le da la gana..

Maritornes dijo...

Es la primera polémica sobre «hablar de amor» a la que asisto, qué emoción. Hay muchas formas de hablar sobre el amor. Quizá la persona que te hizo ese comentario quiso decirte que no has hablado nunca de la forma manida, fácil y recurrente que algunos esperan. Porque por lo que a mí respecta, he de decir que uno de los motivos por los que me gusta leerte es que siempre me recuerdas lo importante que es amar (a un hombre o... lo que sea).
Por cierto, lo de llevar un trocito de oro en la mano, así, en plan metafórico, ¿no suena un poco lorquiano? Lo digo para hacerte rabiar, por supuesto. Besos cálidos y amorosos.

leo dijo...

Tawaki: Efectivamente creo que hay muchas formas de expresar amor y no tantas de "decirlo".
Yo creo que solo se vive a tope si se llena la vida de amor; lo de que aparezca "esa persona" o no... Pero me encanta que seas tan optimista (entre otras cosas, porque el optimismo es contagioso).
Muchas gracias, y cienes y cienes de besos.

Mi Pulgui: Yo también creo que concedemos demasiada importancia al amor "romántico", y que a menudo caemos en "despreciar", o en no reparar en que vivimos rodeados de amor, sólo porque no tenemos pareja. Hablando de todo un poco, también me parece que sobrevaloramos la duración del amor (de pareja). Pero eso se sale del tema. Gracias y muchos besos.

Maritornes: Me hacen mucha ilusión tus palabras. Hay muchas de mis entradas (que he releído con otros ojos a raíz de todo ésto) que están escritas desde un amor muy, muy hondo, casi subconsciente. Por eso me sobrecoge que susciten esas emociones que me comentas.
¿Crees que esos los trocitos de oro, vulgo alianzas, son lorquianos? Jejeje. Quizá sea esa la razón por la que me dan un poco de repelús y no termino de entenderlos del todo.;) Muchísimas gracias, guapa. Un montón de besos.

Blau dijo...

quiero cotilleoooo...leooo leoooo

leo dijo...

Jajajajaja, Blau. Qué tenacidad.

Sir John More dijo...

Sí, doy fe, conocí cierta vez a una tal Leo, charlamos un buen rato, lo pasamos genial, nos bastaron las palabras, y no constituimos ninguna pareja, ni nos regalamos anillos ni nos bendijimos con compromisos, pero mira, yo sentí que me dio mucho amor, porque eso de distinguir el amor de la amistad a mí me parece un invento de El Corte Inglés. Leo, con mucho amor, te mando un beso.

PULGACROFT dijo...

uyyyyy lo de la duración del amor de pareja sería otro tema sí pero muy interesante!! jeje...ayyy

leo dijo...

Sir John: Muchas, muchísimas gracias por tu comentario tan cariñoso. A mí me parece que las buenas amistades, las verdaderas, son amor en estado puro. Que no nos falten. Otro beso, también con mucho amor.

Pulga: Ya sabes, ya tienes tema para escribir, maja. Me temo que mi visión sería un tanto... no sé cómo definirla... Besos.

dable dijo...

Es fácil hablar del amor si le quitas las gafas de sol al corazón, entonces, éste ve todos los colores del espectro. Sólo se tienen que transcribir.

Azul... dijo...

Yo no se de quién sea ese dedo acusador (se salva de que se lo corte), pero solo te voy a decir lo que pienso: tú eres un AMOR, así de grande y lo transmites en tus líneas, en tus comentarios, en tus correos siempre certeros y oportunos... ESO es el amor... lo demás ya llegará, Maga, ya llegará...

Te quiero MUCHOTE!!!

Ferlocke dijo...

Wow! Hablar de amor. Desde luego que el tema no cabe (por grande) en un blog. Además, ¿para qué hablar, no es mejor "hacer el"?

Tengo que leer tu post muuuucho más despacio, porque de cada frase se puede sacar mucho. Pero creo como tú, que las únicas palabras que admite el amor son un "te quiero". Y, además, no dichas muy a menudo. Es una pena, pero a veces nos hacen perder la perspectiva de su propia esencia.

Pero todo el mundo es cotilla y yo más. ¿Contarás más? ;)

leo dijo...

Dable: A veces esas gafas de las que hablan se convierten en una prolongación de propio cuerpo.Por desgracia. Muchas gracias y un besote.

Mi azulilla: Muchas gracias. De verdad que estoy emocionada por tanto amor como me habéis transmitido. El "dedo acusador", insisto, sólo quería picarme. Muchas gracias otra vez. Así da gusto. Un abrazo graaaaaaaaaandeeeee.

Ferlocke: Pos estoy de acuerdo en que a veces es mucho mejor dejarse de tanto hablar y hacer. Más divertido desde luego que es, ¿no te parece?
En cuanto a los cotilleos... ¡Cómo sois, jopé! Jajajaja. Muchos besos y gracias.

Orleans dijo...

El amor no es un tema,es un sentimiento extensible a todo aquello que existe.Hay amores bien perros que no merecen la pena ser contados.Un pájaro,un silencio,una tormenta puede contener amor.Déjate llevar por el tempo que marquen tus manos.Un abrazo.

leo dijo...

Muchas gracias, Orleans. Es un sabio consejo. Un abrazo para ti también.

Antonio Senciales dijo...

Leo, al leerte lo que has escrito sobre el amor se me ocurrió el artículo 'Los escritores y sus amores'.
O sea que, en esta ocasión, has sido mi musa.
Gracias.

Izel dijo...

Supongo que el amor está en todo... En lo que hacemos, en lo que decimos... Y no, no hace falta que haya "alguien" para hablar de amor... Yo sigo pensando que es uno de los motores que mueve el mundo...

leo dijo...

Antonio: Gracias a ti. Nunca había sido la musa de nadie (creo) Un abrazo.

Izel: ¡Bienvenida! Yo también lo siento así, como una de las razones, si no LA razón de levantarse cada mañana; efectivamente, aunque no haya "nadie". Gracias por venir y un abrazo.