jueves, 21 de enero de 2010

CEBOLLAS

Nadie sabe si dentro de un instante va a temblar la tierra y todos seremos arrojados a las calles de Puerto Príncipe. Por eso lo mejor es preparar los ojos, empezar a quitar capas poco a poco. Fuera máscaras, esto no es más que la vida. Con dedos torpes, porque somos todo piel y no debemos usar la punta del cuchillo, desgajamos cada capa de la cebolla. Tiene algo de placentero su blancura, la redondez, reconocer su olor. Una vez en el centro ya no quedan dudas. Quizás es por la evidencia de esta esperanza que deja de tener sentido la alarma, o llenarnos de ira y planear venganzas porque esa dolorosa irritación trepe a los ojos. Éstos, causa y efecto, bendita normalidad, serenamente, lloran.

20 comentarios:

dintel dijo...

No lloro cuando pelo cebollas.

añil dijo...

Las lágrimas de cebolla son las únicas carentes de emoción.

besos

Amparo dijo...

Muy bellas, tan transparentes las capas una a una, y el corazón blando, blanco, dulce.
Bonito texto.

Pilar dijo...

por la cebolla se llora naturalmente, sin causa-efecto, como dices, sólo por que sí¡¡¡
ese llanto lo tendríamos que tener al borde de los ojos, porque la vida nos tiene al borde siempre del infierno...
besos

Elvira dijo...

Bueno, a ver, reconocer el olor de la cebolla no me resulta placentero, ni llorar tampoco. Y encima no me sienta bien, aunque esté muy rica.

Fuera máscaras, sí (la mayor parte del tiempo, ¿vale?). Algún ratito protegida no viene mal, especialmente cuando estás con según quién, que no todo el mundo merece que vayamos con el pecho al descubierto.

Besos sin olor a cebolla :-)

Raquel dijo...

o planear entereza porque la ira no ayuda a resolver o planificar mejor sino a cegar corazones y cabezas.
Besos

arandanilla dijo...

Me uno a lo que dice añil...son carentes de emoción...es mejor llorar con ganas, por que limpia el alma de manchas inútiles...(no siempre, pero a ratos ayuda) Te mando un beso fuerte...que haya esperanza y alegría, pese a todo.

Belén dijo...

¿Tu crees que todo el mundo está dispuesto a quitárse las máscaras?

Yo no lo creo, la verdad...

Besicos

leo dijo...

Dintel: Jo, qué suerte. Yo lloro todo el proceso.

Añil: Cierto, salvo las de las cebollas metafóricas. :-)

Amparo: ¿A que sí que son bonitas? Graciñas.

Pilar: La vida es como es, muy cruel a veces. Pero el infierno yo creo que somos nosotros los que lo llevamos. No sé... Graciñas y un beso.

Elvira: Yo creo que si no existiera la cebolla la inventaría. Eso sí: la nueva versión la haría menos irritante. Aunque no sería igual. Besotes.

Raquel: Claro. Siempre entereza. Un beso.

Arandanilla: Eso, que haya siempre esperanzas a las que agarrarse. Supervivencia. Beso grande.

leo dijo...

Belén: Nos cruzamos. Yo tampoco lo creo. Pero sería perfecto, la reacción natural si de una vez por todas nos metiéramos dentro de nosotros mismos y buscáramos quién somos. Por expresarlo, que no quede.
Besos, reina.

PULGACROFT dijo...

Pues sí, lágrimas de cebolla son las que echamos la mayoría de las veces...en cuanto está pelada nos olvidamos y a otra cosa mariposa...
Muy bueno.
;)

Fer dijo...

Quiera la suerte que este año pueda pedirte un "curso", al aire libre, a la gente, ¡qué bonita suerte sería!

El tiempo dirá.

Estoy contigo, es una carrera de fondo, te lo aseguro.

leo dijo...

Pulgui: La vida sigue, para bien o para mal, supongo. Bueno, para bien siempre, rectifico. Gracias.

Fer: Sería genial, ¿verdad? Cruzo los dedos para que esa suerte que mencionas lo haga posible. El tiempo lo dirá, sí. Corredores de fondo: me gusta. Beso.

La Rata Paleolítica dijo...

Muy buen texto leo. La vida debe seguir claro; aprendamos y sigamos.

Jesús.

isobel dijo...

tantas cosas que decirte, caminemos caminemos, sin perdernos los cercano y el horizonte, un abrazo capita naaa

=0)

Azul... dijo...

...y a veces, la cebolla es la excusa y lo que nos duele por dentro, la verdadera causa de esas lágrimas...

las lentillas hacen que la cebolla (la real) no te haga llorar... de las otras lágrimas no hay salvación cuando resuelven llover...

un beso gigaaaaaaaaaaante, Maga bella ♥

Cris dijo...

Nunca he lloradocon una película, pero los telediarios...

Besos.

leo dijo...

Jesús: Todo sigue, sí. Hasta lunes. Gracias y un beso.

Isa: Qué majeta eres, jolín. Sigamos, sí. Mil besos.

Azul: ...Y a veces nos duele tanto por dentro que nos inventamos el resto de la cebolla. A ver si me cuentas qué tal están yendo las novedades. Muchos besos.

Cris: Yo lloro con todo, me temo. No veas qué vicio ;-) El otro día tuve que quitar Informe Semanal, creí que me iba a dar un colapso. Besos.

Josefa dijo...

Las lagrimas salen de mis ojos, sin querer, pelando cebollas.
A veces sin lacebolla deseo llorar y no puedo.
Quizás sea que con el paso del tiempo me he endurecido.
En algunas circunstancias es dificil quitarse la mascara.
Me encanta tu forma de escribir.
Un beso.

leo dijo...

Josefa: ¿Y no crees que va por épocas? A mí antes me costaba muchísimo llorar, hasta enfermarme, a veces. Sin embargo ahora soy como calimero. Las cebollas son útiles cuando hay atasco. Gracias y un beso.