lunes, 22 de octubre de 2007

CAMINOS, CANALES Y PUERTOS


Esta ingeniería en nada solo me lleva al único destino posible.
Encontrarme.
Que sea cierto y esté yo allí es otra cosa.

Carreteras que lleven directas a la belleza del día sin mancha. Que no sin dudas.
Canales para el agua pura de la ingenuidad perdida, que desafíe al tiempo y vuelva, solo porque el amor así lo pide.
Puertos de montaña, para superar lo insuperable. Para despeñar al miedo. Para que, cuando allanen al fin la fortaleza, la victoria sea tal, y no un simple paseo. Todo por conservar intacta nuestra necesidad de salir triunfantes de los retos, de conquistar la ceguera antes de que nos ciegue demasiado.

A mí lo que me gustaría es saber diseñar una fuente, en el lugar preciso. Un manantial de alegría. Tanta ilusión que ni yo misma pueda sustraerme.

21 comentarios:

Tawaki dijo...

Para empezar vamos a doctorarte en ingeniería de caminos, canales y puertos (de montaña).

En este día sin mancha yo no dudaría en girar a la izquierda en la curva del final, no sea que en lugar de encontrarte acabes en el río, pero, en fin, tú verás.

En cuanto a despeñar el miedo te puede caer una multa por contaminar de no te menees. Mejor entiérralo bien hondo.

Ya eres fuente de alegría constante. Agua clara y limpia que refresca con las palabras, siempre acertadas.

Besos,

Tawaki dijo...

La foto es genial, invita a ir contigo a buscarte, por eso de que cuatro ojo ven más que dos.

Besos,

Orleans dijo...

La foto es preciosa.Siéntate y observa.Seguro que hallas.

Geminis dijo...

Igual no tienes que buscar, para encontrarte, solo mirar bien.

Un saludo.

leo dijo...

Tawaki: Muchas gracias por tus palabras. Por mí encantada de que vengas conmigo a buscarme (qué surrealista suena), por los dobles pares de ojos y, sobre todo, de oídos, que me hacen más falta. Cienes de besos.

Orleans: Si la foto es bonita no quieras imaginar el sitio. Aquí estamos, observando. A ver si hallo. Ya os contaré. Gracias y un abrazo.

Géminis: ¡Bienvenida! Suele ser cierto que pasamos por delante de casi todo, incluidos nosotros mismos, sin vernos. Habrá que prestar atención. Gracias por la visita. Un abrazo.

Blau dijo...

Estas estudiando eso??? me gusta la foto, esa carretera solitaria. También me gusta la foto de tus ojos, centrados, directos.

Un día nos tomaremos una café frente a frente :o)

Besines

PULGACROFT dijo...

Qué ganas de adentrarse en esa carretera tan preciosa...no vayas demasiado rápido porque por esos lares suele haber arroyos de agua limpia y fresca que ayudan a seguir el camino, pero muchas veces vamos tan rápido pendientes sólo de lo que nos indica el gps del coche que no vemos todos los que están a nuestro paso...
Seguro que tú los ves...ánimo!

leo dijo...

Blau: No, no estudio nada de eso. Pos si, a ver si nos tomamos algún día ese cafetín. Besotesssssssss.

Pulga: ¿A que apetece ir? Es altamente recomendable. Está muy cerca de Albarracín. Y sí, merece la pena ir despacio y detenerse a mirar. Besos,

izel dijo...

Ojalá fuera tan fácil despeñar el miedo... pero creo que es batante más fácil aprender a superarlo o a convivir con él en determinadas ocasiones...

El viaje más intenso es el que se hace al interior de una misma...

Muy bonita foto

ANTONIO dijo...

Por mi tierra a esto le llaman 'prosa poética'. Muy bueno.
No añado ni 'mu'.
Un saludo afectuoso.

lore dijo...

Ya eres un manantial de alegria en el que muchos bebemos para no perder la fe, ni la esperanza, ni la ilusión, en el estrecho camino que nos conduce a nosotros mismos. Y el no ir sólo ayuda taaaanto.
El camino a veces es más recto de lo que parece, que no te asuste llegar!!
Mil besitos guapa

Ara dijo...

Tus palabras me han emocionado, Leo, como tu comprensión, tu acompañamiento y tu aliento siempre dispuesto para con los demás. Sólo me gustaría que me avisaras cuando llegues, me encantaría acompañarte en silencio a contemplar la inocencia escondida.
Es un placer leerte, AMIGA.
Gracias por ser.
Un besazo

leo dijo...

Izel- Canalizar el miedo, valerse de él para superarnos, son tareas para toda una vida. Como tampoco tiene otro fin que la muerte ese viaje hacia uno mismo.
Gracias y un besote.

Antonio: Muchas gracias. Siempre tan amable conmigo. Me animas mucho.
Un abrazo.

Mi Lore: Gracias, gracias, gracias: por acompañarme en ese camino, por enseñarme la alegría. Te quiero un montón y te mando todos los besos.

Ara: Amiga, ya me acompañas, en esa distancia, con ese océano entre medias que no es sino una excusa, una ficción. Gracias a ti. Abrazo kilométrico (Los besos los agotó Lore ;)

elita dijo...

Ojalá todos los caminos que nos separan unos de otros fueran como el de tu foto... ¡las distancias ya no serían insalvables!
Precioso.

Besos,

Elita.

Ferlocke dijo...

¿Y lo que gusta a veces coger esa carretera y acabar en un sitio que no esperabas (en el buen sentido)? Pues nada, a darle al acelerador...

Mari Carmen dijo...

Lo más hermoso es caminar, caminar sin rumbo y de pronto, cuando menos lo esperas, quizá al lado de una higuera, te encuentras esa fuente de agua fresca. Son momentos de felicidad suprema. Una siente que es un rayo de naturaleza, que es naturaleza.

Un beso

leo dijo...

Elita: Es cierto que si las vías de la comunicación entre las personas fueran así de fáciles, de bonitas, nos ahorraríamos muchos problemas. Los prejuicios nos distancian más que los caminos, creo. Gracias y un beso.

Ferlocke: ¡Es que nunca terminan donde creías, los "joíos"! Y, a veces, es para bien. Gracias, maestro. Y un besote.

Mari Carmen: Has reunido el carpe diem y el locus amoena. Ojalá... Un abrazote.

Raquel dijo...

Eres fuente y vida, claridad.
Un abrazo

leo dijo...

Muchas gracias, Raquel. Me animas mucho.

Azul... dijo...

Mira, maga, yo después de leer a tawaki he decidido no decir ná de ná, porque mejor "imposibile"!!! :D

Así que solo dejo besotes!

leo dijo...

Gracias, Azul. Recojo tus besos y te envío otros tantos.